en General

La montaña que llevamos dentro, la montaña de nuestro corazón

Algunas veces nos preguntamos en voz alta porqué elegimos el oficio de la montaña, este hermoso arte que nos lleva a escalar montañas y también a esquiarlas.
Nos preguntamos y buscamos un porqué…. sin pensar que, quizás, fue ella la que nos eligió a nosotros.
Nunca me cansaré de escribir que la alta montaña es infinitamente bella, un mundo que nos dará todo, pero que también es capaz de quitarnos lo que más queremos. La montaña es sinonimo de libertad, placer, de plena satisfacción, de vaciarnos para darlo todo sin importarnos lo más mínimo. Aun así, a veces lloramos amargamente cuando nos enteramos que un ser querido se ha quedado allí para siempre, en el reino de las nieves y del hielo eterno. Aceptar esta situación es algo difícil y a lo que nunca nos acostumbraremos, pues las tragedias en montaña azotan y confunden los corazones.
Elegimos una forma de vida sabiendo que éste no seria un camino facil. En las montañas hemos conocido a personas que nos han marcado, hombres y mujeres que, aun siendo completamente diferentes a nosotros y con otra forma de pensar, han conquistado nuestros corazones y se han unido a nuestro camino, subiéndose al Tren de la Vida.
Y así hemos conocido a tantas personas, que es difícil recordarlas a todas, aunque todas ellas tienen un lugar en nuestro corazón, por muy pequeño que sea este.
En el Tren de la Vida conocimos primero a nuestros padres y abuelos; después subieron al vagón nuestros hermanos, nuestros primos, amigos y no tan amigos, y un día subió al vagón el amor de nuestras vidas, sin aún saber que lo sería.
Un día bajaron del Tren nuestros abuelos y no los volvimos a ver. También bajaron otros seres amados, y un día lo harán nuestros padres…. y después lo haremos los hermanos, sin saber en que estación lo haremos. La vida está llena de incertidumbres, y esta quizás sea la mayor de ellas.
Pero no todo han sido grandes amistades y amores, pues la vida esta llena de indeseables y de egos que compiten entre si para ver quien es el mayor caradura y quien se sube al pedestal más alto. He conocido a unos cuantos y uno de ellos en mi última gran expedición. Al volver tuvo la caradura de escribir un libro titulado no se cuantos millones de pasos, en que contaba la historia de la expedición, bien, su versión más egoista y fantasma, contando solo lo que le interesaba, mentiras y medias verdades, pues los sponsores lo tenian en el punto de mira. En fin, lo que hace el ego, y el yo, yo, yo, yo……
Me río de todos estos “aventureros” de pacotilla y mermelada que si los sacan de su “medio natural” están perdidos.
Afotunadamente el tiempo acaba poniendo a cada uno en su lugar.
El Tren de la Vida és la vida de uno mismo, la excursión que absolutamente todos tenemos que recorrer. Vida y muerte van estrechamente unidos, también las personas de bien y aquellas que sólo transmiten energia negativa.
El corazón brota vida y pasión hasta el dia que deja de latir. Vivimos y crecemos para ser mejores…. y formar parte de un bello recuerdo que es el Mundo.
Y las montañas tienen buena parte de la culpa…. las amamos y nos sentimos queridos.
Afortunadamente en el Tren conocimos al amor de nuestras vidas, y a todos los que día a día, nos transmiten amor y felicidad.

  1. Un escrit molt maco! només ho saps tu el que has passat,la teva sinceritat et surt del teu cor.

Los comentarios están cerrados.