en Sin categoría

AHORA QUE LLEGA EL INVIERNO…

Ahora que llega el invierno también vuelven a nosotros los recuerdos del pasado, de un invierno en el que recorrimos y escalamos montañas en rincones diversos de nuestra amada Tierra. Las ascensiones y la crudeza del invierno nos volvieron más duros, pero aún más sensibles y honestos. Vivímos nuestras propias emociones y de estas nos alimentamos una semana después de otra.
Hay montañas que amamos más que otras, y sólo nuestro corazón sabe porqué. Y este también es mi caso.
En Pirineos por ejemplo, en un lugar escondido de Andorra, el Pic dels Pessons (2.865 m), és una de estas montañas que amo y llevo en el corazón. Su Cara Norte no es muy alta, pues sólo tiene unos 250 metros de altura, pero su arquitectura es perfecta y sus líneas enamoran a los alpinistas. Sin embargo, tiene algo que para mi la hace diferente. Seguramente es la Pared Norte que más veces he escalado, quizás más de 30! pero aún así jamás me canso de recorrerla, escalarla, admirarla y finalmente abrazarla.
El pasado mes de febrero la escalé una vez más junto a mi inseparable amigo Jordi Ferré, recorriendo una canal estrecha que no suele presentar dificultades destacables, pero que ese día encontramos verdaderamente alpina, con pasos muy empinados y un último tramo de nieve durísima. Ni que decir que disfrutamos ¡¡como niños!!
Tras alcanzar el estrecho collado recorrímos la cresta y escalamos tres bellas cumbres. El descenso lo hicimos por la más sencilla Canal dels Isards, aunque cada vez que voy la encuentro más y más empinada.
La Norte del Pessons guarda mis hermosos recuerdos, como cuando a principios de los años noventa del siglo pasado abrí en solitario el Corredor dels Andorrans, más de 200 metros de desnivel y 50/55º de inclinación que me hicieron disfrutar muchísimo. Jamás he vuelto a escalar esta ruta. Aún así, Jordi sigue encaprichado con este itinerario y a buen seguro que un día de estos me llevará hasta allí.
Sea como sea Pessons es sinónimo de belleza, de amor y de soledad, de una montaña que tiene un marcado caracter alpino, y es interesante para todos aquellos alpinistas con corazón de explorador. Incluso su vía normal que transcurre por la Canal dels Isards, puede llegar a los 45/50º de inclinación. ¡Allí ninguna ruta es fácil!
Ahora que se acerca el invierno y que ya han caído las primeras nevadas, y se acerca un frío ártico, es la hora de cojer los esquís, desplazarse sobre ellos, y escalar cualquiera de las rutas de la Pared Norte del Pessons, ya sea el clásico Corredor Norte, el Corredor dels Andorrans, el Corredor de la Y, la Canaleta de l’Àliga, o el difícil Corredor Oriol Majó, abierto junto a mi amigo Albert Rovira en los años noventa.
Disfrutones lo son todos. Acercaros hasta los pies de esta Norte y admirarla profundamente. La recompensa será hermosa.