en Sin categoría

SIMPLEMENTE JIM…

Jim Bridwell nos dejó hace un par de días después de padecer una larga enfermedad que al final, acabó con su vida.
¿Qué se puede escribir sobre una persona legendaria que no se haya escrito ya?
Sus escaladas, sobre todo en Yosemite, marcaron un antes y un después, pero también sus grandes ascensiones en Alaska y Patagonia, así como la 1a invernal al Pumori, que también lleva su estilo y su firma.
Recuerdo perfectamente la primera vez que vi a Jim. Fue a finales de agosto de 1997 en un bar de Kathmandu. Allí hablamos, reímos, bebímos y pasamos un rato muy agradable. A los pocos días volvímos e encontrarnos en el Tibet, y después compartimos más de 30 días de expedición a los pies de la Arista Norte del Everest. Jim era el camara de un compatriota suyo que quería escalar el Everest. Jim hacía su trabajo pero se le veia desplazado, como que aquel no era su lugar. Un día que subí con los esquís hasta los pies del Collado Norte me lo encontré fumando junto a una gran piedra, a más de 6.600 metros. Hablamos durante un buen rato y Jim me dijo que estaba verdaderamente cansado de aquella montaña, y que sólo estaba allí por el dinero. Lo entendí perfectamente…
Pasaron más de dos años y medio hasta que volvimos a encontrarnos, esta vez en Alaska. Era mayo de 2000 y junto a mi hermano nos dirigíamos al Denali. Nos lo encontramos delante de un bar, ¡¡más que bebido!! Sin embargo me reconoció y me pidió que montañas había escalado después del Everest. Nos encontramos algunas otras veces en las calles de aquel pueblo. Después volamos hacia nuestra montaña. Jamás volví a verle, pero a través de las revistas siempre seguí su estela por las paredes y las montañas del mundo.
Jim vivió la vida que quiso, su destino lo escribió él, nada más que él. Amó lo que hizo y lo hizo verdaderamente bien, escribiendo cada día su Leyenda que jamás se borrará.
A sus casi 74 años, El Señor de las Paredes ha iniciado su largo camino en pos de la libertad eterna.

¡Vuela alto Jim y que el viaje no se te haga pesado!