en Sin categoría

VERANO LLENO DE SUEÑOS DE MONTAÑAS

Normalmente, el verano es la estación del año en la que se realiza mayor actividad. Prefiero el invierno y la primavera, pero tengo que reconocer que durante la estación más seca y calurosa del año, pueden realizarse actividades que en invierno -nevadas- son sumamente extremas. El verano es sinonimo de masificación y logicamente, los accidentes se multiplican. Montañeros y excursionistas que cuando las montañas están nevadas permanecen en macizos menos importantes dedicándose a subir cumbres más bajas, en verano se atreven con los tres miles pirenaicos y los cuatro miles alpinos sin una preparación adecuada (en toda su dimensión).
Y precisamente este verano que acaba de empezar va a ser uno de esos considerados muy delicados, pues después de un largo invierno y de una primavera de tan sólo ¡¡¡6 días!!!! nos hemos metido de lleno en un verano caluroso donde las montañas del Pirineo Central están todavía muy nevadas. Yo jamás había escalado una norte del Pirineo Oriental nevada en pleno mes de junio, y el 15 de este mes escalamos la Cara Norte del Pic Negre d’Envalira a través de su Corredor NW y en unas condiciones excelentes.
He visto fotos del Aneto, Perdiguero, Posets, Monte Perdido, Pica d’Estats, Besiberris… y sus vías glaciares permanecen completamente nevadas, algo así como alejadas de un verano al que no quieren pertenecer. En algunas montañas es todavía invierno, en otras primavera, pero en ninguna del Pirineo Central es aún verano, y quizás por una vez no llegará.
Por mi experiencia y bajo mi condición de guía sólo puedo daros un consejo y deciros la palabra PRUDENCIA. La montaña está allí y seguirá allí para siempre. Los sueños son muy hermosos pero la vida lo es todo. Escalad y caminad todo aquello que os apetezca y que las condiciones y la meteo os dejen, pero sobretodo, disfrutad de estos magníficos momentos pasados en las montañas más altas.