por

Disfrutar con los hijos de las competiciones deportivas

Como padres montañeros nos gusta salir a la montaña y plantearnos retos cada fin de semana: hoy una cumbre, mañana una pared, pasado una travesía de alta montaña… Esto se consigue poco a poco a través del aprendizaje en un Club, mediante un curso con técnicos cualificados y con el respeto que debemos tener todos a la montaña.

En esta aventura y reto personal, de repente entra en acción nuevos componentes : nuestros hijos van creciendo y con sus 6-7 años ya empiezan a descubrir la montaña, con esa curiosidad que tienen los niños que les invita a sus primeras escaladas, subidas a cumbre,etc.

Poco a poco vamos consiguiendo de forma no forzada que a través del deporte y la aventura los niños vayan entrando en el mundo del montañismo, y cuando tienen ya una cierta destreza, fuerza y conciencia les ofrecemos otras posibilidades que no sea solo salir con sus padres y amigos a la montaña.

Puede ser el momento de iniciarlos en las competiciones y eventos deportivos: primero acudiendo a una final de escalada o una carrera por montaña o de BTT. Aquí tanto padres con niños veremos a los mejores y a aquellos que quieren disfrutar del espectáculo y dar lo mejor de sí.

En esta tesitura me encuentro yo y algunos compañeros. Una vez iniciados al montañismo y a determinados deportes en la naturaleza, entramos en una fase donde el juego, la aventura y el ingrediente de competición ayuda a mantener la motivación de  toda la familia.

En esta fase, donde es fundamental que el niño y joven deportista tenga claro lo que significa en mundo de las pruebas, carreras y raids, por el esfuerzo que supondrá y por los retos que se debe plantear a nivel personal y de equipo. En esta fase las federaciones y los Clubes tienen un papel fundamental para captar jóvenes deportistas, entrenarlos a través de programas de tecnificación   y ayudarles a superar los retos y costes que plantea cada prueba.

En el caso de los deportes de montaña es la FEDME  y sus federaciones autonómicas las que apoyan a estas jóvenes promesas, estando siempre detrás los padres y madres para darles  animo en cada carrera y prueba, da igual que sea local, autonómica, estatal o internacional.

Por mi parte procuro que mis hijos y los de otros compañeros participemos juntos en carreras populares, marchas montañeras y alguna multiaventura donde niños y padres pueden participar en sus categorías. En esta línea me gustaría dar a conocer el Raid Junior Aventura de Javalambre , una multiaventura pensada para que la disfruten no solo los jóvenes deportistas, sino para que tambien los padres puedan durante la prueba ver a sus hijos y disfrutar de las montañas realizando actividades deportivas en su entorno de 2.000 m de altitud.  Además esta prueba permite a los mejores clasificados optar como premio a la International Junior Aventure, una competición internacional, donde nuestras vacaciones de verano las podemos pasar padres e hijos disfrutando una semana de esta competición y descubierta de estas montañas de los Hautes Alpes,. Como esta prueba aparecen en el escenario otras por diferentes sierras del estado español donde podemos disfrutar juntos, padres e hijos de los deportes de montaña.

  1. ¿ Es bueno, que se convierta en una competión la montaña?

    Siempre entendí que el reto era uno mismo y compartir con tus compañeros. Asi me lo transmitieron y asi lo trasmito a mis hijos. Por favor que la montaña no pierda su esencia.

    • Yo siempre he creido que a la montaña se puede ir como un reto personal y colectivo, donde cada uno disfruta de una manera diferente de la montaña. La montaña puede ser escenario de actividades contemplativas y educativas pero tambien de actividades que supongan un reto colectivo o deportivo…siempre que estas actividades de competición se entiendan de forma sana y donde lo importante es pasarlo bien. En el caso de los niños se debe tener claro hasta donde se puede llegar con las competiciones y que realmente sea algo que satisfaga sus inquietudes.

Los comentarios están cerrados.