por

El salto BASE.

Primer salto con traje de alas en Noruega, la meca del BASE.

Primer salto con traje de alas en Noruega, la meca del BASE.

Después muchos años escalando a tope sigo pensando que no hay un sitio más increíble para el equilibrio y la reflexión que la montaña, pero tampoco dejo de pensar en la famosa frase de Maurice Herzog que dijo en el primer ochomil, el Annapurna hay otros Annapurnas en la vida de los hombres.
Mantener activo un ideal de escalada es lo que tiene mérito más allá de grados o cimas. Ya sabemos que muchos años de escalada acaban cambiando a un hombre como dijo Lionel Terray en los años cincuenta. Me gusta la idea de escalar siempre, pero la realidad es que nadie escala para toda la vida, aunque tu mente mantenga vivo a un escalador. Hay roles de personas que se repiten y yo, como hizo en su día Jean Marc Boivin ( murió siendo uno de los pioneros de salto BASE en salto del Angel, Venezuela) he sentido siempre las ganas de probar todas las disciplinas de la montaña. Por mucho que escalase cada día mejor me faltaría sentir el vacío de otra manera, sentir el aire, o la falta de él, primero en altas montañas y después debajo del agua con el submarinismo y la apnea. Y sentir el viento, primero con el parapente, que no acabó de cuajar, también con el ultraligero, una actividad un poco light, y ahora con el paracaidismo de montaña, el salto BASE.
El riesgo de probar otras alternativas a nuestro œcoma de pronóstico reservado nos lleva a un terreno y luego a otro, para perdernos en abismos de locura total. Quizá sea esta la razón por la que llegué al salto BASE.
El salto BASE se hace desde un lugar estático, no desde un avión, si tienes un poco de consciencia en lo que estás haciendo es el único deporte que estás deseando abandonar casi en el mismo instante que decides practicarlo. El salto base trata de esos momentos que quieres retener porque mueven tus sentimientos, instantes que quieres retener pero pertenecen al pasado y se subliman en el momento de su realización por la rapidez del asunto.
Cada salto es una experiencia extremadamente profunda que pone en entredicho las ganas de vivir tranquilo. Pocas veces me he nutrido tanto en la cima de una montaña. Sé que es un objetivo banal, una deriva casi atroz hacia la percepción de los sentidos. Pero… había que vivirlo.
BASE significa saltar de edificios (building), Antenas (antennas), Puentes (span) y tierra (earth). Ahora mismo, es la edad de oro del salto base en España, como lo fuera la escalada a finales de los 70, unos cuantos nos engullimos la información venida de Francia o Inglaterra. Somos unos veinte que saltamos habitualmente en España y como en una banda hay de todo, el emigrante, el ascensorista, el militar, el amarillo, el comandante, los bomberos, cada uno diferente y parece que no hay jefes definidos. Pero la fuerza de los saltos nos hace, como por casualidad, vernos en los mismos lugares.

Saltando desde un globo capitaneado por Laureano Casado con quién años atrás saltara en parapente biplaza desde la cima del Naranjo de Bulnes.

Saltando desde un globo capitaneado por Laureano Casado con quién años atrás saltara en parapente biplaza desde la cima del Naranjo de Bulnes.

En el Peñón de Ifach. (Mi primer BASE en España.)

Antes del Peñón visite Noruega, después Lautterbrunen en Suiza, después vino Ordesa y Riglos, pero ahora estaba de camino a la cima del peñón y no subía por donde yo quería. Después de años escalando, subir andando a cualquier cima, se me hace extraño. No es que desprecie una caminata, pero es que ahora todo trata de seguir escalando, bajar deprisa y eliminar el rappel si es posible. El caso es que era uno de esos atardeceres de mar y montaña, con el rojo fuego que tanto nos debilita. Sólo hace falta una condición para bajar volando de una cumbre, que el viento no exista. Como en las grandes aventuras parece que no pueda existir un guión predeterminado, una fecha, una hora, un momento. Tampoco depende del azar, hay que estar ahí cuando todo fluya naturalmente. Estaba allí contemplando el vacío como tantas otras veces sin paracaídas en la espalda, pero esta vez estaba decidido a saltar al vacío si no hubiera sido por una brisa racheada de las que enganchan la cuerda en las paredes. El último rayo de luz decidió, y no quedó más remedio que volver a tierra. Las emociones, como las palabras, había que controlarlas para otra ocasión y como en las escaladas hay que saber retirarse. Esto es el salto BASE, una rebelión contra natura, que cobra sentido cuando se entiende que es una disciplina brutalmente exigente para encontrar en el aire las verdades de uno mismo. El desafío es una búsqueda de la moral, el riesgo es pensar que sabes dominar la situación. Y te llenas de energía. Hay más control de lo que parece. Tampoco es exigente físicamente hablando. Y tampoco esto es el cachondeo total, aquí hay investigación de fondo en los equipos y el objetivo es acercarse otra vez a los grandes de días de Bonnatti, los que acercan a la felicidad. ¿Es éste el camino adecuado?. ¿Quién se demuestra que vive una vida acertada? Nunca está todo controlado al cien por cien, pero quién lo sabe. En el aire o en la pared, siempre es la misma canción. Es difícil explicar un salto al vacío, que comienza con una velocidad cero y alcanza a los diez segundos la velocidad terminal, una rapidez que supera los 100 km por hora. Leo Dickinson, director de documentales de montaña y con varios miles de saltos en paracaídas y otros varios de salto BASE a la edad de 60 años, dice que es difícil comprender el momento de saltar del avión, decides voluntariamente y no tiene vuelta atrás…
El alpinismo es peligroso, exige habilidad, vigilancia, pero puedes retirarte, el salto base no tiene un aprendizaje tranquilo, te sueltan en la norte del Cervino y a salir por arriba. El miedo lo conoce cualquiera, pero el pánico es otra cosa, para plantear el miedo que uno lleva dentro siempre hay tiempo, pero en el aire no se permiten vuelos de polluelo.
Y vas viendo que como en las expediciones, el tiempo mejora y llega la hora de saltar, entre brumas emprendo el camino a ese espacio que siempre está en la espalda de nuestras escaladas y como un pájaro que pica su vuelo, todo pasa muy rápido. El compromiso empieza con el siguiente plegado del paracaídas y vuelta a empezar en este duro equilibrio entre libertad y felicidad efímeras en las cimas de las montañas.

Manolo Chana saltando del Peñón de Ifach.

Manolo Chana saltando del Peñón de Ifach.

Información complementaria:

Para hacer salto base primero hay que hace un curso de paracaidismo que cuesta una media de 1400 euros. Después hay que hacer un mínimo de 250 saltos de avión antes de prepararte para tu primer salto base. Si tu nivel de conciencia es alto, estás acostumbrado a ciertas situaciones de riesgo y no estás loco del todo, se pueden reducir estos saltos sensiblemente con un buen entrenamiento específico. Se recomienda hacer saltos dirigidos hacia el salto BASE, esto es basándose en la precisión al aterrizar, hacer muchas derivas tratando de concentrarse en la máxima distancia en la que uno se puede trasladar, apertura del paracaídas, ect,…
Primer salto desde un globo o desde un puente, y luego es recomendable saltar desde una montaña lo más alta posible como por ejemplo en los fiordos de Noruega.
Sitios en España donde es posible hacer un curso o tandem, Ocaña, Lillo o Ampuria brava.
El salto BASE es una especialidad del paracaidismo dentro de sus muchas disciplinas. No hay paracaídas de emergencia. Se cuenta que en 1783 L.S. Lenormand salta en paracaídas desde la torre del observatorio de Montpellier.
En 1966 Michael Pelkey y Brian Schubert saltan del Capitán.
La película de James Bond, La espía que me amó arranca con un salto base desde el monte Asgard.
Las siglas BASE pertenecen a Carl Boenish, activo basista, quien en 1978 filmó los segundos saltos del Capitán. Ese momento creó el movimiento y sus trabajos siguientes lo mantuvieron. Falleció en 1984 en un salto en Kjerag, en Noruega.
Los mayores problemas pueden ser: Un giro de 180º al abrir sin estar en una Posición simétrica, especialmente en las paredes; apertura incompleta del paracaídas al enredarse las cuerdas( line over), enredo de las cuerdas del paracaídas (line twist). A menudo están relacionadas con la escasa velocidad de apertura, por debajo de la velocidad Terminal, unos 200km hora aproximadamente, debido a la reducida longitud del salto. El tiempo de reacción es mínimo.
En google explica la historia del salto base en la enciclopedia wikipedia.
La asociación ASBA está haciendo un labor buenísima para la promoción del salto BASE, su web es www.salto-base.es

Y no es tan fiero el león como lo pintan. Es cierto que se ha denominado varias veces el deporte más peligroso del mundo, típico de periodistas deseosos de primicias. Pero las definiciones son muy peligrosas, es como cuando dicen que el ciclismo es el deporte más duro. Todo depende de muchos factores difíciles de comparar. Hay una característica importante en el paracaidismo que se diferencia de otros deportes y es su alto coste para progresar. A diferencia de otros deportes que parece que todo depende del esfuerzo que uno se proponga, aquí el dinero es fundamental. La pericia es importante, pero la realidad es que la buena condición física no es primordial. Como en lo que se vive en la montaña, empieza a haber de todo. Me acuerdo cuando empecé, que en Europa existía la figura del mentor, una idea casi mística de la persona que te introduce en el BASE. En España había pocos saltadores BASE y más bien como suele ser tipical Spain se restringía bastante la información, parece que esa época ya ha pasado y que se ven más facilidades. Es cierto que los pocos que había hacían mucho hincapié en la experiencia y en la seguridad, como debe ser. A mi parecer, la experiencia se reduce hoy en día con la abundancia de información al alcance. También depende de como te tomes la cosas, de tu nivel de especialización y entrega. Puedes casi no tener experiencia en vuelo relativo o Free fly y no por ello hacer más inseguros tus saltos BASE. He visto saltadores con mil saltos que claramente no estaban preparados para un salto BASE teniendo muchísima más experiencia. Una de la cosas que parecen imprescindible, es no perder la percepción de lo que se está haciendo, siendo fundamental ser consciente de que siempre se salta con UN SOLO PARACAÍDAS. Está claro que la fiebre y la abundancia de saltadores va a traer consecuencias pero sobre todo va a traer progreso y mayores facilidades.

Carlos Suárez.
www.carlossuarez.es

Mi primer BASE en los fiordos de Noruega.

Mi primer BASE en los fiordos de Noruega.

  1. yo nunca e saltado pero si lo haria estoy medio loko jeje no tengo experiencia alguna ni paracaidas pero si me aviento

  2. Enhorabuena, me gustaría poder llegar algun día a hacer esto, solo me falta el curso de paracaidismo, 250 saltos y un poco más de cabeza. Empezaremos por el curso, luego ya se verá. Buena suerte

  3. Felicidades por tus comentarios y experiencias.Yo escalo,y ello me ha llevado a la escalada libre,no siempre pienso en lo peor,pues como tu bien dices “te puedes retirar”,pero siempre queremos mas y corremos mas riesgos.En mi caso con “cabeza”.Habia visto escaladores que al final saltaban en paracaidas,fue una gran idea.Y pense en utilizarla.Entre otras cosas alguna vez he volado en ala delta,me enseño un amigo,pues no esta prohibido y no necesitas curso para volar en ala delta.Tras muchas vueltas al tema eso me llevo a tu web.Pero lo que no sabia era lo del curso”Perfecta tu explicacion de como hacerlo”.1º Pregunta:”¿Esta prohibido saltar en paracaidas sin haber hecho el curso por ejemplo si te enseña un amigo?”.

  4. Hola Carlos,
    Tengo 14 y practico escalada Libre Pero soy un gran apasionado del Salto B.A.S.E. he estado investigando y viendo vídeos tuyos en el naranjo de Bulnes y me fascina Se que hay que hacer anteriormente 200 saltos como mínimo para poder hacer Un BASE pero me podrías indicar si a mi edad se podría hacer, Y hablarme algo sobre tu experiencia y opinión en este tipo de deporte…Muchas Gracias Le admiro mucho y que siga así
    Enhorabuena un Saludo

Los comentarios están cerrados.