en General

Trastornos estrámboticos ( 2ª parte )

La esquizofrenia es un desorden cerebral que deteriora el pensamiento, las emociones y la voluntad; alejándolos de la realidad y acercándolos a un mundo de delirios, alucinaciones y pensamientos anormales. Esta grave enfermedad no sólo es un mal endémico dentro del mundo de la escalada, sino que sus brotes esquizos únicamente son superados por John McEnroe con su raqueta de tenis y los desvaríos fanáticos de las tribus futboleras. Dentro del amplío abanico de rarezas, singularidades y comportamientos que acaecen a píe de vía, a continuación citaremos los más relevantes – no por ello los únicos-:

 

·         Escépticos: se sienten más seguros abordando la primera presa con la mano y el pie derecho – a modo chiquilicuatre-, los más devotos se santiguan antes de empezar y los más exigentes pueden llevar una estampita escondida en sus bolsillos. Dentro de este grupo también se encuentran los escépticos express; repletan su arnés de cintas como si no fuesen a encontrar ninguna durante años o, al menos, lo cargan con un número par.

 

·         Adictos al polvo blanco: sólo usan un tipo de magnesio, el resto les parece demasiado parecido a una bolsa de harina para rebozar pescado.  El tamaño para ellos sí importa, cuánto más grande más metros, aunque de manera inversa haya quienes piensen que ha de ser más pequeña – como si dos gramos arriba o abajo supusiera cargar con un gigante en sus riñones-.

 

·         Rutinarios: también conocidos como los dos y dos son cuatro. Son seres prácticamente autómatas, realizan siempre el mismo calentamiento, la misma vía y los mismos movimientos, cuando alguno de esos parámetros falla evolucionan hasta el estado Dr. Jekyll; la epopeyosis se descontrola en sus antebrazos y sus enajenaciones mentales dejan de ser transitorias para convertirse en permanentes.

 

·         Macrobioticos, no estrictos: se someten a dietas claves para encadenar, a restricciones alimenticias para lograr el éxito y a toda clase de consejos nutricionales para mejorar, son los amigos del plátano y el sésamo,  pero en momentos de flaqueza no dudan en abandonar el sirope de savia para zamparse una docena de bollos hacendado.

 

·         Bipolares del encadenamiento: su carácter es una moneda lanzada al aire, si encadena es cara, si cae a plomo es cruz. Dependiendo de esa condición pueden ser los herederos directos del catastrofismo -con amenazas que hablan incluso del abandono de la disciplina- o, por el contrario, se convierten en el amigo borracho de las cuatro de la mañana que va cargado de felicidad.

Salud y buenas escaladas

  1. Jajajaja! te has lucido carlos..menuda tesis jajajaja aunque todavia queda mas fauna que enumerar eh !!

  2. La verdad no se por donde empezar. Leer tu blog, me ha decepcionado realmente. No se donde quieres llegar con estas absurdas palabras. Lo primero me parece gravisimo y de total falta de respeto que nombres enfermedades metales reales para exponer, definir y catalogar cosas que tu encuentras como de humor. A la vez tambien tus comentarios me parecen desafortunados en su gran mayoria. Todos empezamos por el principio y poco a poco vamos avanzando,no se tal vez es que tu ya lo sabias todo sobre el tema de escalar y empezaste por un 8b+ ??. Pero bueno, sea lo que sea creo que todos se merecen un respeto, todo el mundo tiene la misma oportunidad de probar y gustarle el deporte de la escalada. Que parece que solo sea tuya la montaña…, a lo mismo que te comento esto, tambien entiendo que ves a gente que no respeta la montaña ni la escalada. Pero no creo que esta sea la mejor forma de motivar. En fin..

Los comentarios están cerrados.