en Daisy Chain

Daisy Chain

El uso de la Daisy Chain está muy extendido entre los escaladores en los últimos veinte años.
En un  principio aparecieron únicamente para la escalada artificial, como probadores (que es su utilidad real, no como EPI), pero cada día es más habitual ver a escaladores en deportiva que lo usan como cabo de anclaje, lo que puede ser extremadamente peligroso si no se usa siguiendo las instrucciones precisas que hay para ello (recordar que SIEMPRE debemos conocer perfectamente el manual provisto por el fabricante de los materiales que usamos).
La popularización del uso de la daisy (como se le conoce generalmente) viene dado por lo ligeras, baratas y cómodas que resultan tanto a la hora de llevarlas, como a la hora de podernos acercar a la reunión utilizando los diversos senos de los que dispone, y esto es precisamente es lo que nos lleva a los accidentes, sobretodo en situaciones de agotamiento o estrés.
El peligro aparece normalmente cuando pretendemos re-anclarnos a un segundo eslabón (para acercarnos) una vez ya hemos anclado el primero, pues si hubiera un giro en el eslabón secundario (es muy fácil que salga si estamos en tensión), en caso de rotura de la costura el mosquetón podría salirse, dejándonos sueltos.
Desde los diferentes fabricantes están promoviendo el uso del doble mosquetón para evitar estos “fallos” en el uso de la Daisy como cabo de anclaje, como podemos ver en el siguiente vídeo explicativo:
En resumen, un mal uso de la Daisy Chain puede llevarnos a tener un accidente importante, sobre todo porque debemos recordar que su uso es como PROBADOR en escalada artificial y no como cabo de anclaje.