en Conceptos de economía

Mi amigo francés

El otro día estaba a pie de vía, asegurando a mi amigo el ingeniero, el cual probaba un clásico moderno conquense, “La tupé Flashe”. La vía lleva equipada unos pocos años por el amigo francés que, antes de abandonar la vida pirata, vivió una temporada en Cuenca en su furgoneta escalando, equipando y decotando vías, todo a la vez y con mucha argumentación.

Mi amigo francés, que es famoso porque no para de equipar, ahora metido en el último secretivo a voces de estos lares, dejó alguna joya en Cuenca. Las equipó, las escaló y las graduó. Después se fue a otros lares y de habitual impenitente pasó a visitante esporádico, recuerdo de un tiempo pasado, de los muchos lugares que ha recorrido.

La vía aparece en la Guía de escalada de Cuenca con un grado de 7c+, resultado de una discrepancia entre el francés y los primeros repetidores, algunos de los tacañones habituales y de la novedad de la propuesta.

El consenso general de los escaladores que la han repetido es una graduación de 8a. Así aparece en una de las páginas web de obligada visita para la consulta comercial de vías, el 8a.nu.

Requiere un pequeño análisis este tema, en días de búsqueda de consenso, de partidos políticos tratando de ponerse de acuerdo. Buscar puntos en común sobre puntos donde hay discrepancias.

Los que tenían el “poder” de graduar la vía lo hicieron no atendiendo al criterio general, sino que se dejaron influir por puntualizar al francés, por decirlo de aquella manera, en respuesta a ciertas puntualizaciones del mismo. La “gente” tiene claro que no es correcto. No necesitamos cambiar el grado en la guía. Todos sabemos cuál es.

Una vez más la escalada va por delante. Genera consenso. Deporte asociativo y colaborativo. Sin fronteras ni muros, sólo los que se escalan. Nada más por hoy, nada menos.