por

Entre las piernas

Un canal de vida.

Un viaje hacia la muerte.

El camino hacia el placer.

Un dolor que se extiende… el dolor… tensión… si destenso… otra vez el placer que trasporta la vida a este mundo inverosímil.

Y se escapa entre las piernas… la vida… y es de color rojo. Como las mejillas de una recién nacida.

Los campos llenos de amapolas, duelen.

Se fue entre las piernas… la vida… escurridiza, frágil, roja… el pedacito que cacé lo lancé al mar y así no solo las lágrimas eran de sal. No solo las olas se llevaron su nombre.

¿Quién trae los nombres al mundo?

Sería una gran pregunta en un mundo verosímil y habría una respuesta grande o, tan pequeña, que parecería invisible a unos ojos poco entrenados para todo lo que no se ve de cualquier manera… por suerte sus ojos, aún, ven todo lo que no se ve.

No lo sé… solo te soñé y te nombré y así ya existías.

Quizá, como las olas que te llevan, solo eres el despertar de un deseo, en tu breve camino tan presente.

Se fue entre las piernas… y ya no era portadora de vida… era la barca a la otra orilla… esa donde las olas chocan y todo es posible.

Porque ¿sabes? los nombres nacen de los sueños.

Y dice Elvira Sastre, en un poema que me palpita, como la sangre roja «te echo tanto de menos que en mi reloj aún es ayer».

Y es que ayer lo vacío estaba lleno.

Y ayer ya sabía que la vida y la muerte hacían juntas el camino. Ahora también sé que se tocan con la punta de los dedos, que son de color rojo:

Los mofletes de una recién nacida, las amapolas, el líquido por el que te diluyes.

Ahora sé que, por mucho que pare los relojes, la vida no se para.

Ahora me siento muy viva. Incluso con tu vida desperdiciada entre mis piernas.

  1. Que triste cuando con la vida tambien se van todas las ilusiones y sueños depositadas en ella… Una vez escuché que hay vidas cortas ( de dias o incluso horas) y otras bien largas, y todas ellas acuden a nosotras para enseñarnos algo. Así que podemos agradecer tambien a estas vidas tan cortitas que nos hayan elegido como portadoras, aunque fuese por tan poquito tiempo. Algo aprenderemos de todo ello… Cuando yo perdí la mía alguien me dijo que hay vidas que ya han hecho tal trayectoria que no necesitan salir a la luz, y que las personas que las hemos albergado, aunque por poco tiempo, podemos sentirnos muy afortunadas por ello. Tu tambien has sido muy afortunada Pati, no la olvides nunca…

  2. Cuando juegue entre las olas buscando una sirena cantar, sabré su nombre

  3. Impresionante y emocionante, Pati.
    La vida está muy cerca de la muerte y sólo al principio y al final somos conscientes de esta línea tan fina que las separa y que durante toda la vida ni vemos ni queremos ver.
    Mucho ánimo y mucha vida para tí, Pati.

  4. Animo, tienes mucha vida por delante y mucho que dar y que aportar. Espero verte con un angelote de mejillas sonrosadas entre los brazos. Nos haras feliz. Tu seras feliz. Un besazo desde Pirineos.

Los comentarios están cerrados.