en Alpes Suizos

Viajando por Suiza en familia, en tren, bus y barco

Estaciones prácticas, andenes largos, trenes rápidos, túneles, viaductos, puentes, puntualidad, líneas que llegan muy lejos (y donde no llega el tren llega el bus)…Suiza posee la mejor red ferroviaria del mundo, no solo a nivel técnico, sino también a nivel humano. Suiza ofrece al visitante una serie de abonos y tarifas especiales que aportan un valor añadido a la hora de recorrer el país y si viajamos en familia, las ventajas aumentan, siendo el tren el medio ideal para moverse arriba y abajo.

A nivel familiar, recuerdo con mucho cariño la primera vez que viajamos a Suiza, a mediados de los años 80…pero no fue hasta el mes de julio de 1990 cuando no descubrimos por vez primera Zermatt y el Matterhorn. A partir de aquel momento, iniciaríamos una relación muy particular con el país helvético, regresando en invierno y en verano…y a partir de 2004 a lo largo de las cuatro estaciones, convirtiéndose en una parte de nuestras vidas a nivel familiar y profesional.

Todo lo que podemos encontrar en la web de Swiss Travel System  está claramente enfocado a viajeros, esquiadores, alpinistas…que no llegan a Suiza en coche, o que no desean alquilar uno (si llegan en avión o en tren). Moverse por Suiza en transporte público (unos de los mejores del mundo), incluyendo los famosos autobuses postales amarillos, los buses, tranvías y trolebuses, el metro de Lausanne y los barcos en lagos, puede convertirse en toda una experiencia, y si viajamos con niños, pues todavía mejor. Nuestros viajes en tren por Suiza han sido fuente de aventuras, de grandes siestas infantiles, de momentos de relax, de inspiración y de mil y una anécdotas que podrían llenar un libro entero.

Swiss Travel System se encarga de la venta de pases y abonos para varios días y mensuales para poder viajar en tren por toda Suiza. La idea está enfocada a los no residentes y año tras año, ya sea en verano o en invierno, obtiene un éxito de ventas impresionante. Es importante tener muy claro que determinados colectivos tienen reducciones especiales en la mayoría de tickets ofertados por la Swiss Travel System. Por ejemplo: los niños hasta 16 años no pagan si viajan con alguno de sus padres. Tan solo hay que indicar en el pase comprado que viajamos con niños y estos tendrán gratuitamente la Swiss Family Card que se emite especialmente para ellos, sin olvidar que los jóvenes menores de 26 años convierten su tarjeta en Youth y se benefician de unos descuentos del 15%.


Hoy en día, podemos encontrar un abanico muy completo a nivel de oferta que nos ayudará a movernos cómodamente ahorrando dinero. Como buque insignia de la marca encontramos la Swiss Travel Pass, que nos ofrece viajes ilimitados en tren, barco y bus por todo el país (y una pequeña parte de los países vecinos), incluyendo el tráfico de cercanías en unas 90 ciudades suizas. También incluye acceso gratuito  a más de 500 museos y 50% en la mayoría de teleféricos y trenes panorámicos como el Golden Pass, el Bernina o el mítico Glacier Express que cruza los Alpes desde Zermatt a Davos y St. Moritz.


Tal y como hicimos nosotros en 2008, cuando nuestro hijo Artur tenía tan solo un año, es necesario reservar plaza en el Glacier Express debido a la gran demanda de billetes. Reservar asiento conlleva un pequeño suplemento, pero vale la pena por la espectacularidad del trayecto. Podemos comprar un Swiss Travel Pass para tres, cuatro, ocho y quince días y se han de utilizar de forma consecutiva.

A nivel personal, diré que es el pase ideal para quienes desean visitar Suiza casi al completo, durante dos semanas o menos. Recordad que dicho pase se puede convertir en Swiss Travel Pass Youth para menores de 26 años o convertirlo en Swiss Family Card si vamos con los niños.


Para quienes pasen mas de dos semanas en Suiza y quieran algo mas flexible, recomiendo el Swiss Travel Pass Flex, que incluye lo mismo que el anterior pero con la particularidad que los días elegidos para viajar (3, 4, 8 o 15) no tienen por qué ser consecutivos. El plazo de validez del bono es de 1 mes.

Si adquirimos el Swiss Travel Pass Flex de 8 días, viajaremos sin límite de trayectos por todo el país logrando hasta un 50% de descuento en la mayoría de trenes de montaña (líneas privadas), funiculares, telecabinas y teleféricos durante los ocho días que decidamos, siempre dentro de un mes desde la emisión del billete. Como el anterior tiene la versión para jóvenes (Youth) y en el caso de familias con niños se puede combinar también con el Swiss Family Card.

Para quienes llegan a Suiza en coche y quieren descubrir todo el país, a su aire y sin prisas, la Swiss Half Fare Card puede serles muy útil, pues ofrece una gran flexibilidad durante un mes entero, ofreciendo la posibilidad de viajar por todo el país en tren, bus y barco con un 50%. Resulta perfecta para llegar a zonas donde no se puede llegar en coche o donde el paisaje se disfruta mucho mas en barco o en tren y ¡ojo!, porque ofrece un 50% en la mayoría de cremalleras, funiculares y teleféricos, algo que se agradece en el caso del Jungfraujoch, el Schiltjorn, Gornergrat o el Klein Matterhorn.

La Swiss Half Fare Card  puede resultar muy útil para quienes lleguen a Suiza en coche y tengan pensado visitar varios cantones. Si vais a moveros solo por un cantón o por una zona determinada, lo más interesante y económico es comprar alguno de los muchos pases regionales, como por ejemplo los que podemos encontrar en el Valais o el Berner Oberland (Interlaken etc…).

Otro abono muy práctico es el Swiss Transfer Ticket, ideal para esquiadores, montañeros, senderistas y para viajes de negocios, pues cubre la ida y la vuelta a un solo destino. También lo utilizan muchas personas que visitan a un familiar o que vienen para un evento en concreto, ya sea un festival, un concierto o visitar un museo.

El Swiss Transfer Ticket es un abono muy específico que cubre la ida y vuelta desde el aeropuerto o estación fronteriza hasta el lugar de destino, ideado para quienes llegan a Suiza en avión, tren. Nosotros siempre lo utilizamos cuando subimos a esquiar a Zermatt, a Crans-Montana o a Saas-Fee desde el aeropuerto de Ginebra, pues entra el tren hasta Zermatt, el funicular de Sierre a Crans-Montana y el bus a Saas-Fee desde Visp. Si volamos hasta Zurich, el Swiss Transfer Ticket resulta perfecto para llegar hasta Interlaken, Engelberg, Lauterbrunnen, Grindelwald, Arosa, Davos o St. Moritz…

Muchos esquiadores no quieren conducir hasta una estación de esquí en invierno y deciden no alquilar un vehículo al llegar, para ellos, el Swiss Transfer Ticket les será de gran utilidad. El plazo de validez es de un mes, dentro del cuál se podrán realizar los dos traslados. Para este bono de tren no existe la versión para jóvenes. Si viajáis con niños podéis combinarlo con la de Swiss Family Card para que los niños menores de 16 años viajen gratis.