en Sin categoría

Cuando el Preikestolen conquistó Hollywood

La montaña une, la montaña es fuente de vida y generación tras generación, puedo afirmar que soy testigo de ello. Fíjense ustedes si la montaña une y produce reacciones en el ser que humano, que un director de cine llegado desde los Estados Unidos, productor y escritor de éxito, se ha sentido atraído por la llamada de la montaña, la llamada de la selva de Jack London…y ni corto ni perezoso, ha convertido el Preikestolen (el Púlpito) en la localización donde se desarrolla el clímax de una de las películas mas rentables del año.

Siempre recordaré la historia: a finales de los años 60, mis padres Antonio y Mª Isabel subieron al Preikestolen casi de noche, llegando hasta el SO de Noruega desde Barcelona con un Seat 850. Imagínense ustedes la aventura de subir con un coche tan pequeño (e incómodo) hasta Noruega…Por aquel entonces muy pocos se aventuraban a cruzar mas allá de Francia o Suiza, y ellos, que ya habían viajado por media Europa con un Seat 600 (mas tarde llegarían hasta Yugoslavia con un Seat 127), se plantaron en Stavanger y subieron hasta uno de los miradores mas espectaculares del planeta, guiándose al bajar gracias a la luz de un mechero.

Stavanger a mediados del pasado siglo XX

50 años después, un servidor ha subido al Preikestolen bajando también de noche (con frontal), tras disfrutar de un espectáculo imposible de olvidar. Lo intentamos en 2012, pero la meteorología adversa nos impidió subir, deseando regresar para poder disfrutar de uno de los trekkings mas célebres de toda Noruega. Esta vez, gracias a la colaboración de Turismo de Noruega y las oficinas de turismo locales y regionales, junto con Paramount Pictures, no solo hemos podido subir al Preikestolen, sino que hemos disfrutado del pre-estreno en Noruega de Mission Impossible Fallout en un alucinante cine al aire libre situado a unos 620m de altitud por encima del Lysefjord.

La enorme pantalla instalada unos 20m por encima del Preikestolen

La impresionante pantalla y el sonido Dolby que se instaló en lo alto del Preikestolen, sorprendió a los casi 2000 espectadores que tuvieron la fortuna de poder adquirir entradas para tamaño evento, disfrutando de MI Fallout en el mismo lugar que sus protagonistas rodaron las escenas finales.

Tom Cruise y Christopher McQuarrie en el Preikestolen

Tras una quinta entrega de la serie Mission Impossible un tanto irregular, Tom Cruise y el director Christopher McQuarrie han vuelto a unir sus fuerzas rodando en esta ocasión un espectacular thriller de alto voltaje cuyo guión y escenas de acción supera con creces todo lo que se ha rodado hasta el momento. Solo las escenas rodadas en Paris y Londres, con saltos en paracaídas, persecuciones en moto, coche y a pié no aptas para cardíacos, ya brillan con luz propia, pero lo que mas nos ha llamado la atención es el final, donde se realiza un homenaje al cine de montaña (incluso al cine bélico de montaña de los años 60), al mas puro estilo James Bond (llevando la acción incluso mas allá), con villanos enfrentándose al protagonista en localizaciones situadas en cumbres de gran belleza. Considero oportuno reconocer que tras 5 películas, la sexta entrega de la serie Mission Impossible es la mejor.

El alcalde de la región del Preikestolen junto a Christopher McQuarrie, Audun Rake y autoridades

Dentro del mal llamado cine comercial encontramos historias para todos los gustos, algunas rodadas con mayor o menor eficacia y estilo narrativo y otras rodadas con tanta profesionalidad que es imposible no caer rendido a sus pies. Poco a poco, crítica y público han aceptado que existen productos destinados al gran público igual de interesantes y respetables que el cine de autor mas introspectivo, logrando transmitir emociones y sensaciones únicas. El paisaje influye a la hora de transmitir mensajes al espectador, y es aquí donde el cine de montaña y el cine de ficción con escenas rodadas en alta montaña cobran un protagonismo especial.

Kirk Douglas y Richard Harris rodando Los héroes de Telemark en Noruega, en 1965

Si realizamos un rápido viaje al pasado, observaremos que tras unos años 60 y 70 bastante interesantes en lo que a cine de montaña se refiere, con James Bond en el Shilthorn (Piz Gloria),  Kirk Douglas rodando en Telemark (Noruega), Clint Eastwood en un castillo en los Alpes austriacos y en la pared norte del Eiger (Suiza) y Yul Brinner rodando en el Valluga (St. Anton am Arlberg, Austria), los años 80 también nos ofrecieron buenos títulos, como pueden ser The Climb (1986), donde Bruce Greenwood se metía en la piel de Hermann Buhl en el Nanga Parbat. Los años 90 arrancaron bien, con K2 y Grito de Piedra(ambas de 1991), pero a partir de 1995 el género entró en horas bajas (Límite Vertical generó en el año 2000 bastante controversia) hasta el gran boom que comenzó hace unos 10 años, coincidiendo con la aparición de las nuevas cámaras de cine digital 2K que permitieron rodajes mucho mas económicos que antaño, con el añadido de poder realizar la post-producción de un modo mucho mas cómodo y rápido.

Las nuevas cámaras de cine digital permiten rodar en condiciones extremas con rapidez y fiabilidad. 

Poco a poco el cine de montaña volvió a despuntar en muchos festivales con títulos que han llegado a estrenarse en circuitos comerciales, ganando multitud de premios; Touching the Void, 2003, The Beckoning Silence (2007), The Asgard Project (2009), The Mountain Within (2009) o The Wildest Dream(2010) son un buen ejemplo.  Dentro del cine comercial las recreaciones históricas y la ficción han copado la mayor parte de estrenos, rodándose mas y mas escenas en alta montaña utilizando cámaras  cada vez mas pequeñas. Recientemente hemos podido disfrutar de Nordwand (2008), Everest (2015) y de La Montaña entre nosotros (2017), demostrando no solo el buen momento por el que atraviesa el género, sino como se puede aprovechar la teconología de hoy en día rodando en alta montaña.

Fotograma de The Asgard Project, de Alastair Lee.

Un rodaje, sea pequeño o grande, siempre implica organizar una logística que ayude a la producción. La idea es que el director se sienta lo mas cómodo posible a la hora de rodar, facilitando la labor del equipo técnico y artístico. Rodar a gran altitud o en zonas muy aéreas, exige al equipo técnico y a los  especialistas aplicarse al máximo, manteniendo en todo momento unas medidas de seguridad que permitan trabajar sin riesgos, contando con grandes pólizas de seguros a la hora de rodar.

Tom Cruise y Christopher McQuarrie ensayando en el Preikestolen

 

Tom Cruise y la montaña

Llegados a este punto es muy importante tener en cuenta que una buena película de montaña suele exigir una logística y un nivel de producción que supera a un filme rodado en un estudio o en una ciudad. En el caso del cine de acción rodado en escenarios naturales con elementos de cine de montaña, como pueden ser un clímax final rodado a gran altitud rodeados de rocas y nieve (como es el caso de MI Fallout), no será uno sino dos los equipos de rodaje que que se encargarán de preparar el gran puzzle que el espectador disfrutará desde la comodidad de su butaca, contando con un director de segunda unidad (o incluso de tercera unidad) que no dudará a la hora de rodar escenas de riesgo.

El equipo de producción noruego preparando una toma en el Preikestolen

Transformando el Preikestolen en un pequeño poblado

En el caso del último filme de Tom Cruise, fue el escarizado director Chistopher McQuarrie (guionista de la excepcional Sospechosos Habituales) quien impulsó el rodaje en el Preikestolen al enamorarse de la región de Stavanger y sus paisajes durante un viaje a Noruega. McQuarrie, director y guionista, escribió el final de la película situando la acción en lo alto del Preikestolen (Cachemira en el filme), buscando ofreder al espectador un final memorable. Tras consultar con Tom Cruise y Henry Cavill la posibilidad de rodar colgados con cables a mas de 600m de altitud, ambos aceptaron el desafío, iniciando una aventura que culminó el pasado 1 de agosto a las 23:00h en el mismo lugar donde ser rodaron las escenas finales del filme.

La impresionante panorámica que se divisa desde el Preikestolen

La impresionante caída vertical y el entorno salvaje que rodea al Púlpito (Preikestolen) se convirtieron en el decorado ideal para rodar el clímax de MI Fallout, contando con un equipo de profesionales noruegos que facilitaron la logística y se encargaron de la seguridad de los actores a tamaña altitud. El rodaje obligó a cerrar el acceso al Preikestolen durante algo mas de una semana, convirtiendo el primer aparcamiento en una base de helicópteros que ayudaron a transportar toneladas de material y a todo el equipo técnico y artístico, levantando una inmensa plataforma en el mismo Púlpito para sujetar los cables que soportarían el peso de los actores.

Construyendo los elementos necesarios para poder rodar con seguridad

Durante varios días, el Preikestolen se convirtió en un auténtico poblado, con un constante ir y venir de gente. Tras realizar los ensayos pertinentes y trabajando sin dobles, Tom Cruise rodó las escenas finales junto a un motivadísimo Henry Cavill, contando en todo momento con la colaboración de un fabuloso equipo de producción noruego experto en rodajes en alta montaña (la serie Vikingos es otro ejemplo del buen hacer de los profesionales del cine noruegos).

La llegada al Púlpito es un momento único

Tom Cruise siempre ha destacado su pasión por la montaña, el esquí y la escalada, colgándose de cables y cuerdas en la mayoría de filmes de serie MI y en otras películas. Cabe recordar la famosa escena de Missión Impossible (1996) colgado horizontalmente o el espectacular inicio de la segunda parte, dirigida por John Woo. En MI 2 (2000)  Cruise hizo realidad uno de sus sueños, rodando en el Dead Horse Point (Utah, EEUU) con 5 cámaras y un helicóptero. En aquella ocasión, se rodó una escena en la que Cruise realiza un salto en plena pared, algo realmente inusual…y casi imposible de realizar sin cuerdas…pero entonces se pensó que podía aportar espectacularidad a la escena.

Tom Cruise rodando en Utah (EEUU) Mission Impossible 2 

John Woo impuso a Cruise un doble para dicha escena, recayendo la responsabilidad en Keith Campbell, quien  rodó el salto asesorado por el coordinador de especialistas y experto en escalada Brian SMRZ. Para el resto de escenas, Tom Cruise se entrenó con el escalador Ron Kauk, experto en solo integral (escalada sin cuerdas). Es importante mencionar que Utah es un punto de encuentro de muchos senderistas y escaladores a nivel mundial, donde algunos de ellos, siguen los pasos de Alex Honnold en lo que a solo integral se refiere. Muchos siguen las itinerarios que se describen en el libro de Todd Martin Grand Canyonnering: Exploring the Rugged Gorges and Secret Slots of the Grand Canyon (Paperback 2011). Regresando al cine, en la cuarta entrega de la serie (MI Ghost Protocol), Cruise vuelve a colgarse de cables y cuerdas, esta vez en Dubai, rodando una escena realmente impresionante en el Burj Khalifa, el edificio mas alto del mundo.

Rodando en el en el Burj Khalifa (Dubai)

Antes de iniciarse el rodaje de MI Fallout director y productores buscaron por todo el planeta localizaciones en alta montaña que resultaran muy atractivas para el espectador a nivel visual, pues no debemos olvidar que la película está rodada en formato panorámico y en 35mm. Para las escenas finales, se rodó en un glaciar de Nueva Zelanda y en Noruega, simulando que estaban en Cachemira. El final de la película resulta particularmente atractivo al espectador debido a la perfecta combinación de imagenes reales rodadas en varias localizaciones,mezcladas con efectos especiales. La calidad de la imagen y la textura fotográfica son exelentes, obra de Rob Hardy, director de fotografía británico responsable de Ex Machina (2014),  Euphoria (2017) o Aniquilación (2018).

Rodando en Nueva Zelanda en 2017

 

Pre-estreno en el Preikestolen

Centrándonos en el rodaje en Noruega, una producción de tamañas características implicó la participación de varias empresas y oficinas de promoción turística del sur del país, destacando la importancia de este tipo de rodajes a la hora de potenciar la imagen y la belleza de una región geográfica determinada. Tras el rodaje, ni cortos ni perezosos, los noruegos idearon un pre-estreno del filme (contando con la colaboración de Paramount Pictures) que pudiera considerarse histórico…y lo lograron.

Atención a la ubicación de la pantalla y el público el pasado 1 de agosto

El inicio del trekking de subida al Preikestolen

Hasta la fecha, he tenido la fortuna de disfrutar de conciertos al aire libre a gran altitud en los Alpes, he podido entrevistar a grandes personalidades del mundo del cine y la montaña en localizaciones espectaculares…pero llegados a este punto, tengo que reconocer que nunca antes había disfrutado de un espectáculo tan original, donde la montaña y el cine se unen de un modo realmente único, rodeados por un marco paisajístico de una belleza sublime. Agradezco infinitamente ser uno de los privilegiados que pudo ver el filme el pasado 1 de agosto por la noche en el Preikestolen, disfrutando de un emocionante viaje por la región de Stavanger y Haugesund.

Unos 1.800 espectadores subiendo al Preikestolen…

Nuestra aventura en el Preikestolen comenzó el pasado miércoles 1 de agosto, sobre las 19:00h, cuando empezamos a subir hacia el Púlpito partiendo desde Tau. Seguimos la Ryfylkevegen (carretera) bajando hasta Jorpeland y unos km mas abajo nos desviamos a la izquierda, hacia la salida del trekking al Preikestolen. La carretera estaba abarrotada de senderistas y espectadores que habían adquirido (se agotaron en menos de media hora) las casi 2.000 entradas puestas a la venta para el pre-estreno de MI Fallout. El primer parquing estaba completo y en el segundo pudimos bajar de nuestro mini-bus, cargar las cantimploras y empezar a subir.

La puesta de sol convierte la subida en algo mas que un trekking

Dejamos a nuestra derecha el Revsvatnet (un lago precioso) y ganamos altitud progresivamente avanzando por el interior de un frondoso bosque, subiendo por un camino muy bien señalizado que avanza hacia el E. Recientemente, el gobierno noruego contrató a expertos nepalíes para restaurar y equipar partes del sendero con pasamanos y protecciones. Los sherpas realizaron una excelente labor, siguiendo el ejemplo que tienen en Nepal, donde cuidan los senderos de muchos trekkings espectaculares.

Acampar junto a uno de los lago subiendo, otra experiencia inolvidable

Poco a poco el camino se convirtió en sendero, entrando y saliendo del bosque sin dejar de ganar altitud. Al llegar a un pequeño refugio libre (en caso de emergencia hay que llamar al teléfono de la puerta para que nos den el código de apertura), el sendero nos dió una tregua, avanzando por una zona lacustre preciosa, ideal para acampar.

El pequeño refugio libre del Preikestolen

A partir de este punto, iniciamos una subida algo mas cómoda, dando un pequeño rodeo por el NE, dejando el Preikestolen a nuestra derecha, pasando por una zona rocosa desde donde se divisa una panorámica sensacional.

Llegando al Preikestolen con el sol escondiéndose en el horizonte

Varios pasamanos y una plataforma de madera nos ayudaron a ganar altitud, llegando hasta lo alto de una pequeña ante-cumbre, con el sol ocultándose muy léntamente.

El sendero atraviesa zonas equipadas por sherpas nepalies

La roca se convirtió en protagonista de la subida, pero no hay pérdida posible pues la señalización es muy buena. Durante la primavera, el verano y parte del otoño suele haber mucha gente, por tal motivo, es imposible equivocarse. El Lysefjord (fiordo) apareció justo delante, mostrándose impresionante a nuestros pies. Es a partir de este punto cuando hay que empezar a tener mucho cuidado, llegando hasta la terraza natural donde se encuentra situado el impresionante Preikestolen, el Púlpito perfecto, colgado a 604m por encima del mar.

La panorámica llegando al Preikestolen es impresionante

Servidor de ustedes en el Preikestolen

Desde el Preikestolen, un senderillo bien marcado nos condujo a una plataforma natural que se levanta unos 20m por encima del Púlpito, siendo el lugar elegido para levantar una enorme pantalla de cine, donde proyectar Mission Impossible Fallout. Acomodarse en la hierba junto a unos 1.800 personas, mientras el sol se pone ante nuestros ojos, con un fiordo precioso a nuestros pies, no es algo que suceda todos los días…

El púlpito en todo su esplendor

Tom Cruise, Christopher McQuarrie y Henry Cavill saludando al público noruego el 1 de agosto

Tal y como afirmó Bjarte Dagestad alcalde la región de Forsand donde se encuentra situado el Preikestolen, – la posibilidad de poder rodar en nuestra región las escenas finales de una película no solo nos aporta una enorme satifacción, sino que a nivel de marketing y promoción turística es algo impresionante, logrando que el Preikestolen sea visto por millones de personas a nivel mundial. Tras la idea de Christopher McQuarrie (director y guionista) Tom Cruise llegó con su manager, quien se interesó en todo momento por la seguridad y el equipo de producción noruego que llevaría a cabo una gran parte de la logística y la construcción de equipos. Convertimos el primer parquing en una base de helicópteros desde donde coordinar transportes y equipos de rodaje. El equipo humano con el que se ha contado es enorme, logrando en todo momento aportar la seriedad y la credibilidad que la escena se merece, por tal motivo, no puedo sino estar agradecido a todos los profesionales que han logrado rodar escenas tan arriesgadas en el Preikestolen. Tom Cruise es muy exigente, se prepara a fondo y no quiere distraerse a la hora de rodar, es extremadamente perfeccionista con su trabajo.

Toda una experiencia poder disfrutar de un peliculón de acción en el mismo lugar donde se rodó el final

El señor alcalde y los máximos responsables de las oficinas de turismo del sur de Noruega destacaron la labor del equipo de producción noruego, levantando en el Preikestolen una enorme plataforma metálica donde colocaron los cables que sujetarían a Tom Cruise y a Henry Cavill durante las escenas finales del filme. Mas allá de la ficción, escalar el Preikestolen no deja de ser una actividad espectacular que cada año reúne a escaladores llegados de todo el mundo, dispuestos a conquistar su impresionante muro.  La pared tiene varias vías, incluyendo la nueva Norwegianstyle, 6a, 6b +, 6b, 6b + y 7a +, abierta en 2016 por Jon Egil Austad y Oyvind Salvesen.

Escalando la pared del Preikestolen

Con un presupuesto de 178 millones de dólares, la película va camino de convertirse en un nuevo éxito para Tom Cruise, quien a sus 56 años, sigue demostrando estar en perfecta forma física para seguir rodando cine de acción. Para terminar, es mi deseo añadir que ha sido un auténtico placer poder contar con la compañía y ayuda de profesionales de gran calibre como son Audun Rake, el guía perfecto y Kristian B. Jorgensen, CEO de Fjord Norway, experto conocedor de la zona (y una máquina en alta montaña).

Víctor Riverola y Kristian B. Jorgensen 

Víctor Riverola i Morera