Categorías
Blog

¿Los Tresmiles de Tena y un filólogo nativo?

Nada como recurrir a los estudiosos locales para tratar de obtener alguna conclusión válida en el terreno de la toponimia. En este caso, en el complicado escenario de las cotas que sobresalen por encima de los 3.000 metros. Una asignatura en la que, antes de servir con un mínimo de decoro nombre alguno, resultan obligados los rastreos por la crónica pirineísta. Allí donde abundan las “encuestas” efectuadas durante más de dos siglos por nuestros antecesores en ese deporte tan peculiar de andar por los cerros, las montañas y los puntales. Sin desdeñar los testimonios autóctonos o los archivos…

El valle de Tena ha tenido mucha suerte. Así, cuenta con un estudio del todo recomendable como resultado de una tesis doctoral de 1979: la del panticuto Juan José Guillén Calvo. Quien la sirvió al público en dos libros: Toponimia del valle de Tena (Institución Fernando el Católico, 1981) y Los nombres del valle de Tena (Comuniter, 2006). Nos limitaremos a hojear esta última obra, dado que es una adaptación relativamente cercana de su predecesora, acaso más adecuada al gran público.

En dicho trabajo no existe un apartado que estudie de un modo directo los Tresmiles de Tena. Sin embargo, los nombres de esas montañas que tanto interesan en nuestro gremio pueden rastrearse con facilidad a lo largo del texto de Guillén Calvo. Donde, a mi entender de profano en asuntos idiomáticos, se ofrecen propuestas sensatas y bien armadas. De sumo valor para quienes quedaron, como poco, un tanto mosqueados con las imposiciones servidas desde esa Lista Soro (legalizada durante el verano pasado), siempre huérfana en explicaciones. Y bien plena en nombrecitos exóticos que, salvo en los no menos misteriosos trabajos de esa Sociedad Anónima (con sede en Zaragoza) que atiende sus Proyectos y Realizaciones Aragonesas de Montaña, Escalada y Senderismo, en ningún otro lugar se han visto. Por más que ciertas almas cándidas anden buscando por todas partes, como se puede constatar si se revisan los enlaces abajo indicados…

Vamos, pues, con ese versionado sobre Los nombres del valle de Tena que alistara en 2006 cierto filólogo nacido en Panticosa llamado Juan José Guillén Calvo. Un texto del todo aconsejable donde nos ceñiremos a sus regiones superiores:

“Escalar-Garmo Negro-Calicos.

”4.1.2. Hay una raíz que de nuevo Dauzat no duda en considerar preindoeuropea, Cala, que ha dado origen a Cara, ambas con el significado de piedra, roca […]. Asocio a estas raíces los topónimos […] Galagueras deras Argualas, Garmo Blanco, Garmo Negro en Panticosa. Hay algunos más en el Valle de Tena […]. Respecto a la denominación toponímica garmo, parece ser que el radical aislado gar-, ger- ha persistido muy raramente y solo en la región pirenaica, la más arcaizante. Garmo significa montaña muy alta y puntiaguda.

”El Garmo Negro está situado junto al pico Argualas, ambos en el macizo del Infierno y perfectamente visibles desde el Balneario de Panticosa. Son dos de los picos que superan los 3.000 metros en el Valle de Tena. Para llegar a ellos desde el Balneario, a una distancia de tres o cuatro horas de camino, se sube por el sendero que conduce a la majada de Argualas. Una vez superadas las primeras cascadas del  Barranco Argualas, el sendero gira a la derecha y sigue de nuevo en dirección hacia los picos. Pasado un pequeño valle pedregoso, ya debajo de las primeras paredes verticales, se toma la senda de la derecha de este valle que más arriba gira hacia la izquierda para llegar al último collado que da entrada al pequeño valle donde se separan las vías de Argualas y Garmo Negro. Es aconsejable llegar al fondo de ese pequeño valle para luego crestear hasta la cumbre del Garmo Negro a la derecha. Argualas queda a la izquierda y es un pico de aspecto cónico redondeado visto desde el Balneario. El Garmo Negro, en cambio, se ve como una cima alargada y redondeada que está prácticamente a la misma altura que Argualas. Desde esta cumbre se divisan al fondo los ibones de Pondiellos y en frente, el pico del Infierno […].

”4.1.6. […] Respecto de por qué un pico de esta naturaleza puede llamarse Escuellas, que significa las colladas, hay que tener en cuenta que todos estos nombres proceden inicialmente de los pastores, quienes en primer lugar dieron nombres a las colladas, majadas y demás lugares que eran de importancia vital para ellos, y que ellos tenían que nombrar y pisotear continuamente. A partir de allí le dieron al pico más sobresaliente del lugar el mismo nombre. Lo mismo ocurre con un pico como el Balaitús. Los pastores empezaron por llamar así al valle que estaba próximo, porque era muy rico en unas plantas o hierbas lechosas, lechacino se le llama en el habla viva, laiteron en francés y cerraja en castellano (sêrra), derivado de la forma de sierra que tienen sus hojas. De nuevo, el mundo de los pastores ha conocido primeramente el valle y le ha dado nombre, que luego ha transferido a la montaña. Así Balaitús significó valle lechoso en sus orígenes […].

”Vignemale-Viñamala:

”4.1.12. Mal, roca. Antonio Badía Margarit aclara extensamente el significado de roca que tiene esta base prelatina, e intenta precisar los casos de confusión con el adjetivo latino malus. Esto es difícil, a veces, dado el aspecto de peligrosidad y amenaza de ciertos parajes rocosos, con sus leyendas de sucesos fatales. El macizo del Vignemale, llamado Viñamala en castellano, lo incluyo aquí por ser un macizo muy conocido en la zona y al que se hacen numerosas excursiones con mucha frecuencia. En realidad, se encuentra en la vertiente izquierda del río Ara, cerca de la zona del nacimiento del río. La relación más vital con el Valle de Tena es el aprovechamiento para el ganado de nuestro valle de la majada que existe en esta vertiente, y que se ha llamado siempre Camachivosa.

”Tanto mala como vinia son consideradas por Dauzat, Rohlfs y otros como bases prelatinas e incluso pre-indoeuropeas. Ambas bases significan roca, montaña. No obstante, Dauzat nos advierte de los problemas que se encuentran cuando se trata de etiquetar muchas de estas raíces. Incluso piensa que en muchos casos hay una larga cadena de derivaciones, en épocas muy diferentes, de unas raíces a otras. En un momento determinado dice, y yo traduzco: “La homonimia entre palabras celtas y latinas no es siempre tan fortuita como la de mala, montaña, y malus, malo, o entre vinia, cima alta (palabra pirenaica: Vignemale, etcétera) y vinea, viña. Puede ocurrir que la palabra latina (o celta) y el topónimo procedente de una base pre-indoeuropea tengan un origen común, que los Latinos o los Celtas hayan tomado esta palabra de sus predecesores de la Europa meridional u occidental y la hayan transformado en mayor o menor grado” (Dauzat, Toponymie, p. 78) […].

”Argualas-Arás-Aruala:

”4.2.2. La base Ar-, corriente de agua, según Dauzat (Toponymie, p. 139), ha de ser pre-indoeuropea, puesto que se había convertido en un sufijo vacío de sentido ya en el ítalo-celta. Tiene una presencia abundante en el Pirineo. Parece haber pertenecido a la lengua de un pueblo que había colonizado el corredor de los ríos Rin-Saona-Ródano, y que más tarde había sido empujado hacia los Pirineos.

”En el valle de Tena hay Argualas, Pico Argualas (Panticosa) ar-olas […]. Alphonse Meillon llama Aruelas a este último (Cauterets, p. 173). En Oz se encuentran Arguala, Sacargualas, Barranco de la Aruala […].

”Las Argualas de Panticosa es el nombre de la majada en la ladera oeste del Balneario de Panticosa, así como el pico que se encuentra en la parte más alta, dentro del llamado macizo del Infierno, junto al Garmo Negro, ambos picos de altura superior a los 3.000 metros. Es una zona llena de torrentes y riachuelos, con una cuenca de valle que almacena gran cantidad de nieve y la convierte en agua a lo largo de todo el año. Es también una excursión muy fácil de practicar, a pesar de la dureza de la ascensión, ya que desde el Balneario, a 1.636 metros de altitud, se asciende al nivel de 3.010 metros, con una duración de unas cuatro horas. La primera mitad de la ascensión sigue una senda cómoda y bien marcada: se sale del Balneario por el lado de las praderas y de la piscina vieja, y se sube zigzagueando a la derecha del Barranco de Argualas, hasta llegar a la primera majada, donde la senda se desvía a la derecha en dirección al ibón de los Arnales, para subir luego en dirección norte hasta la cubeta que queda debajo de los picos Argualas e Infierno. La senda sigue subiendo por la parte derecha de una gran pared y continúa luego a la izquierda pasando por encima de esta gran pared y hacia la última collada que da entrada al pequeño valle último entre los picos Argualas y Garmo Negro, antes de llegar a la cornisa final que da vista a los ibones de Pondiellos, frente al pico del Infierno. Desde esta cornisa, es fácil crestear hacia la derecha para llegar al pico de Garmo Negro, y hacia la izquierda para llegar al pico de Argualas. Ambos picos dominan todo el Pirineo cercano, por su altura, y desde ellos se divisan los otros gigantes de la zona: Balaitus, Infierno, Gran Facha, Vignemale, Midi d’Ossau, Telera, Tendenera […].

”Pondiellos-Pandeblasco:

”4.2.10. Pônte, puente. Esta base latina ha dejado unos cuantos topónimos en el Valle […]. En Sallent existe el término Pondiellos, que en el catastro de 1855 está escrito Pondellos, sin diptongar. Este topónimo, que significa puentecillos, presenta la sonorización profusamente comentada de la consonante sorda tras la nasal […], como ocurre en otros muchos nombres de la zona. En Escarrilla y Lanuza se encuentran las formas modernas de La Puente, normal en el castellano medieval, ha dado el mismo apellido, bastante frecuente en la zona, al igual que en otros muchos lugares.

Pondiellos son los ibones que hay en el macizo del Infierno, entre los picos de Argualas y Garmo Negro y el pico del Infierno. Puede llegarse a ellos por diferentes vías, siendo las más frecuentadas: la vía del pico Argualas, desde el Balneario de Panticosa, desviándose a medio camino hacia el nordeste y entrando por el collado de Pondiellos, a la derecha del Garmo Negro. También, la vía de Grandes Recorridos, subiendo por los ibones Azules y desviándose a la izquierda en la collada de Tebarray. Finalmente, la vía directa desde Sallent, que sube desde la zona del río Aguas Limpias hasta el pico del Infierno […].

”Respomuso-Respumoso:

”4.2.12. Spuma, espuma. Esta base nos ha dejado el ibón de Respomuso. Yo he tenido siempre un especial interés por retener lo que he considerado la forma en que se solía llamar en el pasado. Sin embargo, reconozco que el nombre Respumoso que hoy usa mucha gente se ajusta a su origen tanto como el anterior, y está también más cerca de las formas más antiguas que he logrado encontrar en documentos. No obstante, creo que la forma más auténtica que han usado los nativos en el pasado es Respomuso, con esa doble metátesis, y que la forma Respumoso es una castellanización siguiendo el adjetivo espumoso.

”Este nombre aparece documentado en Meillon (Cauterets, p. 142), quien dice: “Una cascada en la zona de Piedrafita (Aragón) lleva el nombre de Spumous. En esa misma zona están la cabaña y el lago de Darré-Spumous” (detrás del Espumoso). Según añade el mismo Meillon, el autor Picqué, en su obra Voyage dans les Pyrénées Françaises 1789, lo describe Darré Splumous. Finalmente, en la Sentencia Arbitral de 1290, que cita Meillon (op. cit., p. 285), se lee: “… et dera oleta daresplumous ara corada de Vinhamala que confronte ab Servillons, terra de Linas en Espanha…” […].

Estacho es una palabra de origen germánico (stahl) que denomina un tipo de dependencia a la entrada de casi todos los poblados del valle de Tena. Son lugares de descanso y avituallamiento de caminantes, y también parecen haber sido zonas de consumos, impuestos o aduanas. Este último puede ser el sentido más apropiado, ya que nos encontramos en una zona de fácil acceso desde Francia, por los collados de la Peira de San Martín o de la Facha […]. Subimos flanqueados, a nuestra derecha, por el macizo de Garmo Carnicero, y a nuestra izquierda y un tanto alejados, por el garmo y picos de la Frondella […]. Por lo que se refiere a La Frondella, es todo un frente-pared de montañas que enmarca la subida y la cara Norte del circo de Piedrafita. El nombre Frondella procede del latín fronte. En ambos lados de la cordillera se da, como ya se ha dicho con frecuencia, el cambio […]. No olvidemos el pirenaico esfrondinarse, que significa romperse la frente […].

”Tanto Respomuso como Campoplano constituyen una bese agradable para acampar y para iniciar interesantes excursiones a: ibones de Arriel, la Gran Facha, collado de Piedrafita y paso a Panticosa, picos del Infierno, Balaitus y, en general, todas las cumbres que rodean el gran circo de Piedrafita […].

”Aparte de este ibón de Respomuso, en los Documentos de Tena, en el año 1573, aparece un río Espumoso en Santa Elena, que fue el origen de la primera central eléctrica de Biescas. Curiosamente, y relacionado con la vacilación en la escritura y pronunciación de Respomuso, hay que decir que los documentos que hablan de este río Espumoso en Santa Elena lo describen Espumoso en 1573, Espumoso en 1646, y de nuevo Espumoso en 1656, lo que demuestra que esta duda entre las dos formas no es de ahora […].

”La Frondella:

”4.3.4. De la base latina Frônte, frente, encontramos varios topónimos. En general, estos topónimos hacen referencia a paredes rocosas de cierta importancia. El término más conocido es La Frondella de Sallent, una auténtica muralla rocosa al norte del circo de Piedrafita, antes de llegar al macizo del Balaitus. Hay también Frondón en Tramacastilla y Panticosa […]. Vuelvo a recordar aquí que el habla viva usa el término común esfrondinarse, que quiere decir romperse la frente contra algo, donde también se da el fenómeno de sonorización […].

”4.3.10. […] La gente de Sallent tiende a pronunciar Espenunciecha, apartándose de la forma etimológica, por la proximidad del punto de articulación de las dos consonantes y por asimilación con la n que sigue. Independientemente de las razones, hay que respetar la forma en que se pronuncia tradicionalmente […].

”4.3.11. […] El Balaitus o Balaitús toma su nombre del valle o majada al pie del macizo. Hay que recordar que en muchos de los nombres que estamos considerando han tenido una importancia total los pastores, quienes han sido los primeros en pisar muchas de estas zonas y en darles nombre. Los pastores, pues, dieron el nombre a la majada, a la que llamaron valle lechoso por la abundancia de la hierba que en montañés se llama lechacino y en francés laiteron (castellano cerraja, serralia), y que al estrujarla despide un líquido lechoso, que se halla al norte del circo de Piedrafita, partiendo del ibón de Respomuso […].

”Algas:

”4.6.1. La base latina Aquila, águila, nos da los topónimos: Algar (Oz), Algas (Panticosa).

”El topónimo de Algas (Panticosa), prácticamente desconocido hoy, es el nombre de un lugar y un ibón situado en el término de Bergún, a la izquierda de la carretera subiendo entre Panticosa y el Balneario, en las estribaciones del macizo del Infierno. El Documento de Tena de 1727 habla de este lugar cuando dice: “… el río que baja de Algas…”.

”En ambos topónimos se da la metátesis: aquilaalica. Así, el nombre Algas es un resultado de aquilaaligaalga. Del mismo modo, en el Algar de Oz se dan los pasos aquilarealicaraligaralgar […].

”4.8. Denominaciones religiosas:

”[…] Hay otras denominaciones de carácter religioso, como son: […] Picos del Infierno (Sallent, Panticosa); Bachinfierno (Tramacastilla) […]”.

Aparte de las consideraciones anteriores, puede completarse la perspectiva del filólogo panticuto con ayuda de esas fotografías que se publican tras la página 75. Así, en su croquis I aparecen estos topónimos de alta cota: “Pico el Infierno”, “La Gran Facha”, “Las Frondellas”, “Balaitus”, “Garmo Negro”, “Argualas”. En cuanto al croquis V, muestra estos otros nombres de Tresmiles: “Barranco de Arnales (Panticosa)”, “pico Argualas (Panticosa)”, “Pico Garmo Negro (Panticosa)”.

Como se ha podido comprobar, el investigador autóctono no logró descubrir en veintisiete años esas denominaciones tan pintorescas que han ido compareciendo por las producciones de PRAMES SA o por el “Proyecto Tresmiles” fomentado desde la Consejería de Vertebración Territorial, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón. Desde la Lista Soro, vamos. Que cada vez parece más un prodigio de la inventiva regional.

Lo dicho: un experto, pero de los de verdad, aportaba algo de luz en la toponimia de las grandes montañas del sector tensino del Pirineo. Entre 1979 y 2006, ni más ni menos. Proporcionando toda suerte de explicaciones razonadas y, lo más importante, sin tratar de sentar cátedra sobre nada. Sirviendo opiniones sensatas y eruditas, que no imposiciones. Con una actitud a años luz de las maneras que, en mi humilde entender, se desprenden de esa Lista de Tresmiles de Huesca legalizada hace unos meses.

Pongamos término a esta pareja de artículos centrada en Tena y en los trabajos toponímicos donde se citan las fuentes, tal y como hemos visto en los de Francho Nagore Laín o en los de Juan José Guillén Calvo. ¿Y todo el mundo ha operado de igual modo en el mundillo de las cotas de nivel hispanas? Por desgracia, como ya hemos visto en otras entradas, no. Pero, en tanto que nuestros cartógrafos autóctonos dispensaban por oleadas sus maravillas toponímicas sin facilitar su procedencia, en 2016 la Editorial Alpina sacaba a la venta su mapa a 1:25.000 de escala del “Valle de Tena. Panticosa-Partacua-Sallent”. Sin valorar si se dejaron influir o no por las colecciones de nombrecitos que vertía desde antiguo la Sociedad Anónima PRAMES (la competencia), podemos fijarnos en su política de transparencia. Desde la página 2 del cuadernillo que contenía el mencionado pliego se explicaba la editorial de Granollers:

“Queremos mostrar nuestro más sincero agradecimiento a todas las personas del territorio que, de forma desinteresada, han colaborado en la confección del mapa, aportando valiosa información de primera mano acerca de toponimia, caminos y montañismo. Sin su ayuda y dedicación el mapa no hubiera sido posible: José Antonio Ventura (Escarrilla), Jesús Gericó (Sallent), Mariano Fanlo (Sallent), Eustaquio Urieta (Sallent), Esperanza López (Oz), Pablo Laguna (Oz), Francisco Gálligo (Sandiniés), Ana Victoria Larraz (Sandiniés), José Luis Abós (El Pueyo), Sebastián Pérez (Escarrilla), Emilio Cajal (Acumuer), Pedro José del Cacho (Piedrafita), Roberto Ezquerra (Gavín), Ángel Yuste (Gavín), Emilio Muro (Yésero), Ramón Navarro (Lanuza), Pedro Navarro (Lanuza), Fernando Baratech (Biescas), David Naval (Biescas), Ángel Susín (Aso), Francisco Javier Montes (Canfranc), Isidro Ara (Canfranc), José Ángel Aso (Canfranc), Tomás Cobo (Canfranc), Ángel Terrén (Villanúa). Y un agradecimiento muy especial a Javier Aznar, de Panticosa”.

Bravo por Alpina. Aunque, como aragonés que soy, no deje de sentir cierta punzadita de dolor al comprobar que unas gentes foráneas (¿a las que se aludía desde los cuadernillos de PRAMES SA?) trataban de este modo exquisito a nuestras montañas: las que yo creo que son, en realidad, de todos cuantos llegan a ellas con buena voluntad y sin afanes de burda politización.

¿Se entiende mejor lo que quiero decir cuando señalo, con el alma en pena, el tradicional oscurantismo practicado desde cierta empresa, semi pública o medio privada, con sede en Zaragoza? Esa actitud censurable que ahora se ha trasladado hasta un Nomenclátor oficialista de Tresmiles oscenses que acaba de obsequiarnos una Consejería de nuestra Autonomía…

Por Alberto Martínez

Alberto Martínez Embid practica el montañismo desde que era un crío. Últimamente llama la atención su faceta divulgadora, que se podría glosar como firmante de veinticinco libros y participante en veinticuatro colectivos, sin olvidarse de sus más de mil setecientos artículos. Casi todos, de temática pirenaica. Aunque se ha hecho acreedor de tres galardones de narrativa, seis de investigación histórica y siete de periodismo, se muestra especialmente orgulloso del Premio Desnivel de Literatura de Montaña de 2005.

11 respuestas a «¿Los Tresmiles de Tena y un filólogo nativo?»

Pues eso. Llego tarde, pero no lo suficiente como para olvidar mi felicitación. Un gran trabajo el de Guillén. También el de Alpina, que por lo visto no ha caído en la tentación de seguir el camino indicado por Prames.

Sí, un aplauso de los grandes para ambos. No cuesta tanto ser honesto y apoyarse en quienes saben…, para obtener al menos una de las cuatro patas de la banqueta de la toponimia de montaña (según Sallenave). Muchos aspirantes a «celebritys» de eso de los nombres de Tresmiles no saben lo delicado que es un escenario donde existen planos y textos desde hace al menos dos siglos. ¡Ah, y tú nunca llegas tarde, José…!!!

¡Bravo!

Es de recibo recordar, con respecto al topónimo Respomuso, dos preciosas cascadas galas en el Gave des Oulettes de Gaube, a saber; Cascade Esplumouse (inferior) y Cascade Darré Splumouse (superior).

Comparto inmediatamente.

Abrazos

Gracias, Eduardo. Fijo que a una buena porción de nuestro colectivo gustará el modus operandi y la dispensa de datos sobre las zonas altas del filólogo de Panticosa…

Los previos de estos artículos dedicados al “Proyecto Tresmiles”:
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/10/05/una-lista-soro-zombie/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/10/19/una-editorial-sociopolitica/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/10/30/en-busca-de-la-comision-perdida/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/11/09/existen-las-160-razones-no-mentirosas/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/11/17/y-los-expertos-del-aneto/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/11/26/entre-toponimistas-y-ufologos/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/12/01/por-sus-obras-los-conocereis/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/12/04/esas-cosicas-de-prames/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/12/07/una-lista-casaus-en-cuatro-cachos/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/12/10/los-mapas-de-sus-montanas/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2021/01/21/pero-existe-algun-toponimista-sensato/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2021/01/28/subimos-al-pico-de-yristi-eristi-grist-o-heriste/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2021/02/04/buscamos-pedazos-de-monte-por-benas/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2021/02/10/dinamita-y-toponimia/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2021/02/17/las-voces-montanesas-de-tena/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2021/04/08/dos-visiones-del-panticuto/

Son unos fragmentos que, a mí también, me parecen muy acertados. Yo diría que si se va más allá de esto que proporciona Guillén Calvo en las propuestas sobre toponimia, se puede caer en un ridículo espantoso. O en una catequización de crédulos impresentable. Saludos, Luis…

Vaya chasco Alberto. De nuevo parece que nadie ha oido hablar de los 3.000 m de los sabios de la Lista de Soro. Ni siquiera los de Tena. Ni aunque sean filologos. Ni rastro en este texto tan bueno de picos como el de la Breca, el de Casterillet, el del Corral y el de la Liana (¿de la Mona Chita?). Bravo por el Gobierno de Aragon.

Sí, sí: toda una sorpresa. Últimamente estoy evolucionando hacia los temas esotéricos para tratar de entender cuanto han «oficializado» los auto titulados como «expertos» de la por ellos mismos llamada «Comisión Asesora de Toponimia» del Gobierno de Aragón. No sé si alguno de sus «sabios» tuvo un contacto en la tercera fase con marcianitos toponimistas del lago de Artouste, el más paranormal de esa zona del Pirineo… A falta de otra cosa, cualquier explicación me vale, incluso la de que los nativos tensinos del siglo XIX ya leían las aventuras de Tarzán, por lo de la Mona Chita y las Lianas, claro… Imagino que esta última neo-designación para un Tresmil será de tu gusto, Makako…

No me parece mal Alberto que la Consejería de Jose Luis Soro fomente esta Lista curiosa visto lo visto en estos días con el COVID en los informativos. Hay que animar al personal. Y dar materia de evasion de la realidad. Lástima que esas cosas nunca salgan gratis.

Igual nos hemos equivocado todos, y nos hemos tomado en serio ese «Proyecto Tresmiles» que, en realidad, se trataba de una suerte de divertimento o de proyecto de evasión planificado cuidadosamente por los estrategas de la Consejería de marras… ¡Ay, pero qué poco que valoramos a nuestros siempre benignos, benévolos y benefactores políticos autonómicos!

Los comentarios están cerrados.