Categorías
Blog

¿Desde Huesca con amor?

En estas páginas donde se trata de esclarecer el arcano de la toponimia aragonesa de alta cota, se alude con frecuencia a cierta editorial autóctona. De un modo no del todo preciso, hay que explicar a los foráneos, pues al menos existen tres empresas dedicadas a los mapas en esta Comunidad Autónoma. Tanto en la presente como en la próxima entrada nos fijaremos en una firma con sede en la ciudad de Huesca, dado que jugó su papelito en eso de la historiografía de los nombres de las cumbres con más de tres mil metros de cota…

En efecto: puede decirse que al menos circula un censo de Tresmiles fomentado desde la misma capital del Alto Aragón. A falta de otro nombre, no estaría mal que se le designara como la Lista Pirineo. Pues tal es la procedencia de esa relación de las montañas oscenses que se asoman por encima de los tres mil metros de altitud: la conocida Editorial Pirineo, ubicada en el Coso de Huesca. ¡Y resultaría bastante arriesgado adjudicarle al invento apellido alguno, como suele ser de rigor en tales casos!: ya fuese el del editor, ya el de su cartógrafo-geómetra… Este último, un caballero que asimismo se ha ocupado de trabajos similares para la Sociedad Anónima PRAMES, por cierto.

Al ajo, que tenemos por delante bastante material a examen. El insospechado recopilatorio de Techos de Huesca se compondría a partir de una sencillita labor de corta y pega. Simplemente, reuniendo todos esos topónimos que la empresa oscense servía desde la tapeta posterior del cuadernillo que contenía sus mapas. Con excelente criterio, el editor José Luis Añaños Echo quiso contribuir a la difusión de los Tresmiles pirenaicos, tanto los del costado español como del francés, desde sus pliegos a 1:40.000 de escala de la serie “Mapa excursionista de los Pirineos”. Más en concreto, en cuatro de ellos: los números 3 “Valle de Tena-Bal de Tena. Vignemale-Comachibosa. Midi d’Ossau. Balaitús. Infiernos” (primera edición, septiembre de 1997), 4 “Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Parc National des Pyrénées” (primera edición: mayo de 1998; segunda: marzo de 2001; tercera, julio de 2002), 5 “Bielsa-Bal de Chistau. Punta Suelsa. Cotiella. Lardana. Peña Montañesa” (segunda edición: abril de 2003) y 6 “Benasque-Ball de Benás. Parque Posets-Maladeta” (primera edición, septiembre de 1997). Dicho sea sin pretensiones de entrar en un análisis de sus diversas tiradas, sino de recurrir solo a las cartas que tengo a mano.

Que nadie espere grandes descubrimientos toponímicos en estos cuatro pliegos, que pudieron salir a la calle entre 1997 y 2003. Así, las referidas tapetas divulgaban lo que básicamente era una especie de Lista Buyse. Sí, sí: la tan demonizada como popular colección de Tresmiles que nació allá por 1989. Con alguna divergencia o despiste (mínimo) de esta Lista Pirineo respecto a lo que aparecía entre las curvas de nivel de sus diferentes entregas.

Pasemos ya a la cartografía de Editorial Pirineo para el número 3 de su catálogo. No sin dejar constancia de que, para este trabajo centrado en el valle de Tena, se informaba de que se ocupó del “proceso cartográfico” Luis Javier Cruchaga y de la “toponimia” Chesús Vázquez Obrador. El primer citado también se hizo cargo del apartado de “pirineísmo y paseos”, por añadidura. En cuanto al segundo, pues ya se sabe: es uno de los expertos de ese “Proyecto Tresmiles” que acaba de dar lugar a los todavía enigmáticos nombres de la Lista Soro. Por lo demás, las fotos del cuadernillo las aportaba Rafael Vidaller Tricas. Dicho trabajo anda ahora por su sexta edición.

Como quiera que fuese, esta “Breve lista de tresmiles en la zona” registraba, de una forma u otra, un total de 31 grandes picos aragoneses. Conozcamos su identidad para un hipotético festival de nombres autóctonos recolectados (¿con amor?) desde Huesca:

“Sector Balaitús: Balaitús 3.144 m [en el mapa: o Moros]; Torre de Costerillou 3.039 m; Aguja Ussel 3.022 m; Aguja Cadier 3.032 m [en el mapa: pico Cardier]; Pico de la Frondella 3.071 m; Frondella Norte 3.062 m; Frondella Central 3.055 m; Frondella Occidental 3.001 m; Gran Facha 3.005 m.

”Sector Panticosa: Pico Central del Infierno 3.082 m [en el mapa: picos de l’Infierno]; Pico Occidental Infierno 3.073 m; Pico Oriental Infierno 3.076 m; Pico Arnales 3.006 m [en el mapa: Arnals]; Garmo Negro 3.051 m; Aguja de Pondiellos 3.011 m; Algas Norte 3.032 m [en el mapa: Algás]; Pico Algas 3.036 m; Pico de las Argualas 3.046 m”.

Picotearemos un pelín entre los detalles como mera curiosidad. Por ejemplo, en el listado faltaba cierto Tresmil que sí se reseñaba sobre el mapa: la “Torre G. Gardier 3.049 m” [¿dedicada a George Cadier?]. También parecía que el cartógrafo había tenido algún despiste con el entonces pico Anónimo.

Pero avancemos un poco más en busca de esos topónimos supuestamente montañeses que han comparecido por la cartografía aragonesa, desde tiempos recientes, gracias a la activísima Consejería de Vertebración Territorial, Movilidad y Vivienda:

“Sector Vignemale: Gran Vignemale 3.298 m [en el mapa: Pique Longue]; Petit Vignemale 3.032 m [en Francia]; Punta Chausenque 3.204 m [en Francia]; Pitón Carré 3.197 m [en Francia]; Pico Clot de la Hount 3.298 m; Pico de Cerbillona 3.247 m [en el mapa: Zerbillonar]; Pico Central 3.235 m; Monferrat 3.219 m; Gran Tapou 3.150 m; Pic du Milieu 3.130 m; Espalda de Chausenque 3.154 m [en Francia]; Aguja S. Clot Hount 3.115 m; Aguja I. Clot Hount 3.043 m; Aguja SO. Cerbillona 3.051 m; Punta Inferior del Tapou 3.124 m; Punta Superior del Tapou 3.132 m”.

Antes de pasar al siguiente trabajo, vayan unas consideraciones rápidas. Por ejemplo, en esa porción sobre “pirineísmo y paseos” de la que se encargaba Luis Javier Cruchaga se hablaba de los “ibones de Arnals”, del “pico Balaitús o de Moros”, del “pico de Algás”, de la “Pique Longue”… Pero también de la “cresta Russell-Packer”, de “Lascún” y de “Aretille”; imagino que estos últimos topónimos, debidos a errores de tecla. Igualmente llamaba la atención que se citara la “Brecha de Rolando”, escrita tal cual, en la excursión 58.

Hasta aquí lo más reseñable del mapa número 3 del “Pirineo de Huesca”. Avanzaremos hacia el este, viajando asimismo a través el tiempo. Es decir, manteniéndonos en la cartografía de la Editorial Pirineo de 1997. Dejando para la siguiente entrega los pliegos número 4 (“Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Parc des Pyrenees”) y 5 (“Bielsa-Bal de Chistau, Punta Suelsa, Cotiella, Lardana, peña Montañesa”), de tiradas posteriores. Cuestión de atender un poquillo a la cronología.

Vamos, pues, con el número 6 de la referida colección: “Benasque-Ball de Benás. Parque Posets-Maladeta” (1997). Donde constaba como responsable del “proceso cartográfico” Luis Javier Cruchaga, cartógrafo-geómetra, así como del “pirineísmo y paseos”. Sin que nadie pareciera responsabilizarse aquí de la espinosa cuestión de la toponimia de alta cota. En cuanto a las fotos, igualmente eran de Rafael Vidaller. Se diría que este pliego tiene hoy, al menos, una segunda edición.

Antes de nada, parece necesario aclarar que en la parte de las excursiones Cruchaga indicaba topónimos como “Grist”, “Oô”, “Ballibierna”, “Coronas”, “Llosas”, “Claribide” (varias veces: no es error de tecla), “Tuca de O”, “Corones”, “Les Culebres”… Por lo demás, se materializaban por allí otras 83 grandes cumbres en tierras aragonesas que, de momento, reseñaremos según la “Breve lista de tresmiles” correspondiente:

“Sector Posets (Llardana-Lardana): Pico de Posets 3.375 m [en el mapa: o Lardana]; Pico de los Veteranos 3.125 m; Pico Gemelos Ravier 3.160 m [en el mapa: pico de los Gemelos]; Pico de la Paúl 3.078 m; Pico de Bardamina 3.079 m; Pico de Pavots 3.121 m; Pico de las Espadas 3.332 m [en el mapa: (Lardaneta)]; Tuca de Llardaneta 3.311 m; Diente de Llardana 3.085 m; Pico de la Forqueta 3.007 m; Pico de Eriste Norte 3.025 m [en el mapa: o Beraldi]; Gran Pico de Eriste 3.053 m [en el mapa: Gran Eriste]; Pico de Eriste Sur 3.045 m [en el mapa: o Bagüeñola]; Pico Inferior de la Paúl 3.073 m; Diente Royo 3.010 m; Tuca Forao de la Neu 3.080 m; Tuqueta Roya 3.273 m; Punta SE. La Forqueta 3.004 m [en el mapa: o Turets]”.

Y otro pequeño apunte para lo más meticulosos. En el grupo anterior faltaba, o no (que no estaba claro), el “Tucón Royo 3.121 m”. Un Tresmil bonito como pocos.

En fin; continuemos nuestra ronda en busca de esos nombrecitos raros, hoy tan de moda por la cartografía oficialista del Gobierno de Aragón, según los pudo hallar (o no) en su día la Editorial Pirineo de Huesca:

“Sector Perdiguero: Pico Perdiguero 3.222 m; Pico de Clarabide 3.020 m; Pico de Gías 3.011 m [en el mapa: Tuca de O]; Pic de Saint-Saud 3.003 m [en Francia]; Pic Camboué 3.043 m; Pico de Gourgs Blancs 3.129 m; Pico de Jean Arlaud 3.065 m; Pic Belloc 3.008 m [en Francia]; Pic Spijeoles 3.065 m [en Francia]; Pic Gourdon 3.034 m [en Francia]; Pico Seil dera Bacquo 3.110 m [en el mapa: Sellam de la Baca]; Pico Portillón de Oô 3.050 m [en el mapa: Pic Portillón d’Oô]; Punta de Lliterola 3.132 m; Pico Royo 3.121 m; Gran Quayrat 3.060 m [en Francia]; Pic Lézat 3.107 m [en Francia]; Pico Occidental Crabioules 3.106 m; Pico Oriental Crabioules 3.116 m; Pico de Maupas 3.109 m [en el mapa: Malpás]; Pico de Boum 3.006 m; Pico Clarabide Oriental 3.012 m; Pico Clarabide Occidental 3.008 m; P. Lourde Rocheblave 3.104 m; Torre Armengaud 3.114 m; Belloc Punta Central 3.006 m [en Francia]; Belloc Punta Sur 3.007 m [en Francia]; Pico Audoubert 3.045 m; Cap dera Baquo Occid., 3.097 m; Cap dera Baquo Oriental 3.103 m; P. Pequeño Portillón 3.000 m”.

Se puede ampliar la colección. Porque uno diría que faltaban en los cuadros del cuadernillo estos otros Tresmiles que he ido reuniendo tras un rápido rastreo por el mapa: “Hito Occi. Perdiguero 3.176 m, aguja de Lliterola 3.028 m, aguja Jean Garnier 3.025 m, tuca de Remuñe 3.041 m, pico Rabadá 3.045 m, pico Navarro 3.043 m”. Vamos: que los recolectores de montañas de más de tres mil metros habrán tenido que rebuscar por ambos formatos.

Rematemos nuestras pequeñas pesquisas con el último sector de esta primera entrega que llegaba desde la Hoya oscense:

”Sector Maladetas: Pico Aneto 3.404 m; Pico de Alba 3.136 m; Diente de Alba 3.136 m; Pico Mir 3.185 m; Pico Sayó 3.220 m; Pico Le Bondidier 3.185 m; Pico Cordier 3.254 m; Pico de La Maladeta 3.308 m; Pico Maldito 3.350 m; Punta Astorg 3.355 m; Pico Aragüells 3.037 m; Pico del Medio 3.346 m; Pico de Coronas 3.293 m; Espalda de Aneto 3.350 m; Pico de Tempestades 3.290 m; Pico Margalida 3.241 m; Pico Russell 3.207 m; Tuca de las Culebras 3.062 m [en el mapa: tuca de les Culebres o Roca Bllanca]; Pico de Ballibierna 3.067 m; Tuc de Mulleres 3.010 m; Aguja de Alba 3.054 m; Muela de Alba 3.118 m; Punta Delmás 3.170 m; Pico Collado Rimaya 3.265 m; Pico Abadías 3.279 m; Aguja Schmidt-Endell 3.335 m; Aguja Juncadella 3.021 m; Aguja de Cregüeña 3.043 m; Aguja Haurillon 3.075 m [en el mapa: aguja Haurillón]; Tuca Collado Coronas 3.286 m [en el mapa: tuca de la Collada de Corones]”.

De nuevo es preciso indicar que en el pliego a escala 1:40.000 se podía enriquecer el listado con estos otros ingredientes: “Cinco cotas cresta de Llosás 3.065-3.350 m, punta Oliveras Arenas 3.298 m, Forca Estasen 3.028 m, Torre de Salenques 3.111 m, primer Resalte de Salenques 3.127 m, segundo Resalte de Salenques 3.148 m, punta Brecha de Tempestades 3.274 m, punta Russell 3.195 m, Antecima SE Russell 3.205 m, punta Ori. Russell 3.034 m, aguja Sur Russell 3.146 m”. De nuevo, un festival de nombres a porrillo procedentes de la hoy denostada Lista Buyse.

Por lo demás, estas reatas de Tresmiles de Pirineo arribaban a los lectores en un orden tirando a misterioso, puesto que no era el geográfico, ni tampoco el alfabético, ni mucho menos venían por alturas. Se mirara como se mirase su presentación en dos columnas en el cuadernillo anaranjado. Otro pequeño misterio.

Imagino que incluso los tresmilistas más progubernamentales se sentirán profundamente decepcionados. Porque en estos trabajos tan “Made in Huesca” no se veía ni rastro de gran parte de ciertos nombrecitos que desde 2017 iban a aflorar desde esa Comisión Asesora de Toponimia que preside el consejero del Gobierno de Aragón, José Luis Soro. Donde, curiosamente, parece que tomó parte Chesús Vázquez, artífice de las designaciones tensinas para Editorial Pirineo en 1997. Caramba, ¡si a Cruchaga le diera por explicar sus cartas con sinceridad y detalle!

A partir de las informaciones obtenidas en los cuadernillos de Tena y Benasque, he aquí los 114 Tresmiles de los extremos del territorio oscense. Según la editorial por antonomasia de Huesca. Nos quedan por revisar los dos sectores del centro, que dejaremos para la siguiente entrega. Para diversificar un poco la cosa, lo haremos apoyándonos en ediciones más recientes.

¡Quién sabe! Igual hasta logramos descubrir la procedencia de alguno de los topónimos más sorprendentes que acaba de regalar al mundo de la cartografía altoaragonesa la reciente Lista Soro. O quizás no.

Avatar

Por Alberto Martínez

Alberto Martínez Embid practica el montañismo desde que era un crío. Últimamente llama la atención su faceta divulgadora, que se podría glosar como firmante de veinticinco libros y participante en veinticuatro colectivos, sin olvidarse de sus más de mil setecientos artículos. Casi todos, de temática pirenaica. Aunque se ha hecho acreedor de tres galardones de narrativa, seis de investigación histórica y siete de periodismo, se muestra especialmente orgulloso del Premio Desnivel de Literatura de Montaña de 2005.

6 respuestas a «¿Desde Huesca con amor?»

Como alguna vez pude escuchar, lo que no puede ser, no puede ser. Y, además, es imposible. Pero me sigue preocupando el carácter oficial de la lista Soro, que puede tener sus consecuencias. Si mal no lo tengo entendido, debería aplicarse en todas las publicaciones «oficiales», como los propios mapas del IGN. Y esto sí que sería grave.

Bueno, un poco de paciencia, que cuando en unos pocos días despliegue esta «Lista Pirineo» al completo, igual comparecen (y todo) por allí los exóticos topónimos autóctonos-autóctonos-autóctonos (que no inventados) de la «Lista Soro». Mayores prodigios se han visto por estas tierras aragonesas…

Los antecedentes:
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/10/05/una-lista-soro-zombie/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/10/19/una-editorial-sociopolitica/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/10/30/en-busca-de-la-comision-perdida/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/11/09/existen-las-160-razones-no-mentirosas/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/11/17/y-los-expertos-del-aneto/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/11/26/entre-toponimistas-y-ufologos/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/12/01/por-sus-obras-los-conocereis/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/12/04/esas-cosicas-de-prames/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/12/07/una-lista-casaus-en-cuatro-cachos/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2020/12/10/los-mapas-de-sus-montanas/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2021/01/21/pero-existe-algun-toponimista-sensato/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2021/01/28/subimos-al-pico-de-yristi-eristi-grist-o-heriste/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2021/02/04/buscamos-pedazos-de-monte-por-benas/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2021/02/10/dinamita-y-toponimia/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2021/02/17/las-voces-montanesas-de-tena/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2021/04/08/dos-visiones-del-panticuto/
https://blogs.desnivel.com/albertomartinez/2021/04/11/los-tresmiles-de-tena-y-un-filologo-nativo/

Esto parece futbol Alberto. Un Huesca 0, Zaragoza 1. O si lo prefieres una especie de: Editorial Pirineo vs Prames. Una pena de resultado con las florituras toponimicas de por medio.

Es una forma de ver estas cosas, Makako. Una nueva perspectiva. Pero yo diría que con la Lista Soro se le ha metido un gol al pirineísmo. Aunque todavía queda partido…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 4 =