en GPS

GPS IIF-1: buenas noticias para los usuarios del sistema

(Tomado de Space Daily)

+ + + + + + + + + +

Ningún otro sistema espacial tiene tanta influencia en el mundo actual como el GPS. Desde las finanzas hasta la agricultura, pasando por los cajeros automáticos, los vehículos aéreos no tripulados, las misiones de rescate, los desplazamientos comerciales o privados… su abanico de aplicaciones es enorme. El GPS proporciona datos precisos de posición y navegación y servicios de sincronización para usuarios militares y civiles en todo el planeta.

La actual constelación GPS ha alcanzado el máximo número de satélites operativos —una treintena— y las mayores capacidades, en tanto que el número de aplicaciones civiles y militares no ha dejado de crecer.

Lanzado el 27 de mayo, a bordo de un cohete Delta IV de United Launch Alliance, el nuevo satélite GPS IIF-1 acaba de concluir tres meses de pruebas en órbita para validar sus operaciones con el sistema de control en tierra, con otros satélites GPS y con una amplia gama de receptores GPS militares y comerciales. Dado que éste es el primero de los 12 vehículos de la nueva generación IIF que serán puestos en órbita en los próximos años, el ciclo de pruebas al que ha sido sometido ha sido más largo y exigente de lo habitual.

Satélite GPS IIF (©Boeing)

Satélite GPS IIF (©Boeing)

El 25 de agosto, el control del GPS IIF-1 ha sido finalmente transferido al 2º Escuadrón de Operaciones Espaciales, situado en la Base Aérea Schriever, en Colorado (EE UU). Al día siguiente, los controladores en tierra anunciaban que el nuevo satélite (identificado como SVN-62) había sido correctamente configurado.

El paso a la fase operacional plena de GPS IIF-1 supone una gran noticia para los casi mil millones de usuarios que dependen de los servicios del Sistema Global de Posición. Ello no sólo por el hecho de haberse incorporado al sistema más robusto y capaz en la historia del espacio, integrado en la actualidad por 30 satélites operativos, sino, también, porque añade capacidades nuevas y mejoradas para los usuarios militares y civiles, relacionadas con la posición, la navegación y el control de tiempo. Entre ellas:

Mayor precisión a través de la tecnología del reloj atómico

La nueva serie GPS IIF aprovecha la tecnología del reloj atómico más avanzada para mejorar en gran medida la precisión del cálculo del tiempo, que es el corazón del sistema GPS. Estos relojes utilizan patrones de frecuencia basados en osciladores de cesio y rubidio que pueden mantener el tiempo con una variación diaria inferior a 8 nanosegundos (ocho mil millonésimas de segundo).

En las pruebas en órbita, GPS IIF-1 ha demostrado un rendimiento excelente —en algunas categorías, superior al del resto de la constelación—. Dicho rendimiento puede mejorar a medida que progresen los ajustes en órbita.

Mayor resistencia de la señal a las perturbaciones intencionadas

Todo el equipo militar actual utiliza ampliamente la sincronización de precisión y las capacidades de navegación del GPS para realizar misiones de forma segura y eficaz. Eso convierte el sistema en un claro objetivo de todo tipo de ataques orientados a perturbarlo o hacerlo inservible. La señal militar emitida por los satélites GPS IIF tiene un formato especial que la hace más resistente a las interferencias que la de los satélites GPS actuales. Por otro lado, los operadores pueden aumentar la potencia de la señal con el fin de sortear mejor los intentos de interferirla.

Nueva señal civil

Los satélites GPS IIF incorporan una nueva y potente señal de uso civil (L-5), protegida y dotada de un gran ancho de banda, destinada a respaldar las actividades de la aviación comercial y las aplicaciones de seguridad y salvamento. Las aeronaves podrán utilizar la señal para mejorar el cálculo de la posición y la precisión de la navegación y los aterrizajes, además de lograr un uso más eficiente del combustible. Por otro lado, L-5, en combinación con las señales de uso civil más avanzadas, proporcionará a los topógrafos y otros usuarios de todo el mundo una precisión inferior al metro y operaciones de largo alcance.

El procesador a bordo podrá ser reprogramado desde tierra para recibir actualizaciones de software en órbita. Los viejos satélites de la constelación tienen una capacidad de actualización limitada, en tanto que el IIF incorpora márgenes de rendimiento de procesamiento y memoria suficientes para actualizar tanto el sistema de navegación GPS como el sistema operativo del satélite.

Mayor vida útil

Los satélites GPS IIF están diseñados para durar 12 años en órbita. Una mayor vida útil supone menores costes de operación. Los satélites IIF formarán la columna vertebral de la constelación de los próximos 15 a 18 años.

La experiencia demuestra que los satélites en órbita llegan a durar mucho más tiempo del inicialmente previsto. Aproximadamente una docena de satélites GPS II construidos por Boeing están aún en funcionamiento, lo que representa el doble o el triple de su vida útil estimada.

+ + + + + + + + + +

Más información en la página web de Boeing.com.