por

El mundo de los sueños.

He necesitado muchos años para comprender que los sueños tienen un peaje que hay que pagar. Lo que compense, o no, conseguir esos sueños, depende de las personas, pues cada una tiene su universo de ilusiones en la cabeza. Los sueños varian con los años, con la edad y con los avatares de la vida, como la vieja circunstancia que nos rodea y de la que no podemos escapar, pero que tiene también su horizonte infinito por explorar. La verdad es que no hay nada que pueda parar al que quiera llegar a sus cimas de verdad. En estos años viviendo intensamente, he visto gente de toda condición consiguiendo sus montañas. Es totalmente cierto que allí, en las situaciones difíciles todo el mundo es igual.

Negar que la escalada lo ha sido todo para mí, sería negar mi propia existencia. He escalado más años de los que he vivido cuando no escalaba. Pertenezco más que a nada al mundillo de la escalada. Puedo ya decir que sobre todo he tenido suerte por el camino. Otros con errores más tontos perdieron la vida y con ella su mensaje personal.  Otros han tenido accidentes porque arriesgaban. No hay nada escrito que garantice la seguridad en la montaña. Por mucha experiencia que se tenga, la inteligencia humana es una realidad limitada con la que hay que jugar. Llegar a cierta madurez en la escalada puede depender de una educación por lo que se ha vivido respecto al riesgo, pero tampoco garantiza nada.

Mi sensación con todo lo acontecido es que hay que llevar una buena vida en todos los sentidos. Escalar buenas paredes y hacer salto BASE puede significar todo para mi. Pero cualquier montaña o escalada me parece suficiente. Solamente ir a la Pedriza a escalar un poquito me parece un privilegio. Pero una cosa es hacer gimnasia como entretenimiento y otra bien distinta cumplir con tus retos. Sean del nivel que sean tus objetivos, todos tenemos un límite que superar que nos da las mejores experiencias. Creo sinceramente que el enriquecimiento personal pasa a través de esa superación y ahí radica mi problema: que el resto de actividades que no llevan implícita esa superación me parece que tienen que ver con una especie de vida estancada. No digo que sea así para los demás, sino que lo es para mi. Más quisiera yo que mis retos no fueran arriesgados pero tampoco he podido vivir sin ellos. En cualquier caso, superarlos me han llevado sitios que no imaginaba…

He tenido la suerte de conocer en profundidad a muchos de los más grandes personajes del mundo de la montaña. Grandes soñadores. Nunca lo he buscado, ha venido detrás de mis vivencias en la montaña. De hecho no me considero especialmente una persona cercana. Algunos nombres conocidos: Kurt Albert, Tomaz Humar, Tomo Cessen, Leo Houlding, Chris Boningthon, Dean Potter, Ron Kauk, Catherine Destivelle, Jean Christophe Lafaille, y luego nombres menos conocidos con los que también he convivido bastante.  Ellos me han enseñado una parte fundamental de mi vida, han sido mis mejores profesores.

Gracias a la escalada  he visto paisajes que nunca voy a olvidar. Pertenecen a mi riqueza personal, imposible de valorar y mucho menos como para incluir en la lista Forbes. Los grandes días de los que hablaba Bonatti y los pequeños momentos de un paso complicado, una noche despejada o un salto nuevo…

Con el paracaidismo, para mi todo se ha intensificado, hay grandes personajes que vienen del mundo del aire. Apasionados por volar que te transmiten una energía llena de vida. Con el Salto BASE, se unen otra vez la montaña y el espacio de una manera muy diferente. Totalmente enriquecedora.

Estos días convalenciente he leído mucho acerca de algunos que viven experiencias muy intensas con el riesgo. A todos nos ha educado de manera especial a pesar de los accidentes. El último accidente del que he tenido noticia ha sido un poco atroz, Wioleta Roslan era una saltadora con la que hice mis primeros saltos en Noruega. El otro día decidió que después de cuatro meses embarazada haría su último salto, se iba a retirar definitivamente. Saltó como siempre con su marido desde la vía ferrata en Lauterbrunen, pero esta vez  no encontró el pilotillo. Tenía treinta y siete años.

Es difícil lidiar con estos acontecimientos pero es cierto que forman parte de la realidad. También lo es que cada día hay cientos de miles de saltos y escaladas en las que nunca pasa nada, la gente llega a sus cimas y sonríen como si les hubiera tocado el gordo de la lotería.

Kurt Albert con su cerveza disfrutando la vida buena!

 

ADIDASTOP 30 

Facebook Carlos Suarez Twitter Carlos Suarez

www.carlossuarez.es

Consigue el Libro Morir por la Cima de Carlos Suárez

  1. Totalmente de acuerdo con lo q dices de la vida estancada, de hecho a veces me planteo si hago ciertas actividades pq realmente quiero o pq necesito desestancar mi camino, motivación esta última poco aconsejable. Buena idea por cierto lo de pararse de vez en cuando y plantearte cuáles son tus motivaciones reales; para q no haya malentendidos y arrepentimientos.
    Supongo q esta forma de ver la vida será consecuencia de una personalidad llena de inquietudes, algo q aunq nos seguirá creando problemas tb nos aportará momentos plenos q de otra forma considero imposibles de alcanzar. Un abrazo. Dr. Lobez

  2. Que curioso, parece ser que mas allá de los grandes saltos y paredes, tu mayor limite y desafió siempre ha sido encontrar valor, sensaciones y experiencias enriquecedoras en aquello que llamas vida estancada. Literalmente comentas ¨…Creo sinceramente que el enriquecimiento personal pasa a través de esa superación (de tus propios limites) y ahí radica mi problema…¨ Quien sabe, quizá tengas razón en ambas cosas. Te deseo la mejor de las recuperaciones, un abrazo.

  3. Como si un ss servidor fuese maestro suyo de retorica, le señalare un error, le señalare una vacilacion, le señalare un acierto. Ud ha redactado como sigue: «Negar q la escalada lo ha sido todo para mi, seria negar mi propia existencia» [en adelante, 1.] Yo, haciendo uso de una desfachatez inusual, digo q su proposito era redactar como sigue: «Negar la escalada, q lo ha sido todo para mi, seria negar mi propia existencia [en adelante, 2.]
    Aqui, el publico se divide entre gentes q suscriben a. «¿de donde sacara el cretino este q, queriendo CS escribir 2., le salio, a CS, la redaccion 1.?»; y quienes suscriben b. «¿de donde sacara el cretino este motivo para sustanciar una diferencia significativa entre 1. y 2.?»
    Ocupemonos del conjunto de los b. Lease de nuevo 1. Cabe q yo niegue q la escalada lo haya sido todo para CS. Aun asi, cabe q yo en modo alguno niegue la existencia de CS. Otro orden de consecuencias son las q se derivan de la redaccion 2., la negacion de cuya protasis, «negar la escalada», no me confiere seguridad en cuanto a lo verdadero o lo falso de la apodosis, y consiente q CS excogite discrecionalmente acerca de la af. o la negacion de su existencia propia particular. Hecho lo cual, para los b. queda mostrado q 1. y 2. no son lo mismo, qué tipo de error presumia yo, y por ultimo, pero contudentemente, q la cretinez se viene confirmando.
    Ahora, la vacilacion. ¿Q se niega al negar la escalada? [«¿Que es lo contrario de escalar?», tal vez alguien se haya preguntado] ¿No es precisamente la labilidad de las redacciones la condicion del sentido, no es la mismisima puerta de q algo quiere decir «negar la escalada» el propio hecho problematico de q «negar la escalada» no sea ni verdadero ni falso, propiedad mas bien pacata, y q la insensatez abre el camino del sentido, del significado? ¿De q las acciones invisten de sentido, de q las acciones lo revierten, de q ‘en estacion’, en punto muerto y en estancamiento, se esta ventilando lo q nunca se acaba de decir, lo q siempre se balbucea, lo q, sentido con toda la plenitud de la conviccion y la inefabilidad y la infalibilidad, se va rodando por el otro lado con trasponer la divisoria, aqui no queda garantizada otra cosa q las fatigas de sisifo, vivir, pensar, escalar —quedan por delante, son asuntos procesuales, y eo ipso, perennemente incoativos, en eso se apartan se ser, q nos consta como conviccion de la q estamos segurisimos y cuando estamos segurisimos y como estamos segurisimos de los triangulos, (he aqui porqué y cómo, more geometrico, el fanatismo pertenece mas de veras al ‘ser autentico’ q al dejarse llevar, y como el rigor no da garantias ni prueba nada, salvo q hay q estar todo el rato alerta, porq q nos digan las tripas un secreto a nosotros solitos, acontecimiento de indole sentimental, no convierete el sentimiento en nada mas espeso ni substante q un triangulo, motivo poco para deducir la nacion catalana o la ira de alah, por venirse a la actualidad mas rabiosa)?
    En eso radica el acierto, q anuncie. Nadie q pase por su libro, por sus textos, podra dejar de notar la busqueda, la cristalizacion, y de nuevo la busqueda, nadie deja de notar la inquitud radical. Se pasara por alto, con frecuencia, la parte de alumbramiento y generacion de sentido. Lo q fue meramente asombroso, (otra gente hace cosas asombrosas), se va transformando, va emitiendo comunicados, corrigiendolos y aumentandolos, lo q era asombroso —depurandose, alambicandose, esenciandose— evoluciona, se reformula, integra el ultimo reves, se esta convirtiendo en el verso mas peligroso q yo jamas vaya leyendo, en directo, poesia a martillazos, yo haya leido, q yo no se si quiero leer. Porq, con ser mas y mas preciso, nunca va a ser V o F. Hay algo mucho mas demoledor en la poesia q en la razon. Yo tengo razon. —Y qué.
    llafechaprojimfffanatismo es

  4. Hay una contencion en todo lo suyo escrito. (No la hay en nada de lo mio, tal vez el modo de rebasar los limites se convierta, en mi caso, sesishamente quitarlos, liberar los bosque para ver mejor, q corra la palabra, total, paga la merdquel…) Ciertamente, parte se debe a motivo diplomatico, pero esa parte, mas o menos obligatoria, una vez juntada tanta experiencia, supone (supongo) un sacrificio menor. Ud elige, con grande miramiento, ud elige y descarta, prefiere q entre menos a q entre de mas, y sin contraste como es debido. No me lo fiiguro con el calibrador en la mano, pero un poco precisamente por eso mismo, por q la evalucion es de algo cualitativo, no cuantiativo, no por remilgo. Ud elige como quien afina un instrumento, los estimulos son muchos, las vivencias, mas, todas ellas capaces de causar su efecto, todas ellas con esa dudosa latencia. Algunas, por su camino intrincado, y contra todo pronostico, pasaran los filtros, entraran en la galaxia personal y determinaran una re-ubicacion del sistema completo, ya sabe de que le hablo, pura astrofisica, estiraran algunas orbitas, incrementaran el año, ya sabe, materia de segundos. Ya sabe: ha recortado etiquetas y sobrantes de mapa, ya sabe, los ha colocado en una balanza, y el total no era desdeñable. El problema, cuando se expande su sistema, es averiguar por donde meter la tijera. Y ahi, en materia de ‘alta costura’ (detormes uso la expresion, vaya el recuerdo para el, y venga su palabra) el tiempo, cuando se domina la cosa, no es importante, sino el criterio. Porq estamos admitiendo en el zurron de la intimidad un bolido, una descompensacion, a cambio de un rendimiento, que lo compensa. Y hay dias en q a uno literalmente el aire lo derriba, y no queda otra q figurarse cuanto meneo uno tolera. Ud para, sanea la carena, ud admite a un polizon en primera, remite a un timador a las bodegas, se hace a la mar. El asiento, sigo, de tanta singladura, como quiera q el habitaculum es accesible, va decente, nombra los puertos, las fortunas o tormentas. (Vaya aqui el reconocimiento de la.compañia, y siempre, el de la tripulacion. Q si dice q tuvo muchos y grandes profesores, yo se, se sepa, q es maestro y profesor parigual con ellos, ni quien lo dude, menos para mi, que es mejor. Yo me doy los caprichos que me da la gana, y como puedo probar mi suficiencia, y nadie desmentirla, queda dicho. Esperimente el sahumerio cada cual, soy mefistofelico por lo exquisito, sulfuro a voluntad por cada y poro y por todos a la vez, si me se pone, cuando quemo mirra e incienso e goma arabiga, es q la visita lo merece, y yo dispongo ilimitadamente de esa
    sustancias suntuarias, fragantes, honoreferentes, y las puedo trenzar tambien hasta el punto de ocluir la capa de ozono. No me falta a mi criterio tampoco, no se piense, oiga, no me distraigo de las lecturas inmortales para apreciar un tebeo, hagame caso, el caso CS es de entidad para desnivelar la historia, en concreto a la de españa le mete un zarandeo q no la va a conocer ni la madre q la pario, y con la de españa implico todas, uno viene muy puesto en la generl estoria como para andarse con contemplaciones, los estasises de los extaticos de Messner, alla se las compongan, q me alegan dolomitas, yo, cayandome en voz templada como la de las cigarras del agora tiria me cayo de Riglos, pero pongo a mssna a remangarse en la pedra, con a, q es como se dice y lo q yo estimo. Y ventilado el asunto alpino. Por lo literario, el mesna este parece tonto, sera porq tiene la misma de chuster, sera porq irrumpe con imbecilidades del porte de «esta claro q el alpinismo va contar historias», sera por lo q sea —sera porq por la parte de las.dolomitas uno q contaba historias era el de il deserto dei tartari, el dino buzzatti aquel, q tambien escalaba, y el conjunto de narratore y romanzi le deja al bueno de.messna con el culo al aire. A mi no me tiren de la lengua, q me conozco. Las lumbreras q me quieren pasar como oraculos, en parte literaria, a CS no le cubren ni por el defenestrado menton, ¿que no tienen por que?, no, no tienen por que, pero no quita. Q me viene todos como lelos q si el mesna, q si el bonati, parcen uds bobos, ya q no fatigan paginas de merito en parte lieraria, un poco de cabeza, vayan a parte q mejor conozcan, a ver si se les hace un poco de luz, por amor de dios, q se les lleva la ola de papanatismo q anuncio machado y ecolaleó ortega, criaturas.)
    Ud afina su instrumento, y yo contaba como es dable ver ese ejercicio, como se va cumpliendo, con el devenir de su libro (digo su libro y se q no haga justicia a otros q firma, pero es q, uno, yo leo mejor señaladamente uno de ellos despues de este, y, dos, no quiero dar la impresion de q haga falta cursarlos para mejor inteligencia de lo presente, yo soy un enfermo de las paginas, tomo muchisimas pastillas, si, q pasa, escuchen y acaten, es por demas la predica mi supuesta falibilidad, yo en la intimidad se la converso a dios, a brausen y otro dos o tres, no a uds, q me vienen al abordaje en patera y con disfraz de garfio del corte ingles, alonso de contreras le quemo culo al guatarral, le hundio el hijo suyo de aquel corsario q en 4 siglos no levanta cabeza ni otras cosas levadizas necesariamente para incluir las presuntos de la casa raleig honorablemente en donde los lores, y yo hago hilo con contreras porq puedo, porq quiero y por otra razon q han perdido hace tres renglones, uds con piterpan, vale, pero luego no se quejen, no me lloriqueen, es q como no.se.cuantitos escribio malamente diez pordioserias en una libreta y articulo mortis, y los demaaas nooo, la superficialidad suya en achaque de literaturas fazañosas los ha rezagado a la condicion ñoña depauperada, cuando escrituran los mayores, se mira y se calla, no se asome la cresta presuntuosa de ignorar extenuantemente que paso en la austral, por noticia de unos mentirosos q cien, doscientos años mas tarde, calentandose las manos en las chascas y tapandose los lomos con las maderas de barcos y campamentos españoles, juraban inaugurar rutas y bautizaban a siniestro y a siniestro total, son uds unos paletos, lean por aca, conforme a.sus entendimientos, lean a CS, o a otros alpinistas de nota y letra, bien cerca los tienen, me sublevan, oiga ud, me se llevan los diablos, la.trivializacion del viaje, la cretinizacion del oriente (ya mesna no cargara con eso, por lo fino le toca el sanbenito a hesse, por lo super mega tonto, a los bitels, q se fueron a la india con conservas de vacuno, y tabaco, a contagiarse de no se q guru de pega y no se q luz de sacro coro angelico, y fumar a escondidas, mas o menos la ejecutoria de eliade, tiritando en el.ashram, y desalojando la bicha-cobra, q es muy letal, a base de buenas palabras en cada vez en mejor sanscrito, lean el desglose de gran barata en el segundo tomo de mito y epopeya, de dumezil, no siempre se apellida uno perez), la superficializacion de las escalada, la hipertrofia de la cresta, y no te quiero no contar cuando se abaja toda melindrosa porq llega un los huber, yo lo he visto, o mesna discurre una simpleza…) ud, por derecho y con las veras, pule su verso—la poesia es aquello en q nada puede cambiarse, JRJ dicebat— y yo lo amontono —y si la poesia es tal, ait JRJ, es tal, entonces lo q hace neruda no es poesia, puesto q todas las palabras se pueden cambiar de desorden y de translugar—, es una cuestion de temperamentos, no hay mas; ud ha construido, se decia en otra sede, un personaje, sras y sres, a base de mencionar los horizontes actanciales q pesan en 25 añitos de andar por ahi, por la playa, en vivo y en directo, para todos uds, yo no se q tal se recibe donde ud q sea mas grave una enumeracion de nombres propios de glorias inmarcesibles de persona, q otros igualmente propios solo q toponimos, y ha hecho, niños y niñas, miren aca, bailar la peonza en los ochavos, y ha ido saltando a los ojos un derviche, y —esta todo ahi, y dije, es bueno tenerte por ahi, investigando, lo retiro— ese loco loco girar sin dejarse vuelta, por probidad e inclinacion no se ahorra una sola, da sentido, significado a unas vidas raras, dando la persona. Entender una cosa, es entender la otra. Pero claro, en este lio de paralelismos, hace brotar alpinismo a golpe de persona, y yo ya no quiero entender mas, cuando esto empezaba, cuando israel era niño y yo mismo era caton, el alpinismo lo asestabamos en cualquier lugar. Entendiamos pobremente, pero en todas partes y de cualquier manera, entendiamos. Ahora corre todo por su cuenta, sin sitios, rebosado de pioneros y de vanguardistas, ahora, despedazada luna a bocados, (hay q ser astronauta y fon praum, por lo
    menos), y echas a la mar las naves armadas con las uñas de los muertos (yo no quiero ni contarlos, pero dan para la flota), duele ver cómo hay que construir un alpinista legitimo desde el cero universal hasta el aparte de diez, cada uno selecciona, doce nombres, q sepultara una calamidad de estrepito. Amor fati, y yo ya desprecio esta hora crepuscular y este gallinero, aqui no hay modo de afinar. Yo aparto los ojos, yo leo. Prueben, no hay q irse tan lejos.

  5. Carlos, el » peaje de los sueños «, como tú lo describes, es necesario para enseñarnos a distinguir entre un anhelo caprichoso, y una intención sana de realizarnos.! Que siempre «tengas suelto» para poder pagarlo ! Un abrazo y cuídate

Los comentarios están cerrados.