en General

Patagonia

Estoy en un locutorio del Chalten. Somos cinco los que estamos apretando las teclas de los ordenadores. Seguro, dos o tres habremos mirado el tiempo, como cada dia, con la esperanza de que en el grafico de precipitaciones previstas haya un hueco ago mas grande que lo que se anuncia. hace unos dias la ventana iba a durar dos dias, no es mucho, pero bastante en terminos Patagonicos. Pero conforme se va acercando la ventana, ese hueco sin barras verces se hace mas pequeño. Ahora ya solo se prevén unas 20 horas de bueno, para dentro de dos dias. Vine aqui con la mala idea de intentar la Ferrari en el Torre. No es la primera vez que vengo con esa idea, aunque siempre abierta a cambiar de opinio, porque Patagonia es la tierra de la improvisacion, y si no se aprovechan esas escasas y ruinosas ventanas, aunque se tenga que bajar el liston hasta la altura de las rodillas, es muy posible marcharse con el material igual que llego, despues de secarlo y la espalda y las rodillas tan machacadas como la moral. Esta vez si, decia convencida, me toca la ventana buena. A puro de insistencia, será…
Pero de momento no ha sido. llegue con mi compañera colombiana, Katty, en los ultimos coletazos de una superventana, de mas de una semana, que casi no la creian ni los locales. En mi obsesion con el tiempo consultaba muchos dias desde mi casa el tiempo y pude ver con impotencia esa ansiada ventana. Todos me preguntaron al llegar,- llegaste a la ventana? -No- respondiamos optimistas- pero habra otra, seguro. Para primero de año, con el cambio de luna vendra otra buena- Repetimos una y otra vez, como si los deseos de buen tiempo pudieran influir en algo.
Ahora, a cuatro dias de fin de año observo el meteograma una y otra vez. He aprendido a interpretar los graficos, y he consultado el tiempo en los ultimos meses mas que en toda mi vida. Pero el deseo no espanta las nubes ni las borrascas y de nuevo me encuentro aqui cambiando planes y viendo como las posibilidades por el Torre se esfuman de nuevo.
A cambio la vida social toma gran importancia y esas incursiones en la montaña con un tiempo infernal me hacen apreciar mucho mas ese sol que tan poco se ve aqui, y le dan gran valor a las montañas. Porque es el viento y las tormentas los guardianes de estos tesoros, y sin ellos la Patagonia no seria lo mismo.
Comenzare el año esperando, regalando a estas montañas mi tiempo, ese tiempo que se nos va de las manos año tras año y que es el tributo a pagar a cambio de tocar estas preciosas montañas.

  1. Animo Cecilia!
    Seguro que os sale un ventanon! la esperanza nunca se pierde, y en está ocasión tendreís suerte.

  2. desde el sureste español, unica zona del pais donde veremos el sol estos dias, comparto tus sentimientos y te animo a seguir esperanzada. Ojala que este sol que veo, el mismo que alumbra esas cumbres, se habra paso y se quede contigo. feliz año!!

  3. Ánimo Cecilia.
    Desde Galicia te digo que nunca llovió sin que al final escampara. Paciencia y felíz año nuevo, y que los reyes en vez de ventana, te traiga un ventanal.

Los comentarios están cerrados.