en Cecilia Buil, General

Multiaventura en Noruega

Hace ya unos dias que llegamos a Rjukan. Al llegar a Oslo nos recibio una nevada intensa y el frío que cabría esperar por estas fechas. Para mis compañeros, Hernan, Alfonso y Nano fue su primera visita a tierras noruegas. Para mí es el quinto o sexto viaje desde que en el 2004 viniera por primera vez. Entonces el hielo significaba para mi un mundo casi desconocido, que descubría a base de frio, miedo y muchos largos de segunda. Hace ya dos o tres de años que siento el hielo como parte importante de mí, es como si el frío no fuera tan intenso y el miedo estuviera metido en el bolsillo de mi chaqueta, mirando en silencio, sin distraer mi atencion, sin interponerse entre los piolets y el hielo, como un hermano mayor que me cuida…tambien es  ahora cuando realmente  disfruto en largos verticales.
Juvsoyla, segundo largo

Juvsoyla, segundo largo

Tomamos contacto en Krokan, un sector deportivo que convierte la escalada en hielo en diversion pura. La aproximación es casi nula y por la tarde le da el sol de refilón. El hielo estaba muy duro debido al frío intenso que debió de hacer los dias anteriores y los aparentemente inofensivos largos se conviertieron en una lucha por clavar los piolets, los tornillos y las puntas de los crampones. Los antebrazos se quejaban por este calentamiento, pero finalmente llegamos a la conclusión de que era cosa del primer día.

Nano a punto de matarse

                                                                                                                                                                   Nano en Krokan

 En los días siguientes escalamos algunas de las clásicas del lugar, incluyendo la joya de la corona, Juvsoyla, un sexto grado precioso,  con grandes coliflores y multiples formas de colores ocres y amarillos con un ambiente aereo y alpino. Al comenzar a escalar me sentia nerviosa, como quien se enfrenta a un examen que llevas bien preparado  pero de gran importancia. Conforme ibamos avanzando los nervios se disiparon y disfrute enormemente los largos.

Tercer largo

Tercer largo

Despues de esta vía pensamos que era buena idea relajar en Rjukanbadet, un centro acuático tipo balneario con Jakuzzis, Saunas, piscinas, toboganes, trampolines y hasta un pequeñísimo muro encima de la piscina en donde pulir un poco nuestros olvidados callos, para despues dejarnos caer en el agua templada. Hasta nos permitimos el lujo de pedir un menu consistente en hamburguesa, patatas y bebida por un precio que no quisimos traducir en euros. Salimos nuevos

 

Las hamburguesas mas caras del mundo

Las hamburguesas mas caras del mundo

Todo iba perfecto,  pero faltaba algo… todos somos de vocacion multiaventura, y, sin saberlo de antemano, debido a la nieve que caería copiosamente al dia siguiente ibamos a practicar el  pringuing», deporte que consiste en pasear material por sitios absurdos y engorrosos para no llegar a ningun lado, acabar mojado hasta las orejas  y volver por donde has venido con sensacion de haber hecho el gilipollas . -Quizas hubiera sido mejor haber descansado hoy- pensamos, pero el caso es que no lo hicimos. Estuvimos haciendoo el primer largo de Lipton, para ver como pintaba y protegernos durante un rato de los copazos que no paraban de caer, y despues,  en vista de las malas condiciones para escalar algo de  apretar, ya que caian continuas purgas de nieve polvo, decidimos hacer una de las vias faciles que todavia no habiamos hecho. Abrimos huella hasta la rodilla por un corredor, para despues escalar sobre hielo cubierto con un palmo de nieve, en medio de una intensa nevada. Ibamos sin cuerda, ya que era bastante facil. Llego un momento en el que el hielo cubierto se transformo en costras de nieve dura que caian con facilidad y empezo a darnos miedo. Entonces nos encordamos. Al llegar a unos 20 metros del final de la via, en donde se encontraba el unico tramos interesante nos encontramos con que habia unos 6 metros de hielo fino podrido que se rasgaba al apoyar el piolet sobre una placa lisa imposible de proteger. Intentamos pasar por la izquierda pero era nieve suelta-mas de medio metro- sobre una placa de roca a unos 60 grados.Paaabajo. Mojados y aburridos de bregar bajamos de nuevo hasta el cañon para despues subir de nuevo por el mismo cansino corredor que habiamos bajado por la mañana, con el material empapado y las caras de pringaos. Asi es la multiaventura en Noruega, hay posibilidades para todos los gustos.

¿Dónde está Wally?

¿Dónde está Wally?

  1. Me voy a Noruega el martes (Oppdal), y espero no hacer mucho el «pringuing» ni pasar mucho hambre porque no hay para Hamburguesas. Que bueno que hayan podido escalar Juvsoyla, felicidades y que vaya muy bien.

Los comentarios están cerrados.