en carrera por montaña

Achóndite » trail running «

Una vieja leyenda que se remonta al S.XVII, nos cuenta como una joven bruja deZugarramurdi sopesaba muy preocupada ,los sucesos acaecidos siete meses antes y que desembocaron en el Auto de Fé celebrado por el Santo Oficio (Inquisición) enLogroño (en la calle Herventia hoy Portales) los días 6 y 7 de noviembre del año 1610,donde fueron quemadas en la hoguera cerca del Pozo CubillasMaría Zozoya y cinco “brujas” más (5 habían muerto en  cautiverio).
La brujilla se encontraba reunida en akelarre con otras “colegas” en la famosa cueva y en el momento de la aparición de Lucifer, con su «disfraz» de macho cabrío, la joven se negó a adorarle como  hacían el resto. El demonio enfurecido la expulsó dando gritos y visiblemente contrariado: << – ¡ Fuera de mi vista ,fuera de estos montes! -…la brujilla Achóndite salió a la explanada, montó en su escoba y emprendió el viaje …Cuando ya amanecía el siguiente día, la brujilla descendió unos metros y voló lentamente hacia unos pinares que le parecieron acogedores. Los sobrevoló varias veces hasta que encontró un barranco lo suficiente frondoso, tranquilo y coqueto como para afincarse en el. Allí construyó Achóndite su cabaña…>>.
El caso es que todas las leyendas tienen un «poso» de verdad, y un barranco que corta el pinar de Vacarizas o Vaquerizas, entre términos de El Rasillo y Ortigosa(Camero Nuevo) se le conoce como Barranco de Achóndite y en su base hay unas bucólicas tenadas, en tiempos de La Mesta, fue un lugar muy frecuentado.
Cualquier escusa es buena para salir a correr (extrapolable a andar o ciclar) por magníficos bosques de pino silvestre, haya, roble rebollo, roble quejigo, encinares y verdes praderas, por pistas, caminos y sendas, con el aroma que queda en el ambiente tras una tenue lluvia (txirimiri) y con el piso amortiguante…
-Si somos silenciosos y prestamos atención ,no será difícil ver además de ganado ,entre otra rica fauna, algún corzo o ciervo, como el rebaño de entre 10 o 12 cierv@sque cruzaron por delante de mi a poco más de 40m, desapareciendo en la espesura .
Lo dicho ¡ una pasada ! …Como los caparrones de Anguiano que preparó mi cuñada…-.