en General

«AMORFOS SIN CAUSA»

¡Muy amorfo tiene que ser el paso para que yo no lo pueda hacer!, repitió su cabeza la misma frase que tanto usaba en el plafón. Y quizá era cierto que aquella vía -mitad caliza, mitad manteca aragonesa- nunca se proclamaría como la meca de la escalada en Aragón. Aquella ruta en vertical, llena de pasos tan complicados de entender como Rajoy hablando inglés, estaba haciéndole sudar las dos últimas cervezas del día anterior.

 

Con pico y pala avanzó hasta lo que consideró «un descanso», que le obligó a bloquear hasta los pelos de los pies. En apenas dos segundos una mirada hacia arriba, que le decía que estaba a medio camino de la salvación, y una hacia el suelo, ordenada por las risas de sus amigos por meterlo en semejante emboscada. Un segundo más tarde, magnesio, soltar brazos, magnesio, soltar brazos y un ¡joder! recordando que ayer, como mínimo, sobraban otras tres cervezas más y la osadía de atreverse a encadenar hoy «amorfos sin causa». Tras un resoplido y una bicicleta anatómicamente imperfecta, entró en la zona de placa como si eso fuera a ser un alivio. Sin embargo, dos chapas después, su cara era exacta a la de Leonardo Dantes en la taza del servicio con el propósito de hacer un muñeco de barro.

 

Un nuevo parón y un nuevo «¡muy amorfo tiene que ser el paso para que yo no lo pueda hacer!» salió de su cabeza esta vez de forma más suave. Y es que su cuerpo, algo separado de la pared, con  su mano izquierda estirada muy por debajo de sus hombros, sus pies a la altura de su cintura y un dudoso agarre invertido para su mano derecha, tenía la misma lógica que un sudoku terminado por Bisbal.  Como si de ello dependiese su vida, sujetó su mano derecha y fue a la minúscula regleta desde donde tenía que rebotar al siguiente agarre.  Después, un grito en el vacío, cuatro metros de caída y un tirón de cuerda admitían que había perdido ese combate. Sin embargo, algo dentro de él, revelaba que se había declarado una nueva batalla que no terminaría hasta ser conquistada, aunque para ello tuviera que superar la testarudez y el record de Chris Sharma de intentos fallidos en un vía.

Salud y recuerda «muy morfo tiene que ser para que tu no lo puedas hacer»

Buenas escaladas…………..

  1. Vale…, paredes, subir, llegar, caer, volverlo a intentar…, pero vamos a lo esencial.

    Preguntas de una profana:

    -Por que es tan importante llegar?
    -Por que hay que superarse cada vez? Por lo que piensen los demas? o por lo que piensa uno… de si mismo?, De verdad eso hace que nos sintamos mejor?
    -Hasta cuando dura esta competición?
    -y la ultima…Que pasa, cuando … ya no puedes seguir compitiendo contra ti mismo?

    Molarian posts, hablando de todo esto.

    Lo digo por que si hay respuesta a estas preguntas, tal vez debería empezar a escalar

  2. Buen post Citro, que se creen estos canijos jóvenes, ¿que lo han descubierto todo?….El zorro es sabio por ser viejo, no por ser zorro. Saludos..

  3. Amiga M, voy a intentar responder a tus preguntas para que puedas empezar a escalar cuanto antes.
    Llegar no es que sea especialmente importante, pero una vez que se ha salido hay tres opciones: quedarse en el camino, volver atrás o llegar… tú decides para que has salido.

    Superarse puede estar bien, entre otras cosas, para estas dos: para mejorar el concepto que los demás puedan tener de uno, y para mejorar el concepto que uno pueda tener de sí mismo… tú decides si esto te puede hacer sentir mejor.

    La competición dura hasta que uno decide que ya no quiere competir más; esto en el caso de que uno compita contra sí mismo, porque si compite contra otros puede ser que sean éstos quienes no quieran competir, y entonces uno se quede sin rivales. No entiendo por qué planteas qué pasa cuando ya no puedes seguir compitiendo contra ti mismo, porque este caso sólo puede darse cuando uno ya está muerto… aunque no sé si las almas pueden competir… habrá que preguntárselo a Rouco.

    PD: Citro, ¿seguro que Sharma tiene el récord?… lo miraré en la Wikipedia que me lo pregunta la Tiesa.

  4. Hola Citro.

    Yo querría dar mi opinión sobre el arcoiris de postín del día del orgullo gay que te sale por detrás.

    Opinión:
    ¡PERO QUÉ COJONES ES ESO!! (queda muy morfo, sip)

  5. Gracias por la respuestas, me he quedado igual, debe ser que las preguntas, no eran muy inteligentes… disculpad las molestias.

    Esta claro que la escalada no va a ser lo mío, así que … a otra cosa.

  6. No te lo tomes a mal M. No es que las preguntas no fueran muy inteligentes…lo que pasa es que eran bastante fáciles. Si lees despacio otra vez las respuestas ya verás como te aclaras. A lo mejor te entrarán otra vez las ganas de que te apetezca empezar a escalar.

  7. No me lo tomo mal, amigo.
    Solo recordarte, que las preguntas no eran para ti. Pero como eres tan listo, seguro que puedo hacerte otras para que me ilumines con tus, inteligentes e ingeniosas respuestas, no te preocupes, las leeria despacio, para no perderme ninguno de tus sofisticados matices.

    Aunque creo que no tendríamos que a aburrir a los demás con ellas, así que si es este el rollo que te va, puedes darme tu correo, y así podré responderte como mereces.

Los comentarios están cerrados.