en Sin categoría

Desgaste del equipamiento

Como todos sabemos, el material que encontramos en las vías de escalada, sufre un desgaste por el propio medio y por el uso continuado.

Al ser cada día más personas las que practican la escalada, este desgaste de los parabolt o químicos, mosquetones, cintas, descuelgues, etc., se ha visto acelerado en algunos casos, por lo que debemos comprobar su estado siempre que empezamos a trabajar una vía, ya que en los últimos meses se han visto diversos casos de accidentes por este tema.

     

En el caso de los descuelgues (tanto en desplomes como en vías en las que hay mucha afluencia de escaladores que suelen ser los materiales más dañados), a parte de la revisión, una manera de conseguir alargar la vida útil del material sería que cada uno usara su propio material mientras trabaja la vía, es decir, llevar algún mosquetón para los descuelgues, poner las cintas express para retirarlas en el último pegue, etc. De esta forma, se conseguiría que el material anclado a la pared estuviera en mejores condiciones al rebajarle la carga de trabajo, y no sería un desgaste enorme en nuestro material, sino sólo un uso normal del mismo.

Cuando hablamos de materiales textiles, debemos tener en cuenta que, en el exterior, su resistencia baja al poco tiempo del uso, y al estar al exterior, su desgaste será muy alto debido a la exposición al sol, humedad, lluvia, etc., por lo que la manera de ahorrarnos un susto, aun resultando incómodo en algunos casos, es sustituirlos por material propio, es decir, colgar nuestras exprés en el tiempo en el que estemos trabajando la vía con el fin de asegurarnos de las condiciones del material.

En resumen, estas son unas cuantas precauciones, pero en último caso, lo recomendable es revisar en cualquier caso el material de la vía, asegurarnos de sus condiciones, y proceder con cuidado en función del estado de la misma para evitar problemas que nos pueden hacer pasar un mal día.