en Orientación

Perdiendo el Norte

Toda precaución en la montaña es poca, lo ideal es que conozcamos bien la zona a la que vamos, el recorrido a realizar, y llevemos mapa de la zona y brújula. Pero no está de más saber algún que otro procedimiento de orientación SIN mapas ni brújulas.

Otros procedimientos de Orientación

El Sol:

Tal y como nos enseñaban de niños, y de una forma general, el Sol sale por el Este, se pone por el Oeste, y en su punto más alto señala el Sur.

Península Ibérica horas de salida y puesta de Sol (horas solares, no oficiales).

Según esta dirección, Este – Sur – Oeste, es lógico pensar que la cara sur de paredes, muros, tejados, árboles, montañas, etc. estará más seca ya que recibe más sol (donde de el sol) mientras las zonas más húmedas, verdes, con mayor cantidad de musgo, hielo, nieve e incluso mayor vegetación nos indicará generalmente la cara norte. Así de una forma general podríamos decir: 

Las paredes, muros, tapias, ruinas, peñascos, etc. presentan más humedad e incluso musgo en su cara Norte.

Los tejados: en su cara Norte tendrán más humedad, musgo, los restos de hielo, nieve resistirán más tiempo.

Los árboles: si observamos el tronco, su parte más verde o húmeda nos indica el Norte (las más seca el Sur). En el tocón (parte del tronco que queda unida a la raíz cuando lo cortan por el pie), sus anillos son más estrechos hacia el Norte, mientras que hacía el Sur son más anchos (capas más separadas).

La vegetación: mayor cantidad de vegetación en la cara Norte.

La nieve: más cantidad de nieve, hielo en la cara Norte. Si hay poca nieve, está deshecha, etc. nos indica el Sur (más sol antes desaparece).

El viento: según en la región que estemos habrá viento con determinadas características, direcciones dominantes que producirán efectos como pueden ser árboles inclinados, acumulación de arena, nieve, etc Para esto debemos saber los vientos típicos de esa zona, no los que haya solo en ese momento.

Las aves: las direcciones que siguen en sus migraciones periódicas son Sur al final del otoño, y Norte cuando comienza primavera.

Los insectos: bajo la corteza de los arboles están en cara sur. Las hormigas depositan en las entradas del hormiguero unos motones de arena, estos están situados al Norte para cobijarse del frío.

Los animales: en invierno que buscan refugio de los vientos fríos y se sitúan en el Sur. En verano buscan siempre la sombra que indica el Norte.

Las veletas: además de indicarnos el viento llevan en su base un cruz señalando los puntos cardinales (no todas)

Los relojes de sol: al necesitar sol para indicarnos la hora, estos relojes que encontramos en las paredes de los edificios están orientados al Sur.

Las Iglesias: el altar principal está frente al Oriente, si la planta es de Cruz Latina los puntos de la Cruz señalan los puntos cardinales.

En esos procedimientos de orientación hay que tener en cuenta que la orientación por indicios naturales puede estar influida por los vientos, forma del terreno, etc será más fiable si observamos estos sistemas de forma aislada, además puede que la veleta, Iglesia… esté mal orientada por eso es mejor no usar solo un método ya que para todo hay excepciones. Debemos usar más de un método.