Javier Selva

DE VUELTA EN DUSHANBE

Bueno amiguitos, ya estamos de regreso de nuestra aventura en la capital de Tayikistan. Espero que a falta de noticias de primera mano, los relatos de Estela os hayan tenido entretenidos y haciendoos una idea aproximada de por donde van los tiros en este pais y con esta clase de expediciones. Gracias otra vez por su valentia y sensibilidad asumiendo el reto de contar nuestra historia solo con su imaginacion y dominio del lenguaje.

Parece que ya se nos ha olvidado que hace algunos anos, no muchos, cuando uno se marchaba de expedicion se despedia de su gente hasta la vuelta, que podia ser varios meses. No existia internet, los telefonos no funcionaban como ahora, etc, etc (de los satelites ni hablamos).

Creeis que soy el tipico abuelo cebolleta que se pasa la vida exagerando… os voy a contar una historia, y que conste que solo tengo cuarenta y cinco anos. En el ano 1988 (hace dos dias como aquel que dice) Manu, el nuestro, el de esta expedicion, se encontraba en Huaraz (Peru, Cordillera Blanca). Su expedicion a los Andes duraria dos meses. Cuando habia trascurrido un mes escalando montanas, un dia en una calle de Huaraz un peruano le pregunto si era Manu. Entonces tampoco habia tantos espanoles haciendo montanas por el mundo. Al decirle que si, le respondio que se pusiera rapidamente en contacto con su familia de Espana. Cuando llego a la casa del amigo peruano donde se alojaban, este le confirmo, que, efectivamente, habia un mensaje de Espana y que debia llamar con urgencia a su casa. Cuando llamo a su mujer, esta lo comunico que su padre estaba agonizando. Manu regreso a toda prisa y dos semanas despues su padre fallecia. Lo revelador de esta historia no es su final, una cosa asi nos puede pasar a cualquiera. Lo clarificador para ver como han cambiado los tiempos es que, la mujer para poder localizar a Manu en Peru habia llamado a Radio Nacional de Espana, que entonces tenia un servicio de personas desaparecidas. Radio Nacional atraves de Radio Exterior de Espana y enlazando de radio aficionado a radio aficionado habia conseguido llevar el aviso hasta Huaraz, en Peru, que entonces solo era un pueblecito entre gigantescas montanas. Y alli, en el mismisimo culo del mundo, habian localizado a Manu para darle la mala noticia. Anda, que lo mismo que hoy dia. Solo tenemos que darnos una vuelta por los campos bases de los ochomiles, el del Aconcagua y tantos otros que parecen autenticas ciudades.

Pues como Huaraz en el 88 es como hemos estado nosotros en Tayikistan. Sin llamadas, sin noticias, y por supuesto sin poder enviar fotos, ni nada de nada. Esta es la montana que nos gusta y esta es la vida que nos interesa. Y mientras podamos sera la nuestra.

Esta tarde os contare algunas cosas de nuestro pico