Lara Magdaleno Huertas

Funeral de Estado

En el año 2014, la comunidad científica decretó la muerte del glaciar Okjokull
en Islandia. Cinco años después se colocó una placa a modo de lápida que
advertía a las generaciones venideras del futuro que correrían los demás
glaciares.

Hoy, año 2024, la muerte de los glaciares ha pasado a ser algo no excepcional,
igualmente dramático, pero previsible y con tristeza, asumido.
Ya no se ponen lápidas, o eso creo, o tal vez se ponen, pero ha dejado de ser
noticia, porque cada año asistimos al retroceso, al deterioro, a la morfina lenta
que los aniquila con calor y sin dolor.

¿Sin dolor? Quizá eso creemos y sucede igual que con el famoso experimento
de la rana hervida, ese ensayo en el que el batracio no logra escapar de la olla
cuando la temperatura del agua aumenta progresivamente, porque al principio
la rana estará cómoda y después, aturdida y cuando quiera escapar no podrá y
morirá escaldada.

A lo peor eso sucede con los glaciares, que ellos mismos intentan adaptarse,
gotean un poco, nos regalan un pequeño lago, se esfuerzan en congelarse
cada raquítico invierno…y finalmente mueren sin remedio, abrasados.
Con tanta muerte internacional de glaciares, debería crearse un protocolo de
actuación, algo así como un código de conducta en funerales, porque, seamos
claros, cada vez vamos a asistir a más desapariciones de hielo y conviene
saber cómo actuar.

Personalmente, la desaparición de estos neveros históricos me parece un
asunto tan serio que requiere una actuación a la altura, un funeral de Estado
para ser exactos, pero no para hacer el paripé, sino para tomar conciencia de
cómo comportarnos ante esta pérdida.

Ojalá hubiera un protocolo para evitar la muerte del hielo. Ojalá no tuviéramos
que decirle a nuestros hijos y nietos, “por aquí pasé yo cuando esto era un
glaciar”.

Comparto su dolor.



2 comentarios en «Funeral de Estado»

  1. Fantástico, Lara!!!
    Ojalá estuviéramos realmente concienciados de lo que le estamos haciendo al Planeta….relatos como el tuyo ayudan.
    Felicidades una vez más por otra “pequeña” obra maestra, da gusto leerte!!!

    Responder

Deja un comentario