Lara Magdaleno Huertas

La sociedad y la nieve

Tras el alud de premios Goya a la película La sociedad de la nieve, de Juan Antonio Bayona, un lugar inhóspito, remoto y frío se ha colado en nuestras casas con la misma fuerza y estrépito que las masas de nieve que se desprenden de las laderas inclinadas.

Pablo Vierci escribe que “cuando a un hombre se le quitan todas las capas, queda un corazón que se abre”. Yo me pregunto qué queda cuando a una montaña se le quitan todas las capas, y no las de basura únicamente.

¿Nos queda una montaña admirable en belleza cuando se le quita la nieve?

El Cervino, o el Dru, se descomponen. Pierden trozos de su silueta, pero les queda nieve. ¿Qué sucederá cuando su anatomía no sea ya reconocible? ¿Seguiremos queriéndolos como si fueran una montaña con demencia, de la que ya no queda nada de lo que fue salvo una cascarilla?

¿A dónde irá el recuerdo de la nieve que ya no volveremos a pisar? ¿Tiene un lugar reservado, como los besos?

La montaña de la película es el escenario. La nieve podría hasta ser “el malo” Tal vez tú mismo has sentido alguna vez en alguna ruta que se ha alargado más de lo normal, la mirada desafiante de las cumbres, un ambiente hostil de la montaña, miedo, inquietud, insignificancia ante la grandeza de algo inerte que parece vivo.

Ni la montaña ni la nieve son malvadas. La nieve no es más que un conjunto de millones de gotas de agua cristalizadas que en ocasiones se comporta como un solo organismo, que, a pesar de no estar vivo, sufre metamorfosis y cambios como si lo estuviera.

¿Se mueren las montañas bajo toneladas de basura? Tal vez se conviertan en un zombi y quizá, con el tirón que tienen las películas de muertos vivientes, las cumbres pasen a ser famosas por su fragilidad y su historia merezca ser contada, leída, valorada, criticada y premiada.

La sociedad de la nieve será la reflexión acerca del comportamiento humano, La sociedad “a por” la nieve para los plantadores indiscriminados de estaciones de esquí en los secarrales, La sociedad “bajo” la nieve para poner de manifiesto el drama del permafrost, La sociedad nostálgica de nieve, fabricante de nieve, consumidora de nieve…

¿La sociedad “en simbiosis” con la nieve?

Será por títulos…



12 comentarios en «La sociedad y la nieve»

  1. ¡Muy buena reflexión! Incluso, la sociedad contra la nieve podría unirse a los posibles títulos, conscientes de conseguir objetivos para alimentar el ego humano, nuestra especio inconsciente hace daño y mata montañas y demás formas hermosas de expresión de la naturaleza. Una llamada a cuidar lo que nos hace vivir. Gracias Lara.

    Responder
  2. Lara vuelve a hacernos pensar, a apartar la mente del ruido. Nace silencio en mi cabeza cuando la leo.
    Enhorabuena por tanta verdad entre tus letras, es como si fueras la secretaria de la madre naturaleza.

    Responder
  3. La basura que se acumula en las montañas da pie para la película de terror La suciedad en la nieve.
    Pero mientras llegue este estreno, por favor, ¡que le den ya a Lara Magdaleno el Goya al mejor blog!

    Responder
  4. Los seres humanos somos la única especie capaz de destruir lo que necesitamos, esperemos que nuestra capacidad “racional” por fin nos haga reaccionar para evitar tal destrucción, aunque sea por puro egoísmo. Lara siempre nos hace reflexionar y cada vez la intuyo más pesimista al respecto …. yo también lo soy

    Responder
  5. Se me ocurría añadir La Sociedad Sin la Nieve… pero quizá el futuro sea con nieve, aunque a destiempo y fuera de su lugar, ¿quién sabe los derroteros del cambio climático?
    Me quedo pensando títulos hasta tu próxima entrada en el blog…

    Responder
  6. Felicidades de nuevo Lara. Una vez más, tus relatos invitan, casi obligan, a reflexionar sobre lo que estamos haciendo con las montañas y en realidad con el planeta entero… Y todavía me sigue sorprendiendo como consigues, con tan solo unas líneas, abstraerme por completo de todo lo que me rodea, y eso no es fácil!!! Sigue así Lara, no dejes de escribir.

    Responder

Deja un comentario