por

Viaje de regreso a España: Primera parte

La última noticia que tuvimos sobre Pedro fue que regresaba a España tras haber intentado seriamente realizar el ascenso. Sin embargo, estuvimos en desconexión con él debido a su vuelta. Como ya contamos en la última entrada, Pedro se encontraba en Skardu.

Puesto que el viaje de Skardu hasta Islamabad era de unas 30 horas de duración en autobús (las carreteras son peligrosas y se encuentran en mal estado), la vía más convincente era embarcarse en un avión. Sin embargo, este avión no vuela siempre, sobre todo si hay mal tiempo, ya que no hay torre de control y el vuelo es prácticamente manual, sin automatismos.

Pedro, que en esos momentos no tenía ni siquiera el billete reservado, fue a tomar ese vuelo con la sorpresa de que éste estaba lleno. Sin billete de vuelta a Islamabad y con los ánimos bajos, fue sorprendido por un hombre (que supone trabajaba allí) que le cedió un billete en blanco, donde debía poner su nombre y subir al avión. Tras unos momentos de duda, finalmente se embarcó y a día de hoy aún no sabemos quién era esta persona.

Tras subir al avión, tal como nos cuenta nuestro escalador, mantuvo conversación con un superior del vuelo que finalmente le invitó a pasar a cabina. Según Pedro, fue una de las experiencias más impactantes, ya que volar entre valles debajo de montañas de más de 5000m es impresionante. De hecho, esto es así hasta tomar altura, todo pilotado de forma manual.

Una vez llegó a Islamabad con la intención de subir al avión rumbo a España le informaron de que su vuelo había sido cancelado sin previo aviso.