por

Vuelta a casa, vuelta al Circo

Después de un verano en el que, gracias a mi trabajo de guía, he viajado desde las heladas y blancas paredes del Alpamayo (Perú) hasta la rojiza y abrasiva  caliza de Taghia (Marruecos), por fin ha llegado el momento de regresar a casa. Por suerte, para mí volver a casa no solo significa descansar en Toledo, también supone volver a Gredos. En esas montañas, a orillas de la laguna Grande del Circo, escalé mi primera vía de roca (los Abulenses) y mi primera cascada de hielo (Chachi falls). A ellas vuelvo cada año, tanto en verano como en invierno y, como dice mi amigo Oscar, «el Circo siempre te sorprende». Este verano ninguno de los dos hemos faltado a nuestra cita y, además de disfrutar del reencuentro con los amigos del refugio Elola, en el Circo de Gredos he descubierto nuevas vías de roca. Entre ellas cabe destacar «La torre de Abi-Amir» en la cara sur del Ameal de Pablo abierta este mismo verano por Braulio Exposito y Joaquín Gracia. Aunque tenemos algunas diferencias de opinión en cuanto al grado y el material necesario para la vía, solo puedo felicitar a sus creadores por este trabajo. Esta es una de las muestras, tal vez la más significativa, del regreso de los aperturistas al Circo de Gredos. Las paredes que se levantan a orillas de la laguna Grande tal vez no sean las más largas de la Península, ni siquiera del Sistema Central, pero si están situadas en un verdadero ambiente de alta montaña en el que la aventura está asegurada. Actualmente, allí se pueden escalar desde pequeñas y fáciles vías de deportiva, hasta rutas de más de 200 metros sin apenas equipamiento fijo en un granito de buena calidad. El Circo os espera a todos, no dudéis en disfrutar de esta nueva función.

  1. Siempre es una alegría saber que vuelves a estar entre nosotros, y poder oír o como ahora, en esta nueva faceta, leer tus experiencias. Espero que el invierno nos brinde la oportunidad de realizar alguna invernal juntos en esa tu segunda casa «Crico de Gredos».

    Me gustaría que nos contaras que tal tu ascensión al Alpamayo.

  2. Hola Julio, me alegro de volver a saber de ti. En cuanto a lo que me preguntas sobre el Alpamayo, la verdad es que el viaje fue una pasada, montañas preciosas, buenos amigos, buen trabajo…Te pongo algún comentario con fotos en el blog para que veas más detalles.
    Un abrazo y hasta pronto.

Los comentarios están cerrados.