Categorías
General

DESIERTO, PAREDES Y AMIGOS

Como lo prometido es deuda, esta vez voy a ser fiel a mi cita y contaré algunas cosas sobre el viaje que hemos hecho a Argelia.

El Sáhara cerca de Tamanrasset
El Sáhara cerca de Tamanrasset

El 25 de noviembre salí hacia las montañas del Hoggar. Situadas en el sur de Argelia y al norte de Tamanrasset, estas montañas son únicas no solo por la belleza de sus rojizas paredes si no porque su base esta cubierta de la arena de uno de los desiertos más grandes del mundo, el Sáhara. Imaginaos un lugar con paredes rojizas de en torno a los 300 metros de altura rasgadas por diedros, fisuras y chimeneas verticales y rodeadas de millones de kilómetros cuadrados sin ninguna población estable, sólo los pequeños campamentos de los nómadas Touareg.

Gran Diedro del Adaouda
Gran Diedro del Adaouda

Los pobladores de esta zona desértica sobreviven en uno de los lugares más áridos de la Tierra, con un clima durísimo que permite la supervivencia de muy pocas especies. Esto hace que los recursos para vivir con los que cuentan los Touareg sean realmente mínimos pero, a pesar de ello, son personas de un carácter amable, acogedor y simpático y están siempre dispuestos a ofrecerte un hueco en su campamento o un vaso de té para calentarte en las gélidas noches del Sáhara. Durante nuestra estancia en Argelia hemos escalado en paredes como las del Adaouda, Elefante, Ihaghen y Tizouyag.

En las placas del Elefante
En las placas del Elefante

Todas merecen la pena tanto por las vías como por el paisaje que las rodea. En todas predomina la escalada de diedros y fisuras salvo en el Elefante que es un domo granítico similar al Yelmo de La Pedriza y compuesto de placas homogéneas con pequeñas regletitas en todas sus vertientes.

Si tengo que destacar alguna de las vías que hicimos por su belleza, creo que me quedaría con la Nouvelle Lune (6b+, 290 m) del Tizouyag y el Gran Diedro del Adaouda (6a+, 140 m).

En la "Nouvelle Lune" del Tizouyag
En la Nouvelle Lune del Tizouyag

En cualquier caso, pienso que lo más destacable de la actividad es el ambiente en el que se ha desarrollado. Todos hemos disfrutado de nuestro viaje por esas paredes desérticas acompañados de viejos amigos y haciendo otros nuevos. Los Touareg rápidamente se ganaron nuestra confianza y, a pesar de la austeridad a la que obliga el desierto, hicieron que disfrutásemos tanto de las escaladas como de las hogueras en los campamentos y las bromas y risas durante las cenas.

Cena Touareg
Cena Touareg

Un abrazo para todos ellos y hasta pronto.