por

CHOGORI

Hola de nuevo, mañana salgo hacia Canadá con Carlos y Carmen para escalar en roca en los Bugaboos y Squamish, os iré contando todo lo que hagamos.
dsc03766-pequeAntes de esto, además de hacer kilómetros de unas montañas a otras, he tenido tiempo para escalar unos días cerca de casa, en el Circo de Gredos. Aprovechando que ha llegado Fidel para reforzar la plantilla del refugio, una de las tardes que él estuvo libre, nos acercamos a la Pared del Refugio para entrenar un poco. Esta pared esta situada muy cerca del Elola a unos 10 minutos de aproximación. Miguel Ángel Vidal, Carlos Gallego, Oscar Morales y otros amigos se encargaron de abrir, durante los 80´s y 90´s practicamente todas las lineas escalables. La pared mide unos 100 m y se caracteriza por tener una primera parte más vertical o desplomada, dependiendo de la vía, y después pierde inclinación progresivamente. Las dos clásicas de cierta dificultad son la Vidal-Caballero y la Chogori.
Ambas superan en sus primeros largos dos techos bastante espectaculares. Empezamos por la Vidal-Caballero que actualmente está reequipada con parabolts. Al segundo intento, tanto Fidel como yo, encadenamos el largo (más o menos 6c). Para que calentase Fidel estuvo perfecto pero yo baje con los antebrazos «pidiendo el cambio». Como se trataba de entrenar un poco le propuse a Fidel que intentásemos el primer largo de la Chogori.
Cual fue mi sorpresa cuando Fidel aceptó sin pensárselo demasiado, ya me veía haciéndome un estribo con una cinta y utilizando todo tipo de artimañas para superar el techo. Teníamos alguna referencia de escaladores como José Manuel Palacios (Bolo) que había intentado liberarlo hace algunos años y nos dijo que podía andar en torno al 7a.
dsc03797-pequeNos pusimos a probarlo y después de un par de intentos nos dimos cuenta de que con un poco de suerte y usando todos los «trucos de alpinista» que pudiesemos juntar entre los dos; empotra una rodilla allí, encaja el gato en la fisura, agarra aquel microcanto que es medio bueno, etc. tal vez pudieramos encadenarlo…
Dos intentos más y ambos pasamos por el techo y llegamos hasta la cadena del descuelgue con cierta dignidad. Finalmente lo habíamos encadenado y ya teníamos excusa para disfrutar de unos vinitos después de la cena en compañía de los amigos del refugio Elola. CONCLUSIÓN: EL CIRCO SIEMPRE TE SORPRENDE.
Hasta pronto.

  1. Enhorabuena!!!

    Vaya maquinas. Joer que envidia me has dado con eso del vinito en el Elola, que recuerdos, jejeje
    Y que razon llevas en que el Circo siempre sorprende…y que siga asi muchos años

    Ya tengo yo ganas de ir a escalar en roca al Circo, que entre unas cosas y otras vamos aplazandolo. Tenemos en mente los Hermanitos, pero hay muchisimas vias en tu libro que nos llaman la atencion y habra que probar.

    Muchas gracias por seguir enseñandonos todas esas escaladas que haces en Gredos.

    Un saludo y mucha suerte en Canadá

Los comentarios están cerrados.