por

VACACIONES EN KALYMNOS

Por fin de vacaciones!. Me ha costado engañar a algún amigo pero al final Fidel se dejo convencer y hemos venido a pasar unos días en el paraíso de la escalada deportiva: Kalymnos. Esta isla sería una más del Egeo sin nada de especial si no fuese por la peculiaridad y calidad de la roca de sus paredes calcáreas. _DSC0190-bajaAbundan los enormes desplomes como la Grande Grotta, de más de 50 metros, surcados por espectaculares chorreras grisáceas y anaranjadas y salpicados de tufas (estalactitas calcáreas) por todas partes. La escalada es excepcionalmente atlética y mantenida aunque, de vez en cuando, encuentras una tufa suficientemente grande como para sentarte en ella, bajar los brazos y permitir que la sangre vuelva a circular por ellos. Llevamos cuatro días aquí y tengo los brazos que no puedo ni levantar el tenedor para comer. Como no tenemos muchos días de vacaciones, hemos hecho una selección de las mejores vías de la isla y nos pasamos el día de chorrera en chorrera y de tufa en tufa intentando encadenar algunas. La mayoría de las vías superan los 25 metros y muchas llegan hasta 35, 40 e incluso más. DSC04245-bajaOs podéis imaginar cómo quedan los brazos después de seguir durante 35 metros el recorrido de una chorrera, pinza tras pinza, peleando desde el primer metro hasta el último. Los sectores más recomendables son Poets, Ghost Kitchen, Grande Grotta, Spartacus y para los más fuertes Sikati cave. En el pueblo de Masouri, muy cerca de los sectores principales, os podéis alojar por menos de 10 €/persona y alquilar una moto por unos 8 €/día. Incluso en estos últimos días del mes de noviembre la temperatura es bastante agradable y, al sol, se puede escalar en manga corta o sin camiseta.

La verdad es que, acostumbrado a viajes en los que te levantas a las tres de la mañana, desayunas una infusión con unas galletas y te pones a caminar durante horas a temperaturas bajas para llegar al amanecer a un trozo de hielo que no sabes muy bien cuanto aguantará, esto de hacer vida de escalador deportivo es un lujo. Nos levantamos a las 9, desayunamos de todo, nos preparamos tranquilamente y caminamos media horita para llegar a las vías. Ghost Kitchen-bajaEmpezamos a escalar, hay parabolts por todos lados, bastante cerca unos de otros, la roca es excepcional, nada se rompe, no hay matojos, no aparecen bichos raros en las fisuras, no hay que hacer cola en ninguna vía, tampoco caen œmeteoritos por todas partes como en algunas paredes de la península, nadie se enfada porque los de al lado no dejan libre una vía, hay tantas, tan buenas y de todos los grados que todo el mundo encuentra la suya. En definitiva que esto sí que son vacaciones aunque¦ya empiezo a echar de menos los piolets, crampones, el frío, la nieve, el hielo, es decir, EL ALPINISMO.

  1. Hala que pasada!!!!!
    Joer que raras esas formaciones en la pared ¿no?

    Tu si que sabes montarte unas vacaciones Raul.

    Y si, yo tambien empiezo a echar de menos la nieve en Gredos, a ver si ya pronto podemos sacar los piolets y crampones.

    Un abrazo

  2. Qué maravilla. Yo me voy ahora a Kalymnos en diciembre unos días y me gustaría conocer más cosas de la isla. Cómo habeis llegado?? Dónde se cogen los barcos??? Si eres tan amable te mando mi correo y si pudes ciontestarme a lo de los barcos te lo agradecería.

Los comentarios están cerrados.