Desnivel Blogs

Los artesanos de la montaña (Chamonix-Aiguille du Midi)

Cumbre del Mont BlancPara iniciar mi experiencia como “blogger”, me gustaria agradecer de antemano la confianza que los responsables de Desnivel depositan en un servidor, pues supone para mi un inmenso honor el poder plasmar mis inquietudes y las de nuestra productora a través de este blog. Para empezar, os propongo realizar un viaje al pasado, pues este año se están realizando en Chamonix una serie de obras con la intención de actualizar todas las instalaciones de tierra de uno de los teleféricos más espectaculares del mundo, el de la Aiguille du Midi. Por ello, me decido a dedicar mi primer post a los responsables del teleférico de Chamonix a la Aiguille du Midi (pasando por el Plan de la Aiguille) a los pies del Mont Blanc.  El valle de Chamonix y la Alta Saboya en general están de enhorabuena, tras el éxito de la primera edición, se ha vuelto a publicar la obra œLa Epopeya de los Teleféricos (œL´Epopée des Téléphériques, Neva éditions) escrita por el periodista Philippe Bardiau, gran conocedor de la evolución técnica y humana de los Alpes, alpinista y un gran amante de la montaña en general. La obra se ha convertido en uno de lo libros más vendidos este año en los Alpes franceses. A través de sus páginas, Bardiau rinde un sentido homenaje a los pioneros que con su arriesgado trabajo acercaron cumbres como el Mont Blanc, la Aiguille Verte, el Mont Maudit, el Mont Blanc du Tacul o la Dome de Gouter, a miles de alpinistas que pueden aprovechar en este caso los servicios de ciertos teleféricos. A nivel mas espiritual, en la obra se ponde de manifiesto como ayuda al ser humano el hecho de poder disfrutar de las cumbres nevadas que culminan los Alpes, alejándonos del caos urbano al que muchos de nosotros nos vemos sometidos. Especial atención merece la construcción del teleférico de la Aiguille du Midi, y el telecabina de la Valle Blanche, que asciende hasta los 3.790 metros. En la actualidad es el teleférico con mayor verticalidad del mundo y el segundo mas alto de Europa por detrás del teleférico del Klein Matterhorn (3.820m) en Zermatt (Suiza). Durante diez años, el teleférico de la Aiguille du Midi fue el más alto del mundo hasta la construcción en 1960 del teleférico del Pico Espejo en Mérida (Venezuela) que alcanza los 4.765 metros de altitud. Philippe Bardiau destaca la história de la Aiguille du Midi, donde el esfuerzo humano solo es comparable al realizado años atrás en el Jüngfraujoch y en el Monte Pilatus en Suiza.img_8198.JPG El primer interesado en la Aiguille du Midi fue el millonario suizo Marc F. Eugster, quien tras hacer fortuna en los Estados Unidos, se retiró a vivir a los Alpes franceses removiendo cielo y tierra  para poder abrir una via de aproximación al Mont Blanc desde Chamonix. Junto a diez compatriotas ingenieros, Eugster inició en 1911 la construcción de un trazado que partiendo de Chamonix, llegaría hasta los 3.600 metros en el  Col du Midi, pero sea por la falta de seguridad o por la dificultad  de trabajar a gran altitud, en 1927 el proyecto se cancela alcanzándose los 2.400 metros en la estación intermedia. Coincidiendo con la inauguración del teleférico de Le Brevent, en 1938 se reabre el proyecto y Henri de Peufeilhoux instala a gran altitud una linea de 15.000 voltios. Los problemas con la altitud, el frio y la falta de presupuesto vuelven a frenar los trabajos, hasta que en 1949 entra en acción Dino Lora Tocino, conde de Cervinia y gran experto en remontes mecánicos en Courmayeur (Puente Helbronner) y en Breuil Cervinia (Plateau Rosa). Con una capacidad de liderazgo fuera de lo común, el piamontés propone lanzar un cable directamente desde el Col du Midi hasta la estación intermedia, creando un remonte de 3.100 metros de longitud que salva 1.500 metros de desnivel sin una sola pilona. Un año más tarde se decide construir la estación superior en la misma Aiguille, perforando la roca a más de 3.700 metros.El Col du Midi estaba muy expuesto al viento y a la nieve y de esta forma, las cabinas entran directamente en la roca sin problemas aprovechando la muralla de la propia montaña.En 1950 la Aiguille du Midi recibe la visita de seis guias (Gaspard, Pession y Ottoz  junto con los tres hermanos Demarchi) equipados con un enorme cable que servirá de referencia para que los operarios construyan la linea del futuro teleférico. Los seis œhombres araña realizan un espectacular rappel descendiendo toda la cara norte de la Aiguille con la satisfacción de ver su objetivo cumplido. A partir de ese punto, se inician las obras de construcción de la estación superior, excavada dentro de la roca justo en la artista cimera, a 3.727 metros y desde donde se construirá un ascensor que llevará a los visitantes hasta la cumbre de la aguja a 3.842 metros de altitud.En 1956, con el trazado inaugurado, Lora Totino se encargó de completar el recorrido en telecabina hasta Italia a través de la Valle Blanche, una de las travesias sobre glaciar más espectaculares de los Alpes. En 1991 se realizaron obras de mejora en todo el trayecto (Chamonix Plan de l´Aiguille – cumbre) respetando al máximo el entorno, quince empresas se encargaron de cambiar todo el cableado, los motores, las cabinas y los sistemas de seguridad que a partir de ese momento estarian completamente informatizados. En el año 2003, Francia volveria a demostrar su potencial con la inauguración del primer teleférico de dos pisos del mundo, el œVanoise Express que une las estaciones de esquí de La Plagne y Les Arcs.

1 comentario en «Los artesanos de la montaña (Chamonix-Aiguille du Midi)»

  1. Efectivamente un trabajo descomunal y un gran desafió técnico en aquella época. Pero detrás del ideal de querer hacer la montaña mas accesible, la realidad es que el teleférico de la Aiguille du Midi es una atracción turística para el beneficio (económico) de la compañía del Mont-Blanc y de los guías de Chamonix.

    Personalmente y aunque haya utilizado sus servicios ocasionalmente vería con muy buenos ojos su desmantelamiento.

Los comentarios están cerrados.