Categorías
Cultura

A POR LOS BOSQUES Y LAS LLANURAS DEL NORTE DE ALEMANIA

40 AÑOS DE INTER RAIL, EUROPA DE NORTE A SUR
1 de julio de 2012

Tras dejar atrás Escandinavia, bajando desde Goteborg a Copenhague, desde la capital de Dinamarca seguimos bajando hacia Hamburgo.

Resulta curioso y a la vez fascinante cruzar con un ICE dentro del ferry el estrecho (Mar Báltico) que separa las islas danesas del continente y Alemania.

De Hamburgo seguimos hacia Berlín con el tren internacional (Checo-Alemán) que sigue hasta Dresden y desde Berlin nos fuimos a dormir a Franfurk del Oder, mítica población fronteriza con Polonia. Digo mítica porque hace unos 70 años, los tanques alemanes y los soviéticos se las tenían por estas tierras, mientras los judíos eran deportados a los campos de concentración y exterminio. Los bosques y los prados del norte de Alemania son ideales para recorrer en bici, disfrutando de la naturaleza y el paisaje, con calma, sin prisas. Llegar a Berlin tras pasar dos semanas viviendo en pequeños hoteles, trenes y nuestra tienda de campaña…es algo que nos choca enormemente. Pero solo será un momento pues ya conocemos la ciudad y al viajar con niños, resulta mucho mas recomendable y práctico pernoctar en pequeños pueblos o en zonas rurales con pocos habitantes. Es mas barato, mucho mas tranquilo y el aire es mas puro.

Mañana seguiremos exprimiendo nuestro pase de InterRail y pasaremos a Polonia, con la intención de descubrir Poznan y sus alrededores. A partir del martes, bajaremos hasta Munich y nos meteremos de lleno en los Alpes, entrando por Baviera, Garmish Parterkirchen y el Tirol.

Aprovechamos la ocasión para agradecer la ayuda y la colaboración de los amigos de Rail Europe (Roberta y Pascal) y a la compañía aérea Wideroe. Muchísimas grácias a Patricia Pitarch de la Oficina de Turismo de Noruega en Madrid por toda la ayuda prestada. Nos duele dejar atrás Noruega, sobretodo el norte, un auténtico paraíso, un mundo nuevo que se abría ante nuestros ojos.