en General, Noruega

BERGEN

Desde el reposo y la calma, una vez llegados de nuestro periplo por el norte y el centro de Europa, inicio una serie de posts dedicados a comentar detalles de nuestra aventura polar con mayor precisión.

Para todos los lectores que deseen viajar a Noruega les diré que particularmente, me he sentido totalmente fascinado por el norte del país, una tierra bellísima, pura, en ocasiones salvaje y en otras algo mas domesticada, pero solo en parte, pues la inmensidad es tal, que en ocasiones la soledad no solo te embriaga, sino que te acompaña para bien, ayudándote a desconectar del catastrófico mundo en el que vivimos.

La ruta en ferrocarril de Oslo a Bergen es larga, pero no se hace pesada debido a los paisajes impresionantes por donde discurre. Los ojos nunca pueden despegarse de la ventana. Si se realiza en vehículo es igual de interesante pero se pierden algunos detalles- El tren pasa por Finse y Myrdal, dos estaciones míticas rodeadas de cumbres, nieve y hielo. Bajo mi punto Bergen es una ciudad que ha sabido ponerse al día. Puede que los cruceros en ocasiones llenen en exceso sus calles de turistas, pero si sabemos alejarnos del bullicio veraniego, disfrutaremos de una población costera rodeada de montañas desde donde se obtiene una visión inmejorable de los fiordos, lagos y bosques colindantes. Conocida a nivel internacional por Bryggen el muelle Hanseático, el mercado de pescado, las montañas circundantes y los fiordos Hardangerfjord y Sognefjord, Bergen bulle en verano y se relaja en invierno, cuando la nieve cubre sus calles y sus montañas.

Pasear por Bergen nos descubrirá una parte de la Noruega antigua, con su barrio de pescadores, sus casas de madera torcidas (Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO), su mercado de pescado plagado de españoles, su funicular y su teleférico. A nivel de montaña, desde Bergen parten varios itinerarios que pueden ocuparnos desde un solo día a verías jornadas, llegando a ser exigentes.

Bergen es la segunda ciudad más grande de Noruega con 263.218 habitantes (a 1 de octubre de 2011) según los datos de Statistics Norway. Situada en el oeste del país, formó parte de la Liga Hanseática. Bergen también es un municipio y la capital de la provincia de Hordaland. Sus coordenadas son 60°22′N 5°20′E. La ciudad se sitúa en la costa sudoeste de Noruega, en un valle formado por un grupo de montañas conocido colectivamente como «de syv fjell» («las siete montañas»).

Bergen es la capital oficiosa de la región conocida como Noruega Occidental, y también se la conoce y promociona como la puerta de entrada a los famosos fiordos noruegos, y por ello también se ha convertido en el mayor puerto de cruceros turísticos de Noruega, y uno de los mayores de Europa. Además, el puerto también es por mucho el mayor de Noruega: en 2005, gestionó más del 50% de mercancías por vía marítima en Noruega. El primero en nombrar «las siete montañas» fue Ludvig Holberg, inspirándose en las siete colinas de Roma.

La región económica de Bergen es la segunda mayor del país, tras el área metropolitana de la capital, y consiste en la ciudad propiamente dicha y sus municipios circundantes, que totalizan 373.224 habitantes. La ciudad se divide en ocho barrios: Arna, Bergenhus, Fana, Fyllingsdalen, Laksevåg, Ytrebygda, Årstad y Åsane. La revista Time nombró a la ciudad una de las catorce «capitales secretas europeas» (agosto de 2004), en reconocimiento a su gran actividad económica relacionada con el mar, con la acuicultura y la investigación marítima, con el Instituto de Investigación Marítima (IMR), el segundo mayor de Europa, como institución puntera. Bergen también es la base principal de la Marina Real Noruega (en Haakonsvern) y su aeropuerto internacional, Flesland, es el principal helipuerto de la importante industria petrolera y gasística, desde el cual miles de trabajadores en ultramar se trasladan a sus puesto de trabajo a bordo de las plataformas petrolíferas y perforaciones.
Bergen fue una de las nueve ciudades europeas honradas con el título de Capital Europea de la Cultura en 2000.

Si lo nuestro es la BTT o los pateos muy largos, recomiendo el camino Rallarvegen, un itinerario espectacular, que desciende desde la amplia meseta de Hardangervidda hasta Flåm y el fiordo Aurlandsfjord, llegando incluso hasta el mismo Voss.

El recorrido en bici entre Voss y Bergen a través del hermoso valle de Eksingedalen se denomina la ruta ciclista nacional nº 4. Todo el itinerario discurre por la antigua carretera principal que unía antiguamente Voss y Dale a través del valle de Bergsdalen, entre mayo y septiembre. Podremos pedalear o caminar entre Voss y Bulken y a continuación seguir la señalización hasta Hamlagrø, con la simpática opción de pernoctar durante el recorrido en una granja en Lid.

Los refugios libres y la posibilidad de disfrutar de la acampada libre en todo el país nos ayudará a planificar sobre la marcha rutas alternativas y visitas complementarias que sin lugar a dudas, aportarán emoción y espectacularidad a nuestras actividades.

Si necesitais mas info:

victor@matterfilm.com

https://twitter.com/Matterfilm