en Alpes Suizos, Cultura

NUEVO FUNICULAR SUBTERRANEO EN SUNNEGA (Zermatt)

Zermatt despide el funicular de Sunnega

Tras cuatro años de trabajos y casi 27 millones de francos de inversión, el 28 de noviembre de 1980 se inauguraba en Zermatt el funicular subterraneo de Sunnega fue el primero en instalarse en Suiza y su construcción se convirtió en todo un ejemplo de respeto por el medio ambiente y por el entorno natural de Zermatt. El funicular sustituía al viejo telesilla inaugurado en 1947 (que sustituyó al primer teleskí de Zermatt instalado en 1942), liberando de pilonas y sillas toda la subida desde Zermatt hasta Sunnega, donde el bosque es el principal protagonista. La intención de los responsables de la estación de esquí era alejar de la población los remontes, dejando solo el teleférico y el telecabina actual (Matterhorn Express) que sube hacia Furi, Schwarzsee y Trockener Steg. El funicular subterraneo permitió subir hasta Sunnega un buen número de esquiadores, senderistas  y alpinistas de una forma rápida, cómoda y limpia, conectando con el area esquiable del Rothorn y de Gornergrat tanto en verano como en invierno. El viejo funicular ha transportado a lo largo de los últimos trece años mas de 15 millones de pasajeros, y con las nuevas unidades, se espera doblar la cifra en la mitad de tiempo.

 

La renovación del viejo funicular de Sunnegga, o “boneshaker” (tal y como era recordado con cariño por muchos esquiadores) se ha convertido en todo un acontecimiento en Zermatt, pues durante varios días enormes grúas y maquinaria pesada han transportado los cuatro vagones hacia el valle, cargándolos en camiones especiales de nueve toneladas. El ayuntamiento de Zermatt ha destacado la experiencia y la habilidad de los especialistas en el transporte de vagones de tren que se han desplazado hasta los pies del Matterhorn, tanto en la grúa como en las unidades de carga que han colaborado para desmontar y eliminar todo el material adecuadamente.

Los mas veteranos en Zermatt todavía recuerdan con cariño al predecesor del funicular, el antiguo telesilla de dos plazas que en invierno, también proporcionaba mantas de lana a los esquiadores y turistas que subían hasta Sunnega. Esta semana ha sido particularmente movida en Facebook, donde muchos esquiadores y alpinistas se han despedido simbólicamente del viejo funicular de Sunnega. Incluso algunos han utilizado Facebook y Twitter para dejar comentarios sobre el futuro de los vagones, incluyendo peticiones para que sean utilizados como barra de bar a pie de pistas. El 21 de abril cerró provisionalmente sus puertas, coincidiendo con el final de la temporada de esquí en Zermatt.

 

Con una inversión de 12 millones de francos, la reapertura del funicular subterraneo de Sunnega está prevista para mediados del próximo mes de junio. Los especialistas ferroviarios y los operarios de Zermatt ya están trabajando contrareloj para poder tener a punto las mejoras en las vias, en los sistemas de seguridad y en las estaciones. La intención de los responsables de Zermatt Bergbahnen es reabrir el 15 de junio de 2013. Las nuevas unidades pasarán de tener 170 a 200 asientos, llegándose a las 2.570 personas/hora.

Serán mas silenciosas, mas rápidas (pasan de los 10  a los 12m/s, 43,2km/h)  y permitirán cargar en una plataforma especial bicicletas de montaña y equipajes (maletas, mochilas etc…). La estación inferior seguirá siendo la misma, pero mas moderna, situada a 1.620m y la superior, que también será remodelada, se encuentra a 2.240m.