Categorías
Alpes Suizos

Bishorn (4.153 m) un cuatromil perfecto para empezar

Bishorn (4.153 m), desde Zinal y la Cabane de Tracuit (Valais, Suiza)


Ficha técnica
Dificultad: F+, aproximación larga. Pequeña trepada o escalada de Iº en la cumbre.
Material: crampones, cuerda y piolet.
Desniveles: subida, 897 m; bajada, 897 m.
Tiempo: ida, de 3 h a 3 h 30 min; ida y vuelta, de 5 h a 5 h 30 min.
Cartografía: Landeskarte 1327 Evolène, 1:25.000 / Landeskarte 1328 Randa, 1:25.000.

Junto con el Breithorn y el Allalinhorn, el Bishorn es una cumbre ideal para iniciarse en las grandes ascensiones por alta montaña. Con una subida al refugio mucho mas «digna» que el teleférico del Klein Matterhorn (para subir al Breithorn), la ascensión del Bishorn nos ayudará a descubrir un paisaje salvaje, majestuosos, totalmente libre de remontes mecánicos y de masificaciones.

Geográficamente, su cima es la más septentrional del Mattertal Oeste y forma parte de la arista Norte de su hermano mayor, el imponente Weisshorn, que presenta tres vías de ascensión verdaderamente exigentes. Aunque en realidad está unido al Weisshorn, debido a su altitud y a la pequeña separación existente entre la afilada arista del Weisshorn y la cumbre principal del Bishorn, podemos considerarlo oficialmente (aparece en todos los libros sobre cuatromiles de los Alpes) como un cuatromil con todas las de la ley. Una vez más, recordar que la palabra asequible no significa fácil. Recomendamos salir muy temprano para evitar las horas más cálidas del día, cuando el glaciar se reblandece y pueden ceder algunos puentes de nieve.

Descripción del recorrido
La aproximación desde Zinal es bastante larga, siendo uno de los cuatromiles del Valais más alejados de la civilización. Recomendamos la visita a Zinal y su valle, pequeño e idílico, que conserva la auténtica esencia y el aire puro del Valais. Antes de llegar al refugio, el sendero de subida, perfectamente señalizado, atraviesa un punto equipado con cadenas, donde nos tocará trepar, pero sin ningún tipo de dificultad. La ascensión por la vertiente Noroeste se inicia desde la Cabane de Tracuit, situada a unas cuatro horas y media del aparcamiento de Zinal.

Saldremos del refugio (3.256 m) muy temprano para empezar a ganar altitud hacia el E siguiendo un sendero bien señalizado con marcas blanquiazules. Una vez que llegamos a la entrada del Turtmanngletscher, nos calzaremos los crampones y nos encordaremos, iniciando una subida que no presenta un desnivel muy acentuado. Vamos ascendiendo por la parte más al E del glaciar, dejando a un lado los seracs y las grietas que se observan al NE. La vía normal de ascensión sigue avanzando hacia el NO, ganando altitud progresivamente. Poco a poco el desnivel va en aumento, llegando hasta la brecha (collado) situada entre las dos cumbres del Bishorn. Impresionante paisaje glacial. Dejaremos la inferior, la punta Burnaby (4.135 m), a nuestra izquierda y seguiremos hacia la derecha subiendo por la arista de nieve (40º) con precaución, pues suele presentar varias cornisas de nieve dura (hielo en agosto) hasta la cumbre principal (4.153 m).

La visión panorámica es espléndida, destacando la afilada arista Norte del Weisshorn, con sus gendarmes y su pared helada. Justo enfrente, hacia el E, los Mischabel y el Alphubel nos observaran cercanos, por encima del Mattertal. Si subimos muy de madrugada y tenemos tiempo, podemos ascender la punta Burnaby sin problemas hasta su parte final, que presenta un pequeño tramo de escalada en mixto. En la siguiente imagen, observamos desde la cumbre del Bishorn la cima este, la Pointe Burnaby. Abajo, a la izquierda, divisamos Grachen, una población ideal para descubrir el Mattertal en familia.

La lucha por la primera ascensión al Bishorn se inició en la rocosa punta Burnaby (4.135 m), situada unos metros al NO de la cumbre principal, que fue ascendida por vez primera por la alpinista irlandesa Audrey Le Blond (esposa de Fred Burnaby, ambos grandes aventureros) el 6 de agosto de 1884. Le Blond subía compañada de los guías suizos Josef Imboden y Peter Sarbach. Por culpa de las malas condiciones climatológicas, no llegaron hasta la cumbre principal, pero su detallada exploración inicial fue aprovechada dos semanas más tarde, el 18 de agosto de 1884, por G.S. Barnes, el reverendo R. Chessyre-Walker, el guía Josef Imboden y J.M. Chanton para hollar por primera vez la cumbre principal del Bishorn. A partir de entonces, el Bishorn se convirtió en una de las cumbres más visitadas de Suiza, utilizada como punto de partida para recorrer vías mucho más técnicas en el Weisshorn. En la foto, el Bishorn y el Weisshorn.

 

2 respuestas a «Bishorn (4.153 m) un cuatromil perfecto para empezar»

¡Una excelente elección para iniciarse en la cota 4.000, Víctor! Este picacho sin exceso de dificultades, está en un lugar de privilegio para admirar las demás cimas de la llamada «Corona Imperial»… Y la subida al refugio de Tracuit discurre por una senda preciosa (sin ayuda mecánica alguna, con generoso desnivel); resulta de lo más recomendable. En cuanto al refugio: nada que ver con el trato en otros masificados…
Haces bien en clamar por la prudencia en el «cuatromilismo». Por ejemplo, a mí este monte me reclamó tres intentos en dos años distintos. Sí: tuve problemas con el mal tiempo… En tal caso, ni una duda: ¡todos para abajo!

Mil gracias!! realmente es una cumbre muy interesante, pues ofrece mucho con un «relativo» esfuerzo. Eso si, la aproximación al refu en julio o agasto…mejor hacerla o por la tarde o de madrugada…porque a las 14:00 es un horno.

Los comentarios están cerrados.