en Esquí

La fuerza de la naturaleza se desata en Eslovaquia

La estación de Vratna, en Eslovaquia, ha sufrido un espectacular alud de rocas, tierra y piedras, que se ha llevado por delante gran parte de sus instalaciones, muchas de ellas acabas de modernizar en los últimos años.  Las fuertes lluvias torrenciales de los últimos días apuntan como principal cauda de este este alud de rocas de proporciones bíblicas, que sucedió el pasado 21 de Julio. Varias máquinas excavadoras se pusieron a trabajar inmediatamente para desenterrar las instalaciones. Por fortuna no se tuvo que lamentar ninguna desgracia personal, ni siquiera hubo heridos. Los trabajos van bastante adelantados, y en una semana se ha logrado sacar todas las piedras de la base de la estación, limpiar el fango y empezar a reparar las instalaciones. Se espera que se pueda abrir con normalidad el próximo mes de Diciembre, justo cuando comience la temporada de esquí. Los daños se calculan entorno a los dos millones de euros.

Esta pequeña estación cuenta (o contaba) con 9 kilómetros de pistas, de las que muchas de ellas ya no existen, a las que se accedía mediante 14 remontes, muchos de ellos actualmente bajo toneladas de piedra y rocas. Uno de los más afectados, tanto por la cantidad de deshechos que han caído montaña abajo, como por el coste de la infraestructura, es su telecabina principal. La estación de salida al fondo del valle despareció, y las cabinas aparecieron retorcidas y destrozadas entre las rocas.

 

Vratna

Vratna

Vratna

Vratna

Vratna

Vratna

Vratna

Vratna

Vratna

Vratna

Vratna

Vratna

Vratna