en Alpes Suizos

El nuevo Glacier Ride en Zermatt

Cada vez que regresamos a Zermatt procedentes del aeropuerto de Ginebra o de Zurich vía Visp o Brig (con el cambio a la Matterhorn Gothard Bahn), experimentamos la misma sensación, una sensación realmente difícil de expresar con palabras. Durante todo el trayecto, el impresionante caleidoscopio de paisajes que nos ofrece Suiza se une a una policromia cambiante dependiendo de la época del año (que evoluciona con la altitud), sorprendiéndonos de un modo único.

Poco a poco, vamos dejando las vías de ancho europeo atrás, adentrándonos en el itinerario que recorre la MGB de vía estrecha con cremallera, subiendo sin prisa pero sin pausa. Procedente de AndermattGöschenen y Disentis, la MGM realiza un recorrido impresionante hasta Zermatt, cruzando puentes, viaductos, túneles y poblaciones de cuento. A nivel de transporte, recomiendo el Swiss Transfer Ticketpara quienes solo realicen un trayecto entre un aeropuerto y Zermatt o el Swiss Pass para quienes deseen visitar mas de una estación de esquí o población de montaña.

Caminar por la Bahnhofstrasse o pasear junto al río Vispa, pasando por debajo del puente del cremallera de Gornergrat, con el Matterhorn al fondo, me relaja. Llegar al puente de la calle de la Iglesia, frente al Hotel Bristol, y mirar hacia el Matterhorn, eterno, inmenso, majestuoso…es imposible no sacar la cámara…Siempre he pensado que vivimos tan deprisa en una gran ciudad que no apreciamos el valor de las pequeñas cosas, de los momentos únicos. El mero hecho de poder disfrutar de la paz y la tranquilidad que nos ofrecen los pequeños pueblos de montaña alpinos, hoy en día nos parece un milagro; En Zermatt el tiempo se detiene, todo avanza mas despacio, no hay prisa, no hay contaminación, no hay estrés, no hay malos olores, no hay casi ruido.

Puede que sea la ausencia de vehículos a motor, el sonido del agua o la pureza del aire, pero cada vez que regreso a Zermatt, la energía que desprende el Matterhorn me atrapa irremediablemente, tal y como le sucede al guía Andreas Steindl, quien durante el transcurso de una entrevista el pasado fin de semana me confirmó que el Matterhorn ejerce una especie de poder, una energía especial, sobre el ser humano. Personalmente estoy totalmente de acuerdo.

Al enfilar la Bahnhofstrasse camino de nuestro hotel, el mítico Base Camp, donde cada planta está dedicada a una aventura extrema protagonizada por el guía y propietario del hotel Richard Lehner, me detengo delante del Hotel Monte Rosa, el primer hotel de Zermatt, con su placa dedicada a Edward Whymper. Justo delante, el Hotel Zermatterhoff y el Museo del Matterhorn y la preciosa Iglesia nos saluda unos metros mas arriba. Me paro unos instantes, respiro profundamente y una vez mas, pienso que soy muy afortunado de poder regresar a casa. Esta vez el motivo de mi regreso a Zermatt era terminar la serie de artículos y reportajes que iniciamos el pasado mes de mayo, cuando visitamos las obras del nuevo telecabina 3S, el Glacier Ride, que llegaría desde Trockener Stegg hasta el Klein Matterhorn.

La evolución de Zermatt como destino de montaña de primer nivel sigue imparable, manteniendo y respetando sus tradiciones y arquitectura de un modo realmente encomiable. Dicha evolución dió un paso de gigante a finales del mes de noviembre de 2013, cuando fuimos testigos del nivel de perfección suiza a la hora de construir e inaugurar remontes mecánicos. Por aquel entonces, el nuevo funicular subterráneo de Sunnegga (el primero, inaugurado en 1980, fue el primer funicular subterráneo de Suiza) se convirtió en la joya de Zermatt, siendo testigos durante la ceremonia de inauguración del impresionante proyecto a largo plazo que la estación del Valais estaba iniciando, invirtiendo en ello la friolera de un billón de francos suizos.

Una vez se inauguró el nuevo funicular de Sunnegga y se llevó a cabo la re-estructuración del área de free-ride de la Rote Nase y el Stockhorn, en 2015 le llegó el turno al nuevo telesilla de seis plazas Hirli, fabricado por Leitner (apadrinado por Lara Gut), que sustituyó al viejo teleskí que dejaba a los esquiadores a medio camino entre Schwarzsee y el nuevo refugio del Matterhorn (Hörnlihütte).

Un año después, a mediados de 2016, comenzaron las obras del Glacier Ride, el telecabina 3S (tres cables) mas alto del mundo. La Matterhorn Zermatt Bergbahnen iniciaba la parte mas ambiciosa de su proyecto de conexión con el dominio esquiable del Monte Rosa (Italia). A finales del mes mayo del presente año, realizamos una interesante visita a las obras del nuevo 3S, contando con la ayuda como guía de Mathias Imoberdorf, responsable de comunicación de la Matterhorn Zermatt Bergbahnen. Durante la visita fuimos testigos de la complejidad del proyecto trabajando a tamaña altitud, contando con que durante una buena parte del año en el Klein Matterhorn soportan temperaturas extremas bajo cero y fuertes vientos.

Tras casi 40 años de servicio, el teleférico de Trockener Stegg al Klein Matterhorn se había quedado obsoleto. El nuevo Matterhorn Express (telecabina de 8 plazas) permitía conectar Zermatt con Furi, Schwarzee, Furgg y Trockener Steg sin cambiar de remonte (de 1.650 a 2.922m), pero una vez llegábamos a Trockener Steg, la única forma de llegar al Klein Matterhorn (3.823m) era en teleférico, pues los teleskís del Theodul Gletscher solo abrían su parte mas alta en verano.

El embudo o cuello de botella que se formaba en el teleférico en horas punta obligó a los responsables de la estación a idear un nuevo remonte, un telecabina 3S que ampliara la capacidad de subida, pasando de las 600p/h a las 2.000p/h. El objetivo era triple: aumentar el número de esquiadores, alpinistas y visitantes que suben al Klein Matterhorn durante todo el año, reducir los tiempos de espera y sembrar la semilla de la futura conexión con Cervinia y el dominio del Monte Rosa.

La construcción del nuevo telecabina, que discurre paralelo al antiguo teleférico (de momento seguirá funcionando como refuerzo), obligó a realizar un proyecto realmente importante, construyendo dos estaciones (superior e inferior) sostenibles gracias a los paneles solares estratégicamente situados en las paredes. El diseño y los materiales de las estaciones, donde destacan la madera y el cristal tenían que marcar un punto de inflexión en Zermatt, destacando por encima de todo el diseño espectacular de las cabinas de 28 plazas (+ 7 de pié). Leitner ha sido el encargado de construir toda la instalación del nuevo 3S, contando con la colaboración de SIGMA, que se ha encargado de las cabinas, cuyo diseño corre a cargo de Pininfarina (Maseratti, Ferrari…), sin olvidar los detalles de cristal de Svarowski, que han aportado elegancia y nivel a un remonte ya de por si revolucionario.

La perfección suiza se puso en marcha una vez mas el pasado sábado 29 de septiembre a las 10:30 de la mañana, cuando dió lugar en Trockener Steg la rueda de prensa que sirvió de apertura oficial a los actos de inauguración del nuevo Glacier Ride. En la rueda de prensa estuvieron presentes los máximos representantes de ZBAG (Matterhorn Zermatt Bergbahnen): Hans Peter Julen (consejero delegado hasta 2018), Franz Julen (actual consejero delehado), Anton Lauber (director de construcciones) y Markus Hasler, actualmente el CEO de ZBAG. Junto a ellos se encontraban los dos maximos representantes de Leitner, Martin Leitner (consejero delegado) y Markus Sigrist (director general) y Daniel Luggen, CEO en Zermatt Matterhorn Tourism. La rueda de prensa estuvo moderada por Sandra Stockinger (directora de marqueting de ZBAG).

Durante la rueda de prensa y a lo largo de las entrevistas posteriores, todos los presentes coincidieron a la hora de afirmar que el nuevo Glacier Ride es la primera pieza del Alpine Crossing, que nos llevará hasta Alagna Valsesia (Italia). Desde Zermatt Tourism, Daniel Luggen manifestó su alegría por la inauguración del telecabina 3S mas alto del mundo, destacando la evolución que está experimentando Zermatt a nivel de rapidez y comodidad en sus remontes. Según Luggen, Zermatt debe poder ofrecer una conexión con sus socios de Italia cómoda y eficiente, sin grandes tiempos de espera y durante todo el año. Otro detalle importante que no hay que pasar por alto es el Peak to Peak, la posibilidad de recorrer en un mismo día las dos cumbres mas altas del dominio de Zermatt (Klein Matterhorn y Gornergrat). Hasta la fecha, subir a Gornergrat en verano implicaba tener que esperar el tren cremallera, invirtiendo unos 45min de subida y algo menos de bajada. Luego se tenía que cruzar todo el pueblo para subir en telecabina y teleférico hasta el Klein Matterhorn, siendo muy complicado hacerlo en un mismo día por muchos forfaits de verano o invierno que lleváramos encima. A partir de ahora, se abrirá durante todo el año el telecabina que conecta Furi con Riffelberg y quienes deseen subir hasta Gornergrat y al Klein Matterhorn en una misma jornada, podrán hacerlo aprovechando la velocidad del nuevo 3S y la conexión en Furi con el telecabina de Riffelberg, que deja muy cerca de Gornergrat en cremallera.

En Zermatt no solo viven del esquí, siendo uno de las tres cunas del alpinismo junto a Chamonix e iNterlaken. La red de senderos e itinerarios marcados en verano supera los 400km, sin olvidar las grandes cumbres de mas de 4.000m que cada año atraen a miles de alpinistas de todo el mundo, destacando el Matterhorn, Breithorn, Castor, Pollux y la Dufour Spitze. Franz Julen destacó la importancia estratégica del Glacier Ride, alabó sus maravillas técnicas y destacó la importancia de poder conectar con el dominio del Monte Rosa (Alpine Crossing) a través de la Testa Grigia y el Collado Superior de Cime Bianche.

En una primera etapa, la idea es conectar con un nuevo 3S el Klein Matterhorn (que ya está en construcción) con la Testa Griggia y en una segunda etapa, los socios italianos ya tiene prevista la construcción de dos remontes para conectar Cervinia-Valtournenche con la Val d’Ayas-St. Jacques-Gressoney. La intención de ambas partes es lograr un dominio esquiable que supere los 500km de pistas, desde Alagna Valsesia a Zermatt, pasando por Valtournenche y Cervinia, contando con itinerarios fuera-pistas realmente espectaculares.


Tras la rueda de prensa y las entrevistas, se realizó una pequeña visita a las instalaciones del Glacier Rode y se sirvió un opíparo brunch para mantenernos en forma hasta las 15:00. En Trockener Stegtambién fuimos testigos de la eficacia de la  Snowmaker, la máquina que permite fabricar nieve a altas temperaturas. Toda la parte baja del Theodul Gletscher se estaba innivando con dicha máquina, permitiendo a los esquiadores poder bajar esquiando hasta Trockener Steg desde el Klein Matterhorn, con un desnivel fuera de temporada de casi 1.000m.

A las 15:00 se inició la ceremonia inaugural del Glacier Ride, contando con la presencia de Rainer Maria Salzgeber que ejerció de presentador. Tras una espectacular exhibición del funambulista Freddy Nock (que bajó sin protección por uno de los cables del nuevo 3S), los mas de 500 invitados se trasladaron al interior de la estación inferior del Glacier Ride, donde tuvo lugar una exhibicación de danza acrobática utilizando las instalaciones contruidas por Leitner.

A continuación, la Consejera Federal Doris Leuthard pronunció un breve discurso, acompañada por Franz Julen y los represenantes de Leitner. Y como viene siendo habitual, antes de cortar la cinta, el vicario de Zermatt (el padre Roth) realizó la bendición del nuevo remonte, deseando un gran futuro a Zermatt y a sus gentes.

Y a las 17:00 llegó el momento para todos deseado, el “vuelo” inaugural en el Glacier Ride, con sus detalles de Swarovski,  asientos de Pininfarina, su calefacción, música y descripción del recorrido, sus enormes ventanas, su silencio, comodidad y casi nula vibración. Es el remonte ideal para rodar desde el interior, pues las cámaras ni se mueven y la luz es espectacular. Nos montamos en la segunda cabina que se puso en marcha, y directos hacia el Klein Matterhorn, donde varias voladuras permitieron construir una estación superior de película, aprovechando la roca natural, la madera del Valais y las placas solares incrustadas en los cristales laterales. Todo un prodigio tecnológico que estábamos a punto de disfrutar en primera persona.


La experiencia confirmó lo que todos pensábamos: estamos delante del futuro. Los nuevos 3S son realmente rápidos, cómodos y muy prácticos, siendo el Glacier Ride un prodigio de la técnica y el diseño. El Glacier Ride es realmente cómodo, silencioso, casi ni se mueve al pasar por las pilonas y la visión panorámica es excepcional, gracias al enorme espacio acristalado. Embriagados por el festival que acabábamos de disfrutar, nos lanzamos directos a la degustación de productos del Valais, con sus excelentes vinos blancos y su raclette, exquisita.

En invierno, el Glacier Ride está integrado en el forfait, por lo tanto, podremos disfrutar una y otra vez de la espectacularidad de dicho remonte mientras esquiamos durante varios días. Para quienes deseen añadir mas emoción, y aquí si que se deberá pagar un pequeño suplemento, existen varias cabinas con el suelo de cristal y con incrustaciones de Svarowski, que suponen un valor añadido a la experiencia de subir al Klein Matterhorn en un telecabina que en todo momento me recuerda a un coche. Si solo queremos subir desde Zermatt al Klein Matterhorn, reconozco que los precios siguen siendo elevados, pues el actual cambio con el euro sigue estando por encima de lo que nos gustaría (como añoramos el año 2007 cuando nos casamos en Zermatt con precios realmente atractivos…), pero de momento, los precios no difieren en exceso de lo que costaba subir desde Zermatt al Klein Matterhorn en verano con el antiguo teleférico (que de momento seguirá en funcionamiento). En general, los grandes remontes de los Alpes, desde la Zugspitze a la Aiguille du Midi, pasando por el Jungfraujoch y el Klein Matterhorn…no son baratos, pero si te lo sabes combinar, aprovechando al máximo los abonos regionales, los horarios y los pases de tren como el Swiss Pass, con sus descuentos del 50% y el 25% en la mayoría de remontes mecánicos panorámicos…las cosas cambian…No olvidemos que estamos hablando de lujo, y el lujo pocas veces sale gratis…

Una vez mas, hemos sido testigos de la magia y la hospitalidad helvéticas, desde la atención y el cariño que nos han dispensado en el Hotel Base Camp, propiedad del antiguo guarda del Gandegghüute, al personal de Turismo de SuizaZermatt Tourism, Zermatt Bergbahnen y la SBB. Hemos disfrutado de una organización y una producción de alto nivel, que nos abre las puertas a un futuro en el que la conexión entre Suiza e Italia llegará a un nivel superior.

Y para terminar, permítanme que comparta con ustedes una excelente noticia y es que, tras unos años de pérdida de visitantes españoles, el número de visitantes patrios que visita Zermatt está aumentando, entrando de nuevo en el top 15 a nivel mundial. Tras analizar los datos con los responsables de marqueting y comunicación de la Matterhorn Zermatt Bergbahnen, pudimos comprobar como la tendencia aumenta en un % muy positivo, ocupando hoy en día el número 14 de la lista.

Visitas a Zermatt, listado por países a octubre de 2018:

1- Suiza, 2- Alemania, 3- Reino Unido, 4- Estados Unidos, 5- Japón, 6- Francia, 7- Taiwan, 8- China, 9- Corea del Sur, 10- Rusia, 11- Holanda, 12- Australia, 13- Tailandia, 14- España, 15- Italia.

Para el que suscribe y su equipo de asociados, el poder colaborar con un destino tan espectacular y especial para nosotros como es Zermatt supone un gran honor y un enorme placer, tal y como quedó demostrado a lo largo de la cena de gala que ofrecieron los máximos responsable de Matterhorn Zermatt Bergbahnen en el restaurante del mítico hotel Zermatterhof.